martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa infanta alega fe en su marido para declararse inocentes
Es copropietaria del 50% del instrumento de fraude fiscal

La infanta alega fe en su marido para declararse inocentes

Redacción
La infanta Cristina se amparó este jueves, al declarar como acusada en el caso Nóos de dos delitos fiscales, en la "confianza" que tiene en su marido, Iñaki Urdangarin, para explicar su participación en la sociedad Aizoon, de la que es copropietaria al 50%. Se mostró "absolutamente convencida" de la inocencia de su marido. Doña Cristina, que sólo respondió a las preguntas de su abogado, Pablo Molins, defendió que nunca fue escudo fiscal ante Hacienda ni figuró en Aizoon para eludir al fisco.

La Casa Real se está viendo afectada mediática mente por el juicio, al margen de la posible sentencia, por quedar claro que conocía y supervisaba operaciones del caso basadas en conseguir recursos de administraciones públicas. Ello aumenta el interés de la  prensa empresa española y extranjera. En la primera, las informaciones y sobre todo los juicios editoriales muestran algunas discrepancias: La declaración de la Infanta, nueva prueba de independencia judicial (opina EL PAÍS), y La irresponsabilidad de la Infanta (dice EL PERIÓDICO).

La infanta Cristina se amparó ayer, en su declaración como acusada en el caso Nóos de dos delitos fiscales, en la "confianza" que tiene en su marido, Iñaki Urdangarin, para explicar su participación en la sociedad Aizoon, de la que es copropietaria al 50%. Asimismo, se mostró "absolutamente convencida" de la inocencia de su marido. Doña Cristina, que sólo respondió a las preguntas de su abogado, Pablo Molins, defendió que nunca fue escudo fiscal ante Hacienda ni figuró en Aizoon para obtener beneficios tributarios. Además, negó haber tenido jamás cuentas en paraísos fiscales, salvo la que ahora utiliza en Suiza por residir en Ginebra.

Durante su declaración, la Infanta hizo hincapié en que no tiene ningún conocimiento fiscal o contable y explicó que era su marido quien se "encargaba de las gestiones económicas de la familia", y el que adoptaba las decisiones en Aizoon bajo la tutela de su asesor fiscal. Aclaró que las decisiones las tomaba su marido, que ella no tenía poderes en la sociedad, ni recibía sus extractos bancarios, ni tampoco usaba la tarjeta visa corporativa a su nombre, ni asistió a ninguna junta, aunque su rúbrica aparece en las actas. "Me las pasaban a la firma y por la confianza que tenía en mi marido y en sus asesores, la firmaba", afirmó.

Sobre la constitución de Aizoon en 2003, dijo que no tenían "ninguna prohibición" de la Casa Real para crear una empresa. Ella se asesoró previamente con el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, mientras Urdangarín lo hacía con Federico Rubio. Señaló que la crearon "para canalizar los ingresos derivados del trabajo profesional en asesoría y consultoría" de su marido, y que ella firmó como copropietaria por "confianza" en él.

La Infanta explicó que su marido se encargaba de las "gestiones económicas" de la familia, que ambos se ocupaban de sus hijos, y que ella asumía la "agenda" familiar, además de atender actos institucionales. Al respecto, señaló que Aizoon no era un "tema" del que hablaran.

Doña Cristina sólo está acusada por el sindicato Manos Limpias, que pide ocho años de prisión como supuesta cooperadora en dos delitos fiscales. Al inicio del interrogatorio, la letrada del sindicato, Virginia López Negrete, lanzó una retahíla de preguntas que no tuvieron respuesta. La presidenta del tribunal la llamó la atención por hacer valoraciones. Por su parte, el abogado de la Infanta, Pablo Molins, se quejó ante las preguntas de López Negrete al entender que "la gran mayoría" eran "claramente improcedentes e impertinentes".

Urdangarin desvincula a su mujer y al rey Juan Carlos de sus negocios privados

Iñaki Urdangarin concluyó su declaración desvinculando a su mujer, la infanta Cristina, y a su suegro, el rey Juan Carlos, de sus negocios privados. Al ser preguntado si el Rey intercedió en sus negocios, respondió categóricamente: "En ningún momento". Urdangarin afirmó que nunca se pretendió usar a la Infanta como "escudo fiscal" cuando ambos crearon la empresa. Además, subrayó que ella "nunca ha intervenido en la economía familiar", un aspecto del que se encargaba él personalmente.

En cuanto a la razón de que la Infanta figurara como copropietaria de Aizoon, dijo que la incluyó en la sociedad por "ilusión". "Simplemente era un tema de ilusión de compartir el proyecto de Aizoon con ella y hacerla participe de la sociedad", declaró. Urdangarin aclaró que la empresa se creó para canalizar sus honorarios profesionales y que ella no podía hacer ninguna gestión porque no tenía poderes. Además, aseguró ante la Audiencia de Palma que nunca han tenido cuentas en paraísos fiscales.

La imagen de la Infanta en su declaración ante el tribunal acapara las primeras de todos los diarios, que también coinciden en sus titulares, en los que reflejan las palabras de Doña Cristina, en las que muestra su "confianza" en su marido y en su inocencia.

De interés

Artículos Relacionados