lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa ciencia española se muestra al borde del colapso entre declaraciones políticas...
Manifestación y manifiestos de principales científicos

La ciencia española se muestra al borde del colapso entre declaraciones políticas de apoyo

Redacción
Un mes después de que el Congreso de Diputados aprobó el plan de choque para mejorar la ciencia en España, paquete de medidas para eliminar trabas burocráticas que dificultan los proyectos de investigación y afianzar personal, este viernes la ciencia española se mostró al borde del colapso, pese a las declaraciones políticas de apoyo.Un tercio de todos los grupos científicos llevan meses a la espera de financiación.Lo denuncian en carta y declaraciones a los medios de comunicación.

La carta llega justo al cumplirse un mes de que el Congreso de los Diputados dio luz verde por unanimidad al Decreto-ley (publicado el en el BOE el pasado 9 de febrero) de medidas urgentes en el ámbito de la ciencia, la tecnología, la innovación y la universidad aprobado en el Consejo de Ministros el pasado 8 de febrero. Con este paquete de medidas el ejecutivo de Pedro Sánchez dijo que pretendía dar respuesta a las principales reclamaciones que centros de investigación y universidades venían realizando desde hacía años y eliminar las trabas administrativas que lastraban la ciencia en España.

En su cuenta de twitter, el Ministro de ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque se congratulaba de la convalidación de este Decreto-ley y aseguraba que “con esta medida tan necesaria revitalizamos el sistema público de I+D+i y facilitamos la labor de los investigadores”.

"Ya no es posible la política sin la ciencia", declaraba incluso en la presente semana de campaña preelectoral el presidente Sánchez dentro del Campus Internacional del Mar, constituido por 7 universidades de 3 países con 200 grupos de investigación y 1.300 investigadores.

Días antes, el presidente resaltaba con el paoyo de todo su aparato mediático en La Moncloa que la ciencia "es crucial" para el desarrollo tecnológico de España, ante más de 150 representantes del campo de la ciencia, la investigación y la innovación en España, acompañado por Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, y Cristina Gallach, alta comisionada para la Agenda 2030.

España logra 3.300 millones de euros Horizonte 2020, el país que más proyectos lidera de la UE-28, decía en la 10ª Conferencia del Programa Marco de Investigación varios meses antes de sacar el citado Decreto el ministro Duque desde ese mismo aparato mediático gubernamental, poco antes de suprimir la publicación del resumen de prensa impresa nacional elaborado en Moncloa con fondos públicos, al igual que antes hizo con el resumen de prensa internacional Zapatero cuando empezaba la crisis económica, y luego mantuvieron sin publicar Rajoy y el propio Sánchez. 

Realidad tras las cortinas de humo

Sin embargo, a la luz de lo revelado este fin de semana por diversas asociaciones y grupos de cientificos, todas esas declaraciones parecían quedar en cortinas de humo para encubrir la realidad del panorama cientifico español por parte del Gobierno, que a los seis meses de tomar posesesión lanzaba el proyecto de una nueva estrategia española de Ciencia, Tecnología e Innovación creando una comisión interministerial para realizarlo. Nueva estrategía presentada a los pocos días de publicarse las nuevas estadísticas de I+D en España del Instituto Nacional de Estadística (14.052 millones de euros en 2017 entre el sector público y el privado, apenas el el 1,2% del PIB, cifra similar a la del año 2006 y con avance anual de una centésima, ritmo al que España cumpliría los objetivos europeos de invertir el 3% del PIB en I+D dentro de 180 años. Y ello gracias al sector privado, pues el gasto privado sigue paralizado incluso a menos  de un tercio de lo que declaran los Presupuestos.

En efecto, la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer (ASEICA), una sociedad científica que agrupa a más de 600 socios entre los que se encuentran los investigadores en cáncer más punteros del país, ha lanzado un Manifiesto por la Ciencia que denuncia el deterioro que padece el sistema científico español, al que califica cerca del colapso. Reclama ASEICA una solución de urgencia ante la situación que sufren los investigadores.La iniciativa, apoyada por la alianza de Centros de Excelencia (SOMMa) Severo Ochoa y Unidades María de Maeztu, ha recibido también la adhesión de cuatro sociedades científicas, 27 directores de los centros de investigación e institutos sanitarios más relevantes del país así como de 40 investigadores españoles de referencia.

Todos ellos se han unido para alertar de «la deficiente financiación en I+D+i que venimos padeciendo y que hace que nuestro país haya retrocedido a niveles de hace quince años», señalaba ante diversos medios de comunicación Xosé Bustelo, presidente de ASEICA: «Venimos sufriendo un maquillaje de los presupuestos públicos a través del aumento progresivo de los fondos destinados a créditos a los que no pueden optar los científicos. Esta medida, criticada no solo por los científicos españoles sino también por el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, ha inflado artificialmente el dinero público que se propone destinar a investigación y que, además, no se acostumbra a ejecutar por lo que se tiene que devolver en un alto porcentaje al Ministerio de Hacienda, año tras año», indica Bustelo.Debido a ello, a la ciencia española hoy solo llega un 30% de todo el presupuesto dedicado a investigación y desarrollo. «Sólo recibimos tres de cada diez euros del dinero público presupuestado. En términos cuantitativos, se estima que el presupuesto español para I+D+i está por debajo del 1% del producto interior bruto en términos reales, una cifra muy alejada de los países del entorno y de los objetivos que la Unión Europea ha fijado en su Estrategia de Lisboa para 2020», explica Bustelo.

Asimismo, directores de 27 centros de investigación del campo de la biomedicina exigen en una carta abierta al Gobierno que tome medidas urgentes para solucionar la parálisis que afecta a miles de grupos de investigación, según el texto de la carta publicada por EL PAÍS, denunciando el retraso de “siete meses” en la concesión de dos grandes programas de investigación estatal de los que dependen 6.600 grupos de investigación. “Pese a que los proyectos deberían haberse iniciado el 1 de enero de este año, no lo harán hasta los últimos meses  según los cálculos más optimistas”, denuncian los firmantes. El programa estatal de I+D+i orientada a los retos de la sociedad y el de fomento de la investigación científica y técnica de excelencia suponen una financiación de 350 millones de euros, según fuentes del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Los firmantes destacan que este problema se viene produciendo desde hace años.

“El periodo prolongado de reducción y congelación de fondos públicos ha llegado a un punto de casi no retorno que, de no solucionarse a corto plazo, amenaza con colapsar completamente el sistema científico español”, escriben los firmantes, encabezados por Luis Serrano y María Blasco, presidente y vicepresidenta de la alianza de centros Somma, los más competitivos del país, y Xosé Bustelo, presidente de la Asociación Española de Investigación sobre el Cáncer y vicedirector del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca. La carta también la firman cuatro sociedades científicas y 40 figuras prestigiosas de la investigación como Miguel Beato, del Centro de Regulación Genómica, Eduard Batlle, director del Programa de Ciencias del Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica, Luis Paz-Ares, jefe de oncología médica del Hospital 12 de Octubre de Madrid o Marisol Soengas, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, entre otros.

“La ciencia española es una zona catastrófica, necesitamos medidas urgentes para rescatarla”, explica Bustelo. “El retraso de las convocatorias va a reducir la financiación de grupos de investigación entre un 25% y un 50%. Los más afectados son los grupos más pequeños y aquellos liderados por científicos más jóvenes”, alerta. Los dos programas afectados aportan financiación durante tres años, con lo que ahora mismo están afectados un tercio de todos los grupos del país, según los promotores de la carta.Los responsables de la iniciativa piden al Gobierno de Pedro Sánchez “medidas a corto plazo” para agilizar la entrega de la financiación este año y el próximo, ya que es previsible que la convocatoria a cargo de los presupuestos de 2019 sufra los mismos retrasos.

Respecto al paquete de medidas urgentes para la ciencia impulsado por el ministro Duque, los promotores de la carta dicen que son “insuficientes”. Desde el Gobierno señalan que parte del problema se debe al retraso acumulado en la aprobación de los presupuestos de años anteriores y al rechazo de las cuentas de 2019 en el Parlamento. “Que se hayan rechazado los presupuestos 2019, que incluían una partida para recursos propios de la Agencia Estatal de Investigación, nos dificulta poder organizar más racionalmente los calendarios de las convocatorias y asignar debidamente los recursos que se requieren para la investigación”, ha explicado la Agencia en redes sociales.

Los científicos también piden al próximo Gobierno que salga de las elecciones del 28 de abril que las convocatorias de proyectos de investigación se publiquen siempre el mismo día del año, algo que daría previsibilidad al sistema de I+D y evitaría los retrasos, que en muchos casos obligan a algunos científicos a irse al paro.“Pedimos que la Agencia tenga un presupuesto plurianual que la blinde de los problemas presupuestarios actuales”, explica Luis Serrano. “La otra necesidad que afrontamos es que se aumente la financiación para la I+D+i al menos un 3% por encima de la inflación durante una década. Esta medida cambiaría la situación de una forma radical. De cara a la campaña, necesitamos un debate sobre qué papel le dan a la ciencia y la innovación los diferentes partidos. Necesitamos saber qué compromisos están dispuestos a hacer”, añade.

Manifestación en la Moncloa

Científicos de varios organismos públicos de investigación (OPI) convocaron este viernes una concentración de dos horas a las puertas del Palacio de la Moncloa para exigir al Gobierno que publique el real decreto de homologación de todos los científicos de estos organismos antes de que finalice la legislatura y así cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que condenó, en abril de 2018, al Gobierno a publicar el citado decreto en un plazo máximo de seis meses, plazo que finalizó el pasado 9 de enero, según explican los organizadores.

La causa de la protesta se debe a las diferencias de sueldo entre científicos con una cualificación similar que dependen del centro de investigación en el que trabajen, una discriminación que afecta a un colectivo de unos 500 investigadores de siete OPI dependientes del Ministerio de Ciencia que entienden sufrir una discriminación salarial desde hace años respecto a los investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

De interés

Artículos Relacionados