lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión"Jóvenes caudillos"
Ante el fin de la meritocracia, decano de eco-periodistas:

«Jóvenes caudillos»

Mariano Guindal
El autor fue pobre de solemnidad: nació en una chabola de Madrid, antes de ir al orfanato. Trabajaba de botones y de noche estudiaba bachiller en una academia. Su primer empleo como periodista lo tuvo mientras se licenciaba, y su gran exclusiva, la noticia que precipitó la expropiación de Rumasa, por lo que Pepa Montero le entrevista como "el periodista que más caro le ha salido a la democracia" con motivo de su último libro. Esta su columna de "Eleconomista" habla del fin de la meritocracia.

Los millennials, la generación nacida entre los setenta y principios de los ochenta, ya se han hecho con el control de los partidos en España: Pedro Sánchez (1972) se ha hecho con el control absoluto del PSOE; Santiago Abascal(1976) dirige Vox como un líder absolutista; Pablo Iglesias (1978) es una especie de caudillo de Podemos; Albert Rivera (1979) manda él solo en Ciudadanos y Pablo Casado (1981) no ha dejado a nadie en el PP que le pueda hacer sombra.

Todos ellos constituyen los nuevos caudillos de España.

Todos ellos con el objetivo de regenerar el sistema político creado durante la Transición han implantado el totalitarismo en sus organizaciones.

Todos, imbuidos en un narcisismo insufrible, han proclamado el fin de la vieja política en base a un liderazgo personalista. Solo hay que comprobar las listas al Congreso para comprobar que han impuesto a sus fieles marginando a los que no lo son.

Estamos ante el fin de la meritocracia. Ahora para hacer carrera hay que estar con el amado líder, porque, como en su día dijo Alfonso Guerra, "el que se mueva no sale en la foto".

En el fondo todo sigue igual, o peor. Hemos pasado del bipartidismo excluyente a un neobipartidismo salvaje. Se han creado dos bloques irreconciliables, como ocurrió en la Segunda República: el de las izquierdas, con la articulación de una especie de Frente Popular aggiornado; y el de las derechas, con ese bloque conservador que recuerda demasiado a la CEDA.

 

De interés

Artículos Relacionados