martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa Economía Circular y las PYMES

La Economía Circular y las PYMES

Redacción
La Economía Circular es el nombre que se le ha dado a un tipo de ciclo económico en el que no hay lugar para el "usar y tirar". Muy al contrario, este modo de entender la economía se basa en no generar nuevos residuos. Para ello, hay tres pilares fundamentales:

  1. No introducir en el ciclo económico nuevos materiales que generen residuos.

  2. Reutilizar los residuos evitando que salgan del ciclo económico.

  3. Reciclaje, es decir, la transformación de los residuos para su posterior utilización.

Con esto en mente, la Unión Europea ha puesto su foco en las administraciones locales. De hecho, ha marcado objetivos ambiciosos para los ayuntamientos, como son reciclar el 55 % de los residuos municipales para el año 2020 y aumentar esta cifra al 65 % para el 2035.

Uno de los generadores de residuos importantes en las localidades son los pequeños y medianos comercios. En consecuencia, la UE ha establecido algunos objetivos que afectarán directamente a estas empresas. Por ejemplo, para el año 2025 la UE quiere reciclar:

  • El 65 % de los residuos que provienen de embalajes

  • El 50 % de los plásticos

  • El 75 % del papel y el cartón

El efecto sobre las PYMES todavía no está claro, pero sí lo está que existirá de alguna manera. De momento, desde el 1 de julio de este año todas las empresas están obligadas a cobrar por el uso de las bolsas de plástico, según lo establecido en el Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, sobre reducción del consumo de bolsas de plástico y por el que se crea el Registro de Productores. El objetivo, reducir la cantidad de residuos proveniente de estos productos.

Aunque es orientativo, el Real Decreto propone un precio de 0,05 € para bolsas de espesor inferior a 15 micras, 0,1 € para las de espesor superior a 50 micras con entre el 50 y el 70 % del plástico reciclado y 0,15 € para las que tienen un espesor de más de 50 micras, pero no llegan a esos niveles de plástico reciclado.

Aunque los precios no son altos, esta medida puede afectar especialmente a comercios que venden productos de precios bajos como una panadería o una papelería. Negocios, en los que además, es probable que el consumidor no vaya preparado con su bolsa, porque en ocasiones se compran estos productos de forma espontánea. Pero lógicamente habrá que adaptarse.

Es probable que en los dos próximos años, se incrementen las medidas para favorecer la Economía Circular y que estás afecten a las empresas de todos los tamaños.

Respecto al objetivo de favorecer el reciclaje, es importante conseguir una gestión de residuos eficiente. Separar los residuos según sus tipos y presentarlos de una forma adecuada puede marcar la diferencia respecto a la eficiencia de una empresa.

Algo que no tiene por qué ser negativo. En Miltek aseguran que se puede ahorrar hasta un 80 % en la gestión de residuos, simplemente con la instalación de una compactadora. El ahorro proviene de que al reducir el volumen de plásticos, cartones e incluso residuos orgánicos, se consigue optimizar el tiempo de trabajo dedicado a los residuos: menos contenedores llenos conllevan menos tiempo de los trabajadores vaciando los contenedores y menos visitas de la empresa de reciclaje. Además, el ahorro de espacio también supone un beneficio, ya que se podrá usar esta área para una actividad más productiva como el almacenamiento de productos o cualquier otro uso. Asimismo, al compactarlos, se estará consiguiendo un formato de residuos más óptimo para el reciclaje.

De interés

Artículos Relacionados