domingo,22 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa Comisión propone nuevas normas para proteger a los niños de los...
En 2021 se presentaron 29 millones de denuncias al centro nacional estadounidense de niños desaparecidos y explotados.

La Comisión propone nuevas normas para proteger a los niños de los abusos sexuales

La Comisión propone una nueva legislación europea para prevenir y combatir los abusos sexuales de menores en línea. El abuso sexual de menores no es un fenómeno aislado: solo en 2021 se denunciaron en todo el mundo 85 millones de imágenes y videos que representaban abusos sexuales de niños, y muchos más quedaron sin denunciar. La pandemia de COVID-19 no ha hecho sino exacerbar el problema: en 2021, la fundación Internet Watch observó un aumento del 64 % en las denuncias confirmadas de abusos con respecto al año anterior.

El sistema actual, basado en la detección y notificación voluntarias por las empresas, ha resultado insuficiente para proteger adecuadamente a los niños y, en todo caso, dejará de ser posible al expirar la solución provisional actualmente en vigor. Hasta el 95% del total de denuncias de abusos sexuales de menores recibidas en 2020 procedían de una única empresa, pese a haber pruebas palmarias de que el problema no afecta solo a una plataforma.

La lucha contra el abuso sexual de menores es prioritaria para la Comisión. Hoy en día se comparten masivamente en la red fotografías y vídeos de abusos sexuales de niños. En 2021 se presentaron 29 millones de denuncias al centro nacional estadounidense de niños desaparecidos y explotados.

A falta de normas armonizadas para toda la UE, las plataformas de redes sociales, los servicios de juegos online y los proveedores de servicios de alojamiento de datos y en línea deben lidiar con una disparidad de normas. Algunos proveedores recurren voluntariamente a la tecnología para detectar, denunciar y retirar materiales de abuso sexual de menores de sus servicios. Sin embargo, las medidas adoptadas son muy heterogéneas, y las actuaciones voluntarias han resultado insuficientes para abordar la cuestión. Esta propuesta se basa en la ley de servicios digitales y la complementa mediante disposiciones que atienden a los retos específicos planteados por el abuso sexual de menores en línea.

La propuesta de la Comisión Europea se deriva de la Estrategia de la UE para una lucha más eficaz contra el abuso sexual de menores, de julio de 2020, que planteaba una respuesta global a la creciente amenaza que representa el abuso sexual de menores tanto en línea como fuera de línea al mejorar la prevención, la investigación y la asistencia a las víctimas. También llega después de que la Comisión presentara en marzo su Estrategia de la UE sobre los derechos del niño, que contempla medidas reforzadas para proteger a los niños contra todas las formas de violencia, incluidos los abusos en línea.

Para combatir con eficacia el uso indebido de servicios online para abusar sexualmente de menores se requieren normas claras, acompañadas de sólidos requisitos y salvaguardias. Algunos proveedores recurren voluntariamente a la tecnología para detectar, denunciar y retirar materiales de abuso sexual de menores de sus servicios. Los proveedores tendrán que evaluar y mitigar el riesgo de uso indebido de sus servicios, y las medidas adoptadas deberán ser proporcionadas a ese riesgo y supeditadas a sólidos requisitos y salvaguardias.

Centro de la Unión Europea sobre Abusos Sexuales de Menores

Un nuevo Centro de la UE sobre abusos sexuales de menores (Centro de la UE) facilitará los esfuerzos de los proveedores de servicios actuando como centro de conocimientos especializados, proporcionando información fiable sobre los materiales identificados, recibiendo y analizando denuncias de los proveedores para cribar las denuncias infundadas para que no lleguen a instancias policiales, transmitiéndoles en cambio rápidamente las denuncias fundadas, y brindando apoyo a las víctimas.

Las nuevas normas salvarán a niños de los abusos que sufren y evitarán que este tipo de material reaparezca en línea, además de llevar a los responsables ante la justicia. Las normas incluirán:

  • Evaluación y medidas obligatorias de mitigación de los riesgos: los proveedores de servicios de alojamiento de datos o comunicaciones interpersonales deberán evaluar el riesgo de uso indebido de sus servicios para difundir material de abusos sexuales de menores o para captar menores («grooming»). Además, los proveedores deberán proponer medidas de mitigación de riesgos.
  • Obligaciones de detección selectiva basadas en una orden de detección: los Estados miembros deberán designar autoridades nacionales responsables de revisar la evaluación de riesgos. Si dichas autoridades determinan que sigue habiendo un riesgo significativo, podrán solicitar a un tribunal o autoridad nacional independiente que dicte una orden de detección de material conocido o nuevo de abuso sexual o captación de menores. Las órdenes de detección serán limitadas en el tiempo y dirigidas a un tipo específico de contenido en un servicio específico.
  • Salvaguardias sólidas para la detección: las empresas que hayan recibido una orden de detección solo podrán rastrear contenidos utilizando indicadores de abuso sexual de menores verificados y facilitados por el Centro de la UE. Las tecnologías de detección solo deberán utilizarse para este propósito. Los proveedores deberán desplegar las tecnologías menos intrusivas para la intimidad según el desarrollo tecnológico del sector y que limiten al mínimo posible el número de falsos positivos.
  • Obligaciones claras de notificación: los proveedores que hayan detectado abusos sexuales de menores en línea deberán denunciarlo al Centro de la UE.
  • Retirada efectiva: las autoridades nacionales podrán dictar órdenes de retirada si no se elimina rápidamente el material de abuso sexual de menores. Además, los proveedores de acceso a internet tendrán la obligación de inhabilitar el acceso a imágenes y videos que no puedan retirarse debido, por ejemplo, a que estén alojados fuera de la UE, en territorios que no cooperan.
  • Reducción de la exposición de menores a la captación: las normas estipulan que las tiendas de aplicaciones garantizarán que los niños no puedan descargarse aplicaciones que puedan exponerlos a un alto riesgo de captación.
  • Sólidos mecanismos de supervisión y recurso judicial: se encargarán de emitir las órdenes de detección los tribunales o autoridades nacionales independientes. Para minimizar el riesgo de detecciones y denuncias equivocadas, el Centro de la UE verificará las denuncias de posibles abusos cursadas por los proveedores antes de remitirlas a las autoridades policiales y a Europol. Tanto los proveedores como los usuarios tendrán derecho a impugnar ante los tribunales cualquier medida que les afecte.

El nuevo Centro de la UE apoyará:

  • a los proveedores de servicios en línea, en particular para que cumplan sus nuevas obligaciones sobre evaluación de riesgos, detección, denuncia, retirada e inhabilitación de acceso a abusos sexuales de menores en línea, al facilitar indicadores para la detección de los abusos y recibir denuncias de los proveedores;
  • a las fuerzas y cuerpos de seguridad nacionales y a Europol, al revisar los informes de los proveedores para garantizar que no se presenten por error y remitirlos cuanto antes a las autoridades policiales. Esto ayudará a rescatar a los niños de situaciones de abuso y a llevar a los culpables ante la justicia;
  • a los Estados miembros, al servir como centros de mejores prácticas de prevención y asistencia a las víctimas, lo que favorecerá un enfoque basado en pruebas;
  • a las víctimas, al ayudarlas a retirar los materiales que representan los abusos a los que fueron sometidas.

Junto con esta propuesta, la Comisión plantea una estrategia en favor de una Internet más adecuada para los niños.

Próximas etapas

Corresponde ahora al Parlamento Europeo y al Consejo llegar a un acuerdo sobre la propuesta. Una vez adoptado, el nuevo Reglamento sustituirá al actual Reglamento provisional.

Declaraciones de los miembros del Colegio de Comisarios

La vicepresidenta de Democracia y Demografía, Dubravka Šuica, ha declarado lo siguiente: «Defender y proteger los derechos de los niños, tanto en línea como fuera de línea, es fundamental para el bienestar de nuestras sociedades. El material de abuso sexual de menores en línea es producto de abusos sexuales físicos y visibles infligidos a niños. Es gravísimo desde el punto de vista penal. Los abusos sexuales de menores en línea tienen para los niños toda clase de consecuencias a largo plazo y causan un profundo trauma. Hay quien ni puede ni llega nunca a recuperarse. Si trabajamos juntos para proteger a los niños, los abusos sexuales de menores pueden evitarse. En la vida real no toleramos los abusos sexuales de menores, y tampoco debemos tolerarlos online».

Margaritis Schinas, vicepresidente para la Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, ha declarado lo siguiente: «Es de por sí pasmosa la cantidad de material de abusos sexuales de menores que circula por la red. Y motivo de vergüenza que Europa sea un centro mundial de la mayor parte de este material. Por eso, en el fondo, la cuestión es quién actuará si no lo hacemos nosotros. Las normas que proponemos establecen obligaciones claras, específicas y proporcionadas para que los proveedores de servicios detecten y eliminen contenidos ilícitos de abusos sexuales a menores. Lo que los servicios estarán autorizados a hacer se delimitará muy estrictamente mediante sólidas salvaguardias. No hablamos de otra cosa que de un programa que rastree marcadores de contenidos ilícitos, del mismo modo que los programas de ciberseguridad hacen continuos controles de posibles vulneraciones de la seguridad».

La comisaria de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, ha declarado lo siguiente: «Como adultos, es nuestro deber proteger a los niños. El abuso sexual de menores es un peligro real y creciente: no solo aumenta el número de denuncias, sino que hoy en día estas se refieren a niños de menor edad. Estas denuncias son decisivas para abrir investigaciones y salvar en el acto a niños que sufren abusos. Por ejemplo, una investigación apoyada por Europol y basada en una denuncia de un proveedor de servicios ha permitido salvar a 146 niños de todo el mundo e identificar a más de 100 sospechosos en toda la UE. Pero la detección, denuncia y eliminación de abusos sexuales de menores en línea también son urgentes para evitar el intercambio de unas imágenes y vídeos que a menudo, años después de los hechos, suponen un nuevo trauma para las víctimas. La propuesta de hoy contempla obligaciones claras de que las empresas detecten y denuncien los abusos, acompañadas de sólidas salvaguardias que garantizan la privacidad de todos, incluidos los menores».

 

De interés

Artículos Relacionados