domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa fijación del hombre con el sexo tiene su explicación científica
Cuestión de cerebros

La fijación del hombre con el sexo tiene su explicación científica

ibercampus.info
El área dedicada a la "búsqueda sexual es 2,5 veces mayor en el cerebro de un hombre que en el de una mujer, según Louann Brizendine, neuropsiquiatra, escritora y profesora de la Universidad de California. En su nueva publicación, "El cerebro masculino", Brizendine profundiza en su teoría sobre las diferencias morfológicas, químicas y hormonales entre los cerebros de ambos sexos, que en su opinión son el origen de los distintos comportamientos entre unos y otras.

 

Aunque genéticamente cada cerebro es distinto desde el mismo momento de la concepción, hasta las ocho semanas ambos (los de hombres y mujeres) son idénticos en apariencia”, indicó Brizendine.

“Las diferencias comienzan a manifestarse en la octava semana de embarazo, cuando los testículos inician la segregación de testosterona”, prosiguió, que “entre otras cosas provoca que el área dedicada al instinto sexual sea 2,5 veces mayor en el cerebro del hombre, al igual que los circuitos dedicados a la localización espaciovisual, a la orientación o al sentido territorial”, añadió la experta.

En cambio, Brizendine defendió que el cerebro de la mujer dedica más espacio que el del hombre a pensamientos relacionados con los cuidados, en especial cuando llega a la maternidad), y que “tiene una mayor capacidad para procesar la expresión de emociones no verbales, como el tono de la voz o la expresión facial”.

Asimismo, apuntó que el modo en que hombres y mujeres se enfrentan a las emociones es también diferente: “Ellos lo hacen desde un punto de vista más cognitivo y racional y ellas, que poseen más ‘neuronas espejo’, desde la empatía".

“Todas estas distinciones se aprecian también en los juegos de los niños”, que según Brizendine eligen unos juguetes u otros en función de sus diferencias cerebrales.

Así, la mayoría de los niños (en torno al 90%) prefieren artículos con ruedas o armas, explicó, mientras que “alrededor del 90% de las niñas se decantan por juegos de relación o por muñecas, con las que poner en práctica sus habilidades para el cuidado”, agregó Brizendine.

La doctora subrayó no obstante que “esta información debe ayudarnos a entender cómo el cerebro de un hombre y el de una mujer procesan un mismo hecho de manera diferente y acabar así con la guerra de sexos”, en especial en una situación económica como la actual, “en la que se necesitan los mejores cerebros y los más creativos, con independencia de si pertenecen a un hombre o a una mujer”.

De hecho, la plantilla directiva ideal para las grandes empresas debería reflejar una proporción adecuada de ambos, pues “si ellos deciden más rápido, ellas captarán mejor las intenciones no verbalizadas en una negociación”, opinó Brizendine.

De interés

Artículos Relacionados