lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa formación de adultos o permanente pierde un 10% de cobertura en...
Tres de cada 10 alumnos de 15 años, en un curso inferior

La formación de adultos o permanente pierde un 10% de cobertura en España y en Europa gana otro 20%

Redacción
La formación de adultos o permanentes ha caído en España del 10,8% al 9,9% de la población de 25 a 64 años (durante la crisis iniciada en 2007, cuando más se necesitaba por subir el paro, sobre todo entre las mujeres. Frente a ese 10% de pérdida, en la media de la Unión Europea, con la mitad de paro, la cobertura media se elevó entre el 2007 y el 2017 desde el 9,2% de la población hasta el 10,9, ganando así un 20%. Al final 3 de cada 10 alumnos de 15 años estaban además en un curso inferior.

El Indicador de formación permanente o de adultos, considerado cada día más importante durante las primeras décadas de digitalización y que tiende a mayor relevancia con los esperados efectos de la inteligencia artificial y o robotización (Kai-Fu Lee vaticina que para 2035 el 40% de los trabajos del mundo podrían ser automatizados),  es uno de los utilizados como punto de referencia general de la Estrategia 2020 de los sistemas educativos y formativos en la UE y registró sus mayores retrocesos a partir del 2012 coincidiendo con la llegada al Gobierno del PP de Mariano Rajoy, al igual que otros indicadores educatios más afectados includo por los recortes de este tipo de gasto público. En los primeros años de crisis económica, desde el 2017 hasta entonces, el total de población beneficiada por la educación permanente subio del 10,8% al 11,2%, mientras que en la media de los28 países europeos se mantenia invariable en el  9,2%. Pero desde el 2012 la media europea se elevó desde el 9,2% hasta el 10,9%, mientras que la española bajaba desde el 11,2% al 9,9% de la población de 25 a 64 años.

Esas tendencias se reprodujeron y ampliaron en lo que afecta a la inclusión de las mujeres, cuya exclusión ha sido en el caso reciente de España mayor a partir de 2012. En efecto, desde el 2007 aún gobernando el PSOE de Zapatero la formación permanernte de las mujeres se incrementó desde el 11,9% de las mismas hasta el 12,1%, mientras que a partir de la llegada  en 2012 del PP de Rajoy al poder  descendió desde ese 12,1% hasta el 10,6% de 2017. Entre tanto, en la media europea descendía la tasa de formación permanente femenina desde el 10,1% al 9,9% pero a partir de entonces se elevó hasta el 11,8%, aun cuando en este mismo periodo asistñiaa a movimientos de signo contrario en los países más avanzados: en Dinamarca bajaba del 37,8% al 31,4% y en países como Reino Unido desde el 28,4% al 31,5%, pero en Suecia y Finlancia por el contrario subía desde el 33,9% al 37,5% y desde el 28,4% al 31,5·.

Los porcentajes previos de promoción y de titulación de las mujeres son, sin embargo,  mejores que los de los hombres en los diferentes niveles educativos, así se puede destacar que la tasa bruta de Graduados en ESO es 84,7% para las mujeres y 74,3% para los hombres, y en Grado Universitario es 50,9% para las mujeres y 32,1% para los hombres.

Un 20% de mayor esfuerzo educativo europeo

Estas y otras diferencias o divergencias entre España y la media europea se han acentuado mientras que el esfuerzo educativo público,  medido por el gasto público total en educación en relación con el producto interior bruto (PIB) es en España un 20% menor que en la media de los 28 países miembros de la Unión Europea. Los últimos datos comparativos se refieren a 2015 e indican que España gastaba en ello 4,16% de su PIB, mientras que en media de la Unión el nivel era del 5,04%, según el informe Las cifras de la educación en España 2016-2017.

Las mayores diferencias entre España y el conjunto europeo se centran en la educación superior o universitaria, que pese a ser menor en términos de población representa la mayor partida de ese esfuerzo educativo público: el 1,79% del PIB en España y el 2,35% en los 28 países de la Unión Europea.Le sigue en ambos casos la educación primaria, el 1,14% del PIb español y el 1,20% del conjunto europeo, luego la educación secundaria o postsecundaria (0,75% España y 0,99% los 18 paíes de la Union Europea) y finalmente la educación primaria (0,47% del PIB español y 0,50% del europeo).

Esas diferencias se deben principalmente a que el gasto medio por alumno es mayor en el resto de Europa que en España, como sucede con el nivel de renta per capita. Ese mismo año 2015  el gasto era en educación superior española de 9.350 euros en paridades de poder de compra y en la media europea de 11.409 euros. Las diferencias se atenuaban al bajar de nivel: 6.548 euros por alumno de secundaria español frente a los 7.243 de media europea, y 5.469 euros la primaria contra los 6.242 europeos. Ello arrobaja una media para toda España de 6.517 euros por estudiante, casi un tercio de los 16.684 euros de Luxemburgo, si bien el resto de los paises bajaban a 10.740 euros Austria, 9.154 países bajos, 9.110 Bégica, 8.919 6 Alemania y  8.039 5 Francia, entre otros.

Esde coste es por lo general mayor en la educación pública que en la privada o concertada, cuya cuota era del 27,8%  del total de la escolarización en primaria el curso 2015-16 y el 28,2% en la secundaria de primera etapa, para bajar luego al 18,5% en secundaria de segunda etapa, y 11% en terciaria de ciclo corto.

No obstante, el gasto público en educación, cuando ya remontaba de la crisis toda Europa,  subió el año 2016 en España a 47.581,7 millones de euros, el 4,25% del PIB%, 0,09 puntos de PIB. Por tipo de administración, la mayor parte (83,8%) lo financiaban las comunidades autónomas. Al Ministerio de Educación y FP le corresponde 4,7%. El resto se completa con las administraciones locales, otros ministerios, consejerías y las cotizaciones sociales imputadas.

Datos resaltados por el Ministerio de Educación

​Este anuario estadístico publicado por el Ministerio de Educación y Formación Profesional muestra los aspectos más significativos de la educación en nuestro país, si bien los datos extraídos por los servicios de prensa del Ministerio se centran en los niveles de primaria y secundaria, indicando que tres de cada 10 alumnos de 15 años estaban en un curso inferior al que les correspondía en 2016-2017.

El informe muestra los aspectos más significativos de la educación en nuestro país. En términos generales, 9.234.186 de alumnos cursaron enseñanzas no universitarias. De ellos, 8.135.876 pertenecían al régimen general, 837.611 al régimen especial y 260.699 a la oferta para adultos.

Estos estudiantes se distribuían a su vez en 28.211 centros de régimen general, 2.046 de régimen especial y 1.468 para adultos, y estaban asistidos por 738.921 docentes (688.466 de régimen general, 39.869 de educación especial y 10.586 de educación para adultos).

De los datos relativos al profesorado, la amplia mayoría es femenina, con un 66,5% de mujeres. Esta cifra se eleva al 71,9% en las enseñanzas de régimen general no universitarias y, dentro de este, alcanza su máximo en los centros de educación infantil con un 97,6%.

La escolarización en nuestro país es prácticamente plena desde los tres años (96,3%) hasta los 16 (96%), descendiendo de forma progresiva a partir de esa edad. En 2017, el indicador de abandono temprano de la educación-formación, definido como el porcentaje de la población de 18 a 24 años que no ha alcanzado el nivel de segunda etapa de secundaria y no sigue ningún tipo de educación, se situó en el 18,3% ─21,8% en los hombres y 14,5% en las mujeres─, un punto por debajo del año anterior pero la tercera más alta de Europa y lejos aún del 10% marcado como objetivo por la estrategia Europa 2020.

Por otro lado, la tasa bruta de población que finaliza la ESO con el título de graduado fue de 79,3% en el curso 2015-2016. En las enseñanzas secundarias postobligatorias esta tasa fue de 57,4% para el Bachillerato y de 24,7% para la FP de grado medio, título de técnico, y de 27,8% para la FP de grado superior.

En cuanto a la relación alumnos por profesor, España, con 13,6 alumnos por profesor en primaria, se situó en 2015-2016 por debajo de la media de la Unión Europea (14,4) y de la OCDE (15). Esta ratio también es inferior en los dos niveles de secundaria: 11,7 frente a 12,3 y 12,7 en la primera etapa, y 10,7 frente a 12 y 12,9 en la segunda.

Casi 860.000 docentes, el 66,5% mujeres 

En el curso 2016-2017 la cifra de profesorado que imparte enseñanza en el sistema educativo asciende a 859.304 profesores. El 80,1% lo hace en enseñanzas de Régimen General no universitarias, el 14,1% en E. Universitaria, el 4,6% en enseñanzas de Régimen Especial y el 1,2% en las enseñanzas específicas de Educación de Adultos.

Las mujeres son amplia mayoría en el profesorado que imparte enseñanzas en el sistema educativo, 66,5%. Esta cifra se eleva al 71,9% dentro del profesorado de enseñanzas de Régimen General no universitarias y, dentro de este profesorado, alcanza su máximo en los Centros de E. Infantil, 97,6%. Mientras que en la E. Universitaria se sitúa en el 41,3%, siendo mayoría la cifra de hombres.

El profesorado de 50 y más años representa el 33,2% de los Maestros, el 38,1% del Profesorado de E. Secundaria y el 48,0% del profesorado de E. Universitaria. Por su parte, el profesorado de menos de 40 años significa respectivamente 40,1%, 25,1% y 19,4%.

El número medio de alumnos por profesor en los centros de enseñanzas de Régimen General no universitarias es de 12,5 (11,5 en los centros públicos y 15,1 en los privados).

 

 

De interés

Artículos Relacionados