martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión"La característica principal de un profesor universitario es su doble condición de...
Pedro González-Trevijano, rector URJC

«La característica principal de un profesor universitario es su doble condición de docente e investigador»

ibercampus.info
Pedro González-Trevijano, prestigioso catedrático de Derecho Constitucional, tiene en sus manos la batuta para dirigir una de las universidades públicas más jóvenes de Madrid. Es esta entrevista concedida a Ibercampus.es, el rector de la URJC aborda temas tan importantes como el proceso de adaptación al EEES, la inserción la laboral de los alumnos o los interesantes proyectos de investigación que el centro está impulsando.

 

P.- ¿Cómo afronta este nuevo curso la Universidad que usted dirige?

R.- Este curso tenemos por delante el mayor reto que hemos tenido en los últimos años: la adecuación al Marco Europeo de Educación Superior, una aventura relevantísima en la que no sólo vamos a cambiar la estructura de nuestros grados y postgrados, sino que vamos a apostar por la movilidad y por la internacionalización de nuestros alumnos y profesores. De hecho, el Consejo de Gobierno acaba de aprobar los criterios para los planes de estudio de las nuevas titulaciones de grado.

P.- ¿En qué punto se encuentra la adaptación al EEES en la Rey Juan Carlos?

R.- La Universidad Rey Juan Carlos hace tiempo que viene preparándose y adoptando las medidas necesarias para su integración en el EEES. La aprobación de los criterios para los planes de estudios de las nuevas titulaciones es sólo la culminación de un largo camino que llevamos andado. Por ejemplo, desde el curso 2004/2005 se han venido desarrollando planes piloto de Créditos ECTS. También se han puesto en marcha cursos de formación del profesorado en metodologías de aprendizaje activo, algo que va a caracterizar la nueva forma de impartir docencia. En 2006 se puso en marcha un programa para la implantación de los créditos ECTS en los postgrados y mejora de la calidad docente. Ya el curso pasado se implantaron más de 20 Postgrados Oficiales, en los que se matricularon 600 estudiantes. También se han mejorado los procedimientos de acogida de los estudiantes a través del "Plan piloto de tutorías integrales" y tenemos un programa de ayudas a la innovación educativa que financia el Consejo Social.

P.- Cree que se está llevando a cabo la reforma de forma correcta en nuestro país? ¿Considera que la comunidad universitaria está recibiendo información suficiente para comprender un proceso de tal envergadura?

R.- La complejidad de la construcción del EEES necesita algo más que esta simple calificación binaria. Lo que sí que se puede decir que está siendo un proceso largo, con algunos cambios del rumbo que creíamos marcado, y sin que se haya establecido con rigor su ineludible financiación. En cuanto a la información a la comunidad universitaria, con carácter general se puede afirmar que ha sido razonable. Todas las Universidades, en particular la Universidad Rey Juan Carlos, han hecho grandes esfuerzos por difundir esa información en la medida de que disponían de ella.

P.- Otro cambio importante para la universidad es la reforma de la LOU aprobada por el Gobierno, ¿qué opinión le merecen las novedades que introduce?

R.- Evidentemente, no es la Ley que todo el mundo quería, como tampoco es la Ley que nadie quería. Hay cosas que han supuesto una mejora. Un aspecto positivo es que desatasca la funcionarización del profesado que la habilitación había complicado hace seis años. Igualmente, establece una mayor adecuación de las titulaciones al entorno para que puedan ser más flexibles y puedan cambiar más rápidamente según las necesidades, y dota de una mayor libertad y autonomía a las Universidades en su funcionamiento. Ahora bien, presenta otros problemas sobre aspectos que se han debatido mucho: ¿cómo se va a garantizar la calidad de los funcionarios y las pruebas de carácter nacional? ¿Cómo se van a garantizar los mínimos de conocimientos en las nuevas titulaciones al plantearlas sólo cada Universidad?

En todo caso, lo deseable es que la Ley de Universidades, como todo lo que afecta a la educación de un país, se hubiese consensuado entre las dos formaciones políticas mayoritarias, algo que de nuevo no ha acontecido. Esperemos que en su desarrollo reglamentario lleguen al necesario acuerdo.

P.- ¿Es compatible la mayor dedicación a la docencia de los profesores con la realización de una actividad investigadora de calidad?

R.- Creo, sin lugar a dudas, que la característica principal de un profesor universitario es su doble condición de docente e investigador. Desde mi punto de vista, es bastante improbable encontrar un buen profesor universitario que no combine adecuadamente ambos aspectos. Ahora bien, esto no significa que todos los profesores presenten durante su vida académica una dedicación uniforme a ambas actividades al 50%, ya que hay que tener en cuenta las circunstancias de su carrera académica. Lo que hay que hacer es tratar de compensar ambas actividades a nivel de los departamentos para alcanzar los objetivos docentes e investigadores en su conjunto.

P.- Los expertos apuntan a que una de las principales debilidades de la universidad española es la escasa conexión entre lo académico y el mundo de la empresa, ¿palian ustedes de algún modo esta carencia?

R.- Es cierto que tradicionalmente universidad y empresa han vivido de espaldas. Pero es algo que está cambiando mucho en los últimos tiempos. Hoy en día uno de los rasgos diferenciadores de las universidades más pujantes y modernas es, precisamente, su permeabilidad hacia el mundo empresarial. La Universidad Rey Juan Carlos, en este sentido, ha apostado desde su creación por vincularse con las empresas. Teniendo claro, eso sí, que cada una debe ocupar su lugar. Y lo ha hecho en varios aspectos: todos nuestros alumnos tienen la posibilidad de realizar prácticas en empresas y la investigación que realizan nuestros docentes viene, muchas veces, de la mano de grandes empresas. Además, tenemos un gran número de convenios para la realización de actividades conjuntas. Y, finalmente, todos los años realizamos el Foro de Empleo, una iniciativa en la que participan las principales empresas de este país, y que tiene como objetivo que los universitarios conozcan las diferentes ofertas de empleo, pero también que las empresas nos conozcan mejor a nosotros.

P.- Y, siguiendo con los puntos débiles de nuestra Universidad, hablemos de investigación. ¿Qué iniciativas se están llevando a cabo en su centro en este sentido?

R.- Son muchas las iniciativas que hemos puesto en marcha para fomentar la actividad investigadora. Somos una universidad joven con una media de edad del profesorado que ronda los cuarenta años, por lo que estas medidas son de vital importancia. Así, y por destacar algunas de nuestras singularidades, tenemos en marcha un programa de incentivos a la investigación en dos modalidades. Por una parte, un reconocimiento económico para aquellos profesores que pueden demostrar una actividad investigadora contrastada en los últimos años. Por otra parte, ese programa de incentivos contempla la incorporación de personal docente e investigador en formación a través de un sistema de becas adaptado al Estatuto del Personal Investigador (EPIF), que permite a su vez una reducción parcial de la actividad docente para aquellos profesores que lideran proyectos competitivos o dirigen Tesis Doctorales.

 

De interés

Artículos Relacionados