miércoles,20 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa era de los descubrimientos científicos
El mayor experimento de la Historia

La era de los descubrimientos científicos

ibercampus.es/EFE
De momento, el LHC no ha hecho que el mundo sea engullido por un agujero negro y puede que Stephen Hawking termine perdiendo su apuesta. La cuestión es que los primeros pasos del acelerador más potente están siendo un éxito. Al menos, los implicados aseguran que ha llegado la gran era de los descubrimientos científicos. La información que genere el LHC, dicen, no cabría ni en una montaña de CD de 20 Km de altura.
SIGA EN VIVO EL ACONTECIMIENTO

En cuanto a la participación de España, es el quinto país en la lista de inversores del gran experimento de la Historia. Según publica Abc.es, además de el desembolse económico, nuestro país ha aportado parte de la investigación a través de organizaciones como el Instituto de Física Corpuscular (IFIC) o el Ciemat.

Años y millones de euros

Dos potentes detectores, el ATLAS y el CMS, asegurarán la certeza de los descubrimientos que surjan de las colisiones de protones en el mayor acelerador de partículas del mundo, que ayer funcionó con éxito por primera vez.

"A este nivel de energía y de complejidad es absolutamente importante que se confirme todo lo que se encuentre, necesitamos seguridad, por tanto un detector funciona como controlador del otro", explicó a Efe el físico español Juan Alcaraz Maestre, investigador del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN).

"Se han invertido muchos años y millones de euros en un proyecto único en el mundo, por eso necesitamos que haya un doble control", agregó Alcaraz.

Buen comienzo

El CERN logró ayer con éxito poner en marcha el gran acelerador de partículas (LHC en sus siglas en inglés) tras más de 20 años de investigaciones y más de un lustro de construcción.

Un haz con mil millones de protones recorrió un túnel de 27 kilómetros de largo en la dirección de las agujas del reloj.

Cuando la prueba se haya repetido diversas veces, los protones recorrerán el túnel en sentido contrario y al mismo tiempo y entonces colisionarán a un ritmo de seiscientos millones de choques por segundo.

Ese será el momento en que comenzarán a funcionar los cuatro detectores (ATLAS, CMS, ALICE y LHCb), que recogerán la información de esas colisiones y la almacenarán.

"ATLAS y CMS son muy parecidos, aunque tienen planteamientos diferentes son equivalentes porque van a estar atentos a lo que ocurra en general, no van a buscar nada concreto como ALICE o LHCb", señaló Alcaraz, quien insistió en que es necesario tener dos para acentuar el control.

Básicamente ATLAS y CMS tienen diferencias de tamaño y peso dado que el primero es mayor pero más liviano (46 metros de largo, 25 de ancho, 25 de alto y 7.000 toneladas de peso) y el segundo lo contrario (21 metros de largo, 15 de ancho, 15 de alto y 12.500 toneladas).

Almacenar toda la información

Ambos funcionaron ya ayer: "Las condiciones no han sido las mismas con las que se trabajará en el futuro (se ha usado menos energía- pero ya ha servido para comprobar que los detectores funcionan, de hecho ya estamos analizando los primeros datos obtenidos", especificó el científico español.

Los dos mayores detectores -en ambos trabajan más de 2000 personas- tratarán de identificar nuevas partículas, entre ellas el famoso bosón de Higgs, que nadie sabe si existe pero que es la clave para explicar como funciona la materia en nuestro universo.

"Según la teoría deberíamos encontrarlo, sino, quiere decir que tenemos que encontrar otra cosa, porque nosotros estamos aquí, somos reales y tenemos materia", afirmó Alcaraz, quien agregó:

"Eso es lo fascinante de este proyecto, que tenemos la certeza de que haremos decenas de nuevos descubrimientos".

De interés

Artículos Relacionados