lunes,23 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEntrevistas"La inexistencia de un estándar dificulta comparar los instrumentos financieros"
Francisco Pérez Hernández, director del TFG premiado en UAM:

«La inexistencia de un estándar dificulta comparar los instrumentos financieros»

Redacción
Francisco Pérez Hernández, Profesor de Economía Financiera en el Departamento de Financiación e Investigación Comercial de la Universidad Autónoma de Madrid, ha sido el director de uno de los trabajos fin de grado premiados por el Colegio de Economistas de Madrid sobre activos financieros como los causantes de la última crisis, y explica que "la inexistencia de un estándar dificulta comparar los instrumentos financieros".

¿Cómo es posible que casi 10 años después de la crisis iniciada en 2007 los activos de mayor riesgo entonces sigan sin ser comparables?

Si se refiere a los instrumentos derivados, es importante destacar que no son los de mayor riesgo en los mercados financieros. Constantemente se suele confundir al pensar que una mayor complejidad en la estructuración del producto conlleva mayor riesgo, en el caso de los derivados no es así. 

Respecto a la comparabilidad de criterios de valoración de este tipo de instrumentos financieros, a raíz de la crisis, la adaptación a las normas IFRS de la regulación contable y valoración a fair value en instrumentos financieros implica automáticamente un alto nivel de cumplimiento de las mejores prácticas internacionales, obviamente a condición de que efectivamente se dé cumplimiento a las políticas y procedimientos aprobados por las instituciones financieras. Sin embargo, lo que se plantea en este trabajo de investigación es que no existe un estándar en la elección de los inputs y ello conlleva dificultad al comparar dichos instrumentos financieros.

¿Esa falta de Regulación internacional implica que hoy la economía mundial sigue siendo tan vulnerable como en 2007 a otra nueva crisis de confianza?

La aplicación de los criterios internacionales permite una correcta valoración de los instrumentos financieros. No obstante, corresponde a las instituciones financieras garantizar que los modelos de valoración elegidos son técnicamente fiables y correctamente aplicados. Así, deben atenderse las medidas propuestas por el Comité de Basilea que, a diferencia de las IFRS superan lo puramente contable y cuantitativo, buscando fortalecer aspectos de gobierno corporativo, gestión de riesgos, auditoría y control. 

La inexistencia de un estándar en la elección de inputs para el cálculo del fair value de los instrumentos financieros, implica la necesidad del máximo rigor por parte del Banco en el establecimiento de los procedimientos y métodos para su estimación. Por tanto, valorar un instrumento derivado o estructurado no implica sólo aplicar solo una fórmula, sino que deben tenerse en cuenta las características propias del instrumento, así como la elección correcta de los inputs para poder modelizar correctamente su fair value.

¿Por qué no hay un acuerdo internacional al respecto si los mercados son hoy globales?

La constante evolución de los mercados financieros  y adaptación a los mismos en la actualidad dificulta, sin duda, los posibles acuerdos de metodología de elección de inputs y valoración de este tipo de instrumentos financieros. Sin embargo, existe gran disponibilidad por parte de las entidades financieras y otras instituciones gubernamentales e incluso el mundo académico para sentar las bases de una posible estandarización de procedimientos. Lo cierto, es que los últimos eventos políticos y económicos que se han experimentado (el Brexit, la elección de Trump entre otros) dificultan que se lleguen a acuerdos de cualquier tipo. Debemos primero, tratar de mandar un mensaje de confianza mediante la unificación de esfuerzos y no la separación de los mismos.

¿Dificultará o facilitará el gobierno de Trump esa normativa?

El año se termina y las referencias de la próxima semana en EEUU cerrarán el año 2016 con una reactivación de las subidas de tipos por parte de la Fed con un alza de +25 p.b hasta situar su nivel superior en 0,75%. Dicho movimiento no supondrá ninguna sorpresa al estar más que descontado, así que las miradas ya están puestas en 2017 sobre lo que hará el Gobierno de Trump. Por tanto, debemos esperar a ver las medidas que se vayan a tomar y aprovechar la oportunidad en el momento adecuado para plantear sobre la mesa una mejor regulación de los mercados financieros.

De interés

Artículos Relacionados