miércoles,27 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa crisis se ceba en los empleos medios y bajos
Los autónomos, menos castigados

La crisis se ceba en los empleos medios y bajos

Redacción
Los datos facilitados por la EPA y la Asociación de Trabajadores Autónomos debelan que los trabajos científicos e intelectuales siguen manteniéndose, mientras que el número de trabajadores por cuenta propia de cualquier edad sigue creciendo ante la imposibilidad de encontrar un oficio

Los sectores de trabajo más castigados son los que ocupan los niveles intermedios y bajos en las clasificaciones de ocupaciones; mientas, los empleos intelectuales y científicos de nivel medio alto son los únicos que han seguido creciendo a pesar de la recesión, según señala Cadena Ser. El comportamiento del empleo en España se corresponde a grandes rasgos con lo que está pasando en el resto de Europa, algo que obliga -según los expertos- a replantearse las políticas industriales y de formación.

La Encuesta de Población Activa (EPA) permite acercarse a los datos de empleo de distintas maneras, y una es la clasificación "por ocupación". Este método agrupa a los trabajadores según las tareas que realizan y las competencias que exigen esas tareas. Así, la clasificación va desde la categoría de "directores y gerentes" (grupo 1) hasta la categoría de las llamadas "ocupaciones elementales" (grupo 9), que agrupan a trabajadores no cualificados de los servicios y peones agrícolas e industriales.

Entre esos grupos, que están en los extremos, se encuentran los demás: técnicos, oficinistas, trabajadores de alta, media y baja cualificación, artesanos, operadores de maquinaria… Y los datos muestran que desde 2007 (punto más alto de la ocupación en España) y hasta ahora son los grupos intermedios y bajos en los que más se ha reducido el empleo.

Trabajadores de construcción e industria, los más afectados

Los trabajos en construcción e industria han sido los que más han sufrido: Sobre todo los peones de construcción e industria (un -81%) y, en un nivel de cualificación más alto, obreros especializados: los trabajadores de la construcción (-61%), los trabajadores de oficios relacionados con madera, textil y confección (-52%) y los trabajadores que se ocupan de los acabados en las obras (como los pintores, -51%).

Otras categorías de trabajadores intermedios también han visto fuertes caídas de la ocupación, en el entorno del -20%. Singularmente, los empleados contables, administrativos y oficinistas y los llamados "técnicos y profesionales de apoyo" , un gran cajón clasificatorio que agrupa desde delineantes a pilotos, pasando por todo tipo de técnicos (en las ciencias médicas, en los laboratorios…), los deportistas, los fotógrafos…

Entre intelectuales y científicos se crea empleo

De los nueve grandes grupos de ocupación, sólo en el de "técnicos y profesionales intelectuales y científicos" se ha creado empleo a pesar de la crisis: un 6,6%. Este grupo incluye a profesionales muy variados, desde médicos y otros profesionales sanitarios hasta profesores de todos los niveles educativos, pasando por profesionales del derecho (abogados, jueces…) y, de manera muy singular, especialistas en administración y empresas (especialistas en finanzas, analistas financieros, ventas, publicidad, relaciones públicas), entre los que el empleo ha subido un 22%.

En todo caso, los recortes presupuestarios en educación y sanidad ya están pasando factura a esos trabajos más cualificados: aunque de 2007 a 2013 el empleo crece, en el último año esos puestos de trabajo disminuyen. 

Fuera de esa categoría de "científicos e intelectuales" que sube prácticamente en bloque, hay algunas otras ocupaciones en las que ha aumentado la ocupación: por ejemplo, los "camareros y cocineros propietarios" (los que tienen negocios de hostelería), que registra un 23% de subida; y los "trabajadores de servicios personales" (desde peluqueros a guías turísticos, pasando por auxiliares de vuelo), donde el empleo ha aumentado un 17%.

Los parados optan por ser autónomos

Ante la imposibilidad de encontrar un trabajo asalariado, las desempleados optan por darse de alta en autónomos, según apunta Cinco Dias. Desde el año 2008, ha caído un 14% el empleo entre autónomos, lo que ha afectado a 525.900 personas. Entre los trabajadores por cuenta ajena, el ajuste asciende al 18,4% y el número de empleos destruidos a más de tres millones.

Durante los siete primeros meses de 2013, las altas en la Seguridad Social por régimen de autónomos aumentaron en 63.316 personas, lo que supone 2.008 nuevos emprendedores de media cada día, según los datos ofrecidos por la Seguridad Social y la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores (ATA). Entre enero y julio, se han producido un total de 421.822 altas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), lo que supone un aumento del 17,7% con respecto al mismo periodo de 2012.

Para esta organización, el fenómeno del boom entre autónomos se debe al proceso de externalización de los servicios en la medida en que se va reduciendo personal propio en las administraciones públicas. “También está pasando con el personal médico de hospitales que funcionan con gestión privada y en todos los servicios complementarios, al igual que en personal especializado”.

En algunos casos piden exclusividad y en otros no. Por lo tanto, no se puede llevar un registro exacto del número de horas que trabaja cada profesional y puede haber algún elemento forzado. “En el sector privado este método se utiliza mucho. Cuando llega el verano, para no cargarse de masa salarial, los empresarios prefieren tirar de autónomos. Hay situaciones en que tiene su razón de ser, pero otras son de abuso y determinados puestos que habitualmente son de plantilla se cubren con personal externo”, cocluye Reyna.

Otro factor, apuntado por la vicepresidenta de ATA, Elena Melgar, es que, ante la imposibilidad de conseguir contratos desde el sector privado y público, muchos jóvenes se deciden por autoemplearse. “La mayoría por necesidad, otros por iniciativa propia”. Hay que destacar que el aumento registrado en las altas de jóvenes de 20 a 30 años “se debe en parte a la tarifa plana que el Gobierno aprobó en febrero”. Los seis primeros meses desde que se dan de alta tendrán que pagar solo 50 euros al mes como tasa por el régimen de autónomo. “Dentro de un tiempo se extenderá a todos los empresarios de cualquier edad”.

De interés

Artículos Relacionados