viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEmpresas y RSCLa Fundación IFRS pone en marcha la creación de los estándares de...
La normativa contable como referencia

La Fundación IFRS pone en marcha la creación de los estándares de reporting de sostenibilidad

La Fundación IFRS está trabajando en un marco normativo estándar, como el aplicado en contabilidad, que sirva como referencia para el reporting de la información de sostenibilidad. El objetivo es lograr que la información de las compañías sea comparable, transparente y de calidad, para el funcionamiento óptimo de los mercados financieros. Los contables juegan un papel importante en la puesta en marcha de este nuevo reglamento corporativo.

AG

La Fundación IFRS (International Financial Reporting Standards) es una organización independiente, organizada con carácter privado, sin ánimo de lucro, que trabaja para servir al interés público. En 2001 se estableció junto al Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (NIIF) para establecer una serie de normas contables que aportaran transparencia, rendición de cuentas y eficiencia a los mercados financieros de todo el mundo. De esta forma se fomenta la confianza y la estabilidad de la economía global.

En España están obligadas a utilizar esta normativa internacional, en paralelo a la normativa local, las empresas que cotizan en bolsa. De esta forma, los inversores pueden acceder a información comparable, lo que facilita la transparencia y fortaleza de los mercados financieros y las compañías que los componen.

Tras 20 años de experiencia en implementar una normativa estándar y establecer frecuentes cambios, a partir de ahora van a trabajar, además, en crear una normativa estándar que homogenice el reporting de la sostenibilidad de las compañías.

Este nuevo estándar está siendo desarrollado por el International Sustainability Standards Board (ISSB), institución creada bajo el paraguas de la Fundación IFRS  y liderada por Emmanuel Faber, ex CEO de Danone, donde desarrolló numerosas iniciativas para encaminar la compañía hacia la sostenibilidad.

El objetivo de la normativa creada por el ISSB, será cubrir los temás más importantes relativos a sostenibilidad, los llamados ASG o ESG (medio ambiente, social y buena gobernanza), aunque la previsión es comenzar por los asuntos climáticos. La intención previa es desarrollar un estándar general y otro por sectores, de la misma forma que ahora lo ofrece el Sustainability Accountingn Standards Board (SASB), uno de los marcos existentes en Estados Unidos y no obligatorio en los que se va a basar el nuevo reporting.

Según informaba la consultora Deloitte en Noviembre de 2021, este nuevo estándar se espera que esté basado en dos ejes; uno el relativo a la sostenibilidad general (ESG) y otro relativo al clima. En una entrevista en The Economist, Emmanuel Faber manifestaba la necesidad de converger con el IASB (International Accounting Standards Board), el consejo establecido dentro de la Fundación IFRS para las normas contables, de manera que se logre reportar la información relativa a la sostenibilidad de la misma forma que la información financiera, presentación clara y ordenada. Ambos estándares deberían ser compatibles y complementarios, de forma que evitaran en la manera de lo posible las brechas informativas y los dobles registros.

En este contexto, diversas fuentes, como el documento citado de Deloitte y el mismo Emmanuel Faber, coinciden en la función esencial que los departamentos financieros tendrán en la implantación de este nuevo reporting. Perfiles que conocen el mecanismo de extracción de información de todas las partes de la compañá, adaptación constante a los cambios en la normativa y del propio negocio, conceptos como el de materialidad, convergencia entre diferentes tipos de reporting y también alta capacidad de análisis.

Lo esencial, como en cualquier tipo de reporting, es que la información sea consistente y veraz, que haga a las compañías poder ser comparables entre sí mediante un lenguaje común. La tecnología también tendrá mucho que hacer por este propósito.

Existe incertidumbre respecto al estándar norteamericano, puesto que la SEC está trabajando en su propia normativa. En punto tan inicial como el actual, lo ideal sería que ambas instituciones consigan converger en una sola normativa o que esta fuera idéntica. Porque el objetivo último en ambos casos es aportar información y la transparencia en los mercados financieros.

 

 

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados