jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadJane Goodall impulsa en España su proyecto educativo de conservación de los...
Un año de un Instituto pionero

Jane Goodall impulsa en España su proyecto educativo de conservación de los primates

ibercampus.info
La famosa conversadora y amiga de los primates, Jane Goodall, es premio Príncipe de Asturias en 2003, Embajadora de la Paz de la ONU y pionera en España en la educación para la conservación de los primates. El Instituto Jane Goodall, que lleva en Barcelona, educa desde hace un año a los jóvenes e investiga con ellos a unos seres vivos con los que compartimos el 96% del ADN.

Goodall, premio Príncipe de Asturias en 2003 y Embajadora de la Paz de la ONU, ha pasado más de media vida dedicada a la investigación de los chimpancés y a la lucha por evitar que sus ecosistemas sean destruidos. Fue en los años 60 cuando la entonces joven primatóloga comenzó sus trabajos en el parque nacional de Gombe, en Tanzania, estudiando el comportamiento de unos animales en los que descubrió capacidades nunca vistas hasta entonces.

Durante meses, los chimpancés fueron su única compañía en medio del bosque tanzano. Seguramente fue allí donde empezó a pergreñar la idea de crear el Instituto Jane Goodall, que finalmente vió la luz en 1977. Su objetivo: ayudar en la preservación de la naturaleza e investigar sobre la vida de los primates salvajes.

Desde que se abrió la sede en Barcelona, el Instituto ha potenciado la línea educativa de su trabajo, que recibirá próximamente un nuevo impulso con el proyecto Biodiverciudad. Esta iniciativa, que se presenta el próximo miércoles, se dirige a los jóvenes, con objeto de que conozcan que en las grandes ciudades también hay biodiversidad y hay que participar de su conservación.

Otro de sus trabajos es recaudar fondos, a través de socios, para el Santuario de Chimpancés en Tchimpounga (República del Congo), donde se cuida de aquellas crías huérfanas, cuyas madres han sido cazadas o capturadas como mascotas. En la actualidad se precisan 2.500 euros para la repoblación del área de Tchimpunga (y se han recaudado 2.400) y 1.200 euros (de los que sólo hay 435) para mejorar las instalaciones en las que están algunos de los animales durante la estación calurosa.

Grupos educativos

Además, ya hay España numerosos grupos ´Roots and shoots´ (Raíces y Brotes), en los que se ponen en marcha programas educativos en los que se fomenta el respeto por todo los seres vivos. "Para el Instituto es muy importante la faceta de la sensibilización y este es un buen instrumento tanto para colegios como para asociaciones que quieran trabajar en esta materia", señala Ferrán Guallar, director del Instituto en España.

En el mundo, existen ya unos 8.000 de estos grupos trabajando en la materia en casi 100 países.

Pero hay otros muchos proyectos en cartera. Entre ellos, el que ha llevado a Ferrán Guallar de gira por África estas últimas semanas. Se trata de crear una línea de consultoría y certificación que permita contar con centros turísticos ecológicos en este continente.

«La idea es que las poblaciones colindantes a las reservas naturales o a los parques se beneficien directamente de que haya turismo, pero también de que los extranjeros que las visitan reciban una formación sobre lo importante que es conservar esa naturaleza», explicaba Guallar a EL MUNDO desde Dakar (Senegal), la última etapa de su recorrido.

A través de este proyecto, que podría ver la luz a primeros del próximo año, los agentes locales recibirían formación sobre el medio ambiente, para que pudieran trabajar como guías, y en la atención a los turistas. «También les ayudaremos a presentar proyectos a instituciones que les permitan tener fondos para instalar energía solar u otras mejoras para que las que podría haber recursos, pero que no llega porque fallan los canales de comunicación », precisaba Guallar.

La segunda parte sería contar con ecoturistas dispuestos a estar en entornos únicos, pero en establecimientos con unos estándares ecológicos, sin que si presencia cause perjuicios en el entorno. «África se va a abrir al turismo y debe estar preparada», concluía Guallar.

Fuente: Elmundo.es

De interés

Artículos Relacionados