sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa coordinadora pro-dependencia, contra Podemos
Tras su demanda de paga-bebé y apoyos a los padres

La coordinadora pro-dependencia, contra Podemos

Redacción
La Coordinadora Estatal en defensa de la Ley de Dependencia mostró este martes su "más absoluto rechazo" a las propuestas de Podemos, por los "efectos devastadores" que tendrían, tras plantear eliminar la figura del cuidador en el entorno familiar, dentro de un paquete pro paga-bebé y de apoyos iguales e intransferibles a madres y padres, sistema de dependencia garantizado, educación infantil universal, equiparar los derechos de las empleadas del hogar al resto de trabajadores y 35 horas-semana,

Nos ha sorprendido, han sacado esto sin consultar precisamente con los afectados, los dependientes. Lo más sensato es consultar al colectivo sobre el que se pretende legislar”, explican desde la Coordinadora a 20minutos. Según informan, las propuestas están hechas “desde el desconocimiento real de la situación y vida diaria de una persona en situación de dependencia". "Son propuestas inaceptables", lamenta el portavoz José Luis Ocaña.

"Lo han debido hacer desde el desconocimiento, y si es así tiene solución, porque podemos hablarlo. Si no es así, nos parece inaceptable". Desde la plataforma explican que la figura del cuidador en el entorno familiar es el sustento de los grandes dependientes, que necesitan atención 24 horas al día. "No se puede eliminar un plumazo una figura tan importante en casos muy concretos. El fin último de la Ley de Dependencia era mantener a la persona dependiente dentro del entorno familiar, con esta medida se eliminaría. Dejaría en el más absoluto desamparo y abandono a los grandes dependientes, porque no hay ningún servicio profesional que pueda proporcionar eso". Se refiere así a la posible atención profesional.

"Nos da mucho miedo utilizar la palabra ´profesionalizar´, porque es lo que lleva diciendo el Partido Popular que ahora gobierna. Está hablando de profesionalizar servicios, y Podemos utiliza la misma terminología cuando saben que es inevitable. ¿Qué servicio profesional va a cuidar de una persona 24 horas al día? ¿Con qué cantidad? ¿Con qué servicios? ¿Qué descanso? Es utópico. Si hablamos de pasar de una prestación muy baja a pasar de una prestación que sería muchísimo más caro, ¿a cuántos grandes dependientes llegaría? A ninguno".

"Rectificación inmediata"

Piden reflexión o conocimiento de la “realidad de estas personas” e instan a la formación a hacer una “rectificación inmediata” de la propuesta. "Las medidas en Dependencia afectan a más de un millón de personas en España. Hasta ahora Podemos no se había posicionado, no deben tener demasiado claro a quién abarca". Por último, piden a todos los partidos la derogación del Real Decreto de julio de 2012. "Tiene que ir en cabecera de cualquier propuesta en las elecciones". Solicitan que la voz del dependiente se escuche y se tenga en cuenta a la hora de decidir la situación. "La administración no puede decidir por el dependiente. La familia tiene que decidir dónde se mantienen". Además de anular "cualquier tipo de incompatibilidad de prestaciones" para que esté atendido siempre.

La formación liderada por Pablo Iglesias considera que la reestructuración del sistema de cuidados es una de las reformas "clave" y "estratégica" que es imprescindible llevar a cabo, no sólo para luchar contra la desigualdad de género, sino para poder salir de la crisis.Ello pasa por aplicar una serie de políticas públicas, como por ejemplo, la necesidad de otorgar una prestación "periódica" de carácter universal a cada niño que nazca, independientemente del nivel de renta y del tipo de familia.

Esta es una de las propuestas incluidas en el documento titulado Reorganizar el sistema de cuidados: condición necesaria para la recuperación económica y el avance democrático, elaborado a petición de Podemos por Bibiana Medialdea, doctora en Economía por la Universidad Complutense de Madrid, y María Pazos Morán, licenciada en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Estadística por la Universidad de Harvard, que la formación presentó ayer. Con las autoras han colaborado Tania González, secretaria de Rescate Ciudadano y eurodiputada; Clara Serra responsable del área de Igualdad, y Eduardo Gutiérrez, miembro del Círculo 3E -Economía, ecología y energía.

El documento tiene el fin de impulsar el debate sobre cómo abordar la necesaria reforma del sistema de cuidados, y avanzar en la línea que se inició con el documento marco de propuestas económicas elaborado por los catedráticos Juan Torres López y Vicenç Navarro para sentar las bases del futuro programa electoral de Podemos.

Además de la que denominan "prestación universal por criatura", Podemos también propone, por ejemplo, eliminar todos los incentivos al empleo a tiempo parcial, una jornada laboral máxima de 35 horas semanales con cómputo semanal, eliminar el Articulo 18 de la Ley de Dependencia que prevé la prestación por cuidados en el entorno familiar, igualar el permiso de paternidad al de maternidad, declarar el derecho universal a la educación infantil pública y gratuita desde los cero años y garantizar derechos laborales "plenos" para las empleadas de hogar, equiparándolos al resto de empleos.

"Cuando nosotros ponemos encima de la mesa un documento que nos permite discutir sobre lo que significan los cuidados señalamos no solo una injusticia, sino un futuro de gestión más racional que nos permita tener un país mejor", ha explicado el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la presentación del documento.

Cheque criatura y familias monoparentales

Podemos defiende las "prestaciones universales por criatura", independientes del nivel de renta y del tipo de familia y de la que los padres serán "simples administradores". Esta ayuda, que la formación toma de los países nórdicos, deberá ser además de "carácter periódico" ya que "las necesidades hay que atenderlas mientras duran", explica María Pazos.

Dentro del apartado de medidas destinadas a reforzar la "atención especial a las necesidades familiares sin crear trampas de pobreza", Podemos también propone prestaciones adicionales para las familias monoparentales "por número de criaturas a cargo, especial atención de los servicios públicos e integración con empleo de calidad".

Para sufragar ésta y el resto de medidas incluidas en el documento, Podemos es consciente de que es necesario un incremento del gasto público en los ámbitos de atención a la infancia y a la dependencia. "Sólo equiparando la presión fiscal española a la media europea se obtendrían 92.000 millones de euros adicionales al año, y racionalizando las administraciones públicas, un ahorro de 45.000 millones", señaló Medialdea.

"Estamos en crisis, pero tenemos un problema muy grande no sólo de falta de recursos, sino de cómo se pueden movilizar", argumentó. Ese aumento de la presión fiscal, añade Pazos, pasará por que "los ricos paguen más". "Así es como se redistribuye", ha añadido, en línea con la reforma fiscal que propone Podemos, que persigue aumentar la progresividad.

Plan plurianual de atención a la dependencia

Una de las medidas que "exigirá un importante aumento presupuestario", que se podría realizar "progresivamente según un plan plurianual", tal y como señala el documento, es la que tiene que ver con la "universalización" de la atención pública a la dependencia.

Podemos también propone eliminar el artículo 18 de la Ley de Dependencia que prevé la prestación por cuidados en el entorno familiar y la equiparación de las empleadas del hogar al resto de personas trabajadoras.

Paternidad y maternidad equiparadas

Por otra parte, Podemos propone reformar el sistema de permisos por nacimiento o adopción, estableciendo un calendario de aumento del permiso de paternidad hasta igualarlo con el de maternidad. "Para garantizar la igualdad efectiva de derechos, el permiso debe ser igual para cada persona progenitora, independientemente de su sexo, orientación; intransferible, como todos los demás derechos laborales y sociales; pagado al 100% del salario; y con igual protección del puesto de trabajo durante el ejercicio de los derechos de sexual o tipo de familia".

Según las cuentas de la formación, esta equiparación del permiso de paternidad -cuyo gasto en 2014 alcanzó los 201,2 millones de euros-, es decir, aumentarlo de los actuales 13 días a las 16 semanas, supondría un gasto adicional de 1.500 millones de euros. "Este incremento podría hacerse en un periodo de varios años, empezando por equipararlo el primer año a las 6 semanas obligatorias que tienen las madres", añaden.

"Con estas medidas Podemos pretende reorganizar el sistema de dependencia y de cuidados, que permite que la igualdad sea materialmente posible", ha defendido Pazos, para matizar, no obstante, que este documento "no sólo trata de igualdad" sino de "recuperar el maltrecho sistema de bienestar" que existe en estos momentos en España.

Según Medialdea, la experiencia de los países nórdicos permite sacar "dos enseñanzas básicas": la reforma del sistema de cuidados supondría "una mejora para toda la sociedad y no para colectivos específicos" y "hacer este cambio es posible y que además tenemos ejemplos concretos que nos están enseñando el camino para saber cómo hacerlo. La clave está en la aplicación de las políticas públicas adecuadas".

El secretario general de Podemos ha defendido que este documento no es una forma de "cubrir el expediente" en la semana del 8 de marzo, ´Día Internacional de la Mujer´, sino "una apuesta seria" de la voluntad de su formación de "gobernar de otra manera", que les servirá de base para seguir trabajando con la sociedad de civil en la elaboración de su programa electoral.

Noticias Relacionadas

Tres principios

Las autoras basan su trabajo en tres principios: el de solidaridad –"la mayoría de la población no puede cubrir los riesgos sociales individualmente"–, el de capacidad –"la sociedad necesita la contribución de todas las personas en función de su renta y disponibilidad"– y el de ciudadanía universal e individualización de derechos –"reconocer el objetivo de que todas las personas sean independientes económicamente toda su vida y con igualdad de oportunidades"–. "En el nuevo sistema, los objetivos económicos van en consonancia con los objetivos de bienestar social", aseguran.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado en la presentación que no se trata de un documento "para cubrir el expediente de cara al 8 de marzo, sino una apuesta real por la igualdad". "Un documento que nos permite discutir de lo que significan los cuidados para un proyecto de regeneración democrática", ha dicho Iglesias.

Por un lado, plantean un sistema de atención a la dependencia universal y que evite la retirada del mercado de trabajo de familiares. Ese sistema universal tendría una implantación progresiva y eliminaría el artículo 18 de la actual Ley de Dependencia, que prevé una prestación por cuidados en el entorno familiar, para acabar "con la injusticia que supone el sacrificio de las mujeres de la familia". Es decir, apuestan por acabar con estímulos que, consideran, no garantizan ni salarios ni prestaciones dignas para las cuidadoras informales, mientras fomentan la retirada de las mujeres del mercado formal.

"La autonomía funcional es un derecho básico que todas las personas deberían tener asegurado por parte de los servicios públicos sin depender de otras personas. Por otro lado, nadie debería sentirse presionado a abandonar su empleo para proporcionar cuidados de larga duración. Además, ninguna categoría laboral debería estar fuera de los derechos básicos. Finalmente, las personas deberían tener tiempo para proporcionar a sus familiares dependientes afecto y cuidados, voluntariamente y sin sacrificar su propia vida", afirma el documento.

Ligada a esta filosofía se encuentra otra de sus propuestas: la equiparación de los derechos de las empleadas de hogar al Estatuto de los Trabajadores. "Un sistema que asegure los servicios públicos podrá ofrecer empleos dignos a estas personas", señalan. Aunque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ya aprobó

la integración paulatina de estas empleadas en el Régimen General de la Seguridad Social,  modificaciones posteriores han empeorado la situación del sector. Falta, además, dotarlas de algunos derechos, como el desempleo.

Mercado laboral

El documento incluye otras tres propuestas con efectos sobre el mercado laboral. Una de ellas es la equiparación de los permisos de maternidad y paternidad: el aumento del permiso de paternidad de las dos semanas actuales hasta las 16 semanas que ya tienen las madres se haría progresivamente. Los permisos serían intransferibles, "como son todos los demás derechos laborales y sociales", y pagados al 100% "para que ninguna persona se quede sin ingresos por hacer algo tan necesario y beneficioso para la sociedad como es el cuidado de una criatura".

La maternidad y la paternidad tendrían también la misma protección frente al despido durante "un tiempo prudencial". "Si la protección afecta igualmente a hombres y a mujeres no provocará discriminación en el empleo", señalan. Las expertas subrayan que esta medida permitirá involucrar "masivamente" a los hombres en las tareas de cuidado y eliminará el estigma de que las mujeres están "menos disponibles para el empleo".

Las expertas apuestan por fijar una jornada laboral semanal de 35 horas y eliminar los incentivos al empleo a tiempo parcial, muy feminizado. "Si en lugar de favorecer un sistema que conduce a que en una pareja el hombre trabaje 45 horas a la semana y la mujer 25, se favoreciera que todas las personas trabajaran como regla general 35 horas, el número de horas semanales totales sería el mismo, pero esas personas tendrían menos problemas y más seguridad y estabilidad en el empleo, además de que podrían cuidar a sus criaturas en igualdad", explican.

Prestaciones universales por hijo

El documento plantea que el Estado garantice una educación infantil pública, gratuita y con amplios horarios desde el día siguiente a la finalización de los permisos de los progenitores. Pazos y Medialdea mencionan el ejemplo de Suecia, Dinamarca y Noruega, donde la educación infantil está reconocida como derecho universal desde los cero años e incluida de forma efectiva en el sistema educativo.

También abogan por la implantación de prestaciones universales por hijo, independientes del nivel de renta y del tipo de familia. Las familias monoparentales también tendrían una prestación en función del número de menores a cargo. Medialdea y Pazos rechazan beneficios sociales como los que existen actualmente porque, aseguran, "producen incentivos adversos a la participación de las mujeres en el empleo declarado" o, porque en el caso de las desgravaciones en el IRPF, no alcanzan a las rentas inferiores al mínimo exento.

"En la práctica potencian la perpetuación de la dependencia económica y la economía sumergida (…) Las prestaciones universales por hijo atienden a todas las criaturas por igual, lo que es coherente con la idea de que su finalidad es el bienestar de la infancia independientemente de sus progenitores", apuntan. Las expertas sugieren que este tipo de prestaciones estén financiadas a través de impuestos para asegurar la progresividad por esa vía.

Viabilidad

El documento de Pazos y Medialdea incluye algunas cifras para avalar la viabilidad de estas reformas. Las expertas aseguran que, en cualquier caso, la ampliación de la protección social, la reducción de la pobreza y la economía sumergida, favorecer el consumo privado y mejorar la eficiencia económica podrían hacer que el incremento presupuestario necesario para financiar estos cambios fuera finalmente menor que el esperado.

Por ejemplo, sobre la ampliación del permiso de paternidad calculan un coste de 500 millones el primer año –en el que se equipararía a seis semanas– y otros 200 millones más cada año durante cinco años hasta su implantación total.

Medialdea y Pazos sugieren también que algunos incentivos son perversos para la permanencia de las mujeres en el mercado laboral y creen que desaparecerán a medio o largo plazo. Es el caso de la tributación conjunta de los matrimonios o la pensión de viudedad: el primer caso supondrá un coste de unos 3.500 millones en 2015, mientras que para el segundo están presupuestados 20.777 millones de euros, un dinero que, a largo plazo, ven viable invertir en sus reformas.

De interés

Artículos Relacionados