Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

martes, 17 de julio de 2018  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
La RSC eleva cotizaciones de las empresas españolas, además de hacerlas más rentables
Competencia multa a Viesgo con 6 de millones € por manipular precios
Familiares de Cospedal venden dos colegios concertados que les adjudicó el PP de Aguirre
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
"El deporte activa el aprendizaje y la memoria"
El tirón de artículos académicos, y aún más de las tesis, oculta el deterioro del I+D español
Tezanos deja por el CIS la Ejecutiva del PSOE y la UNED, tras las críticas de PP y Ciudadanos
 Universidades





















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los factores de impacto de las revistas científicas son fake news"
"La idea de que la sostenibilidad es un coste está desapareciendo rápidamente"
"Retrasar la atención temprana pone en riesgo la autonomía del niño"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
La AECID y el programa ACERCA contribuyen para el fortalecimiento de la cultura etíope
Las agencias privadas que compiten con el SEPE dejarán de buscar empleo a los parados
empleo publico
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
España se implicará más en los proyectos del Banco de Desarrollo de América Latina
Abierta la convocatoria de Premio Latinoamericano al Buen Gobierno Municipal 2018
La RAE,obligada a regalar su Diccionario por caer ventas y con 65 millones de consultas "on" al mes
TENDENCIAS Ampliar +  
10 tecnologías que emergen como más importantes
Taxis voladores a probar por Audi y Airbus en Alemania
"La inteligencia artificial estará en todas partes en unos años"

La investigación en la UE no contribuye a la convergencia


Este artículo trata de poner de manifiesto que tal y como están diseñados los programas de investigación que financia la UE, éstos no contribuyen a la convergencia entre los Estados; por el contrario, incrementan la divergencia entre los mismos. Las diferencias en términos per cápita de los recursos empleados en investigación entre los Estados, son incluso mayores de las que existen en renta.
Transitar por Eurolandia 13 de mayo de 2013 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


Como es sabido, el Tratado sobre la Comunidad Europea de la Energía Atómica (más conocida por EURATOM), que entró en vigor en 1958, tuvo por finalidad la coordinación de la investigación entre los Estados para el uso pacífico de la energía atómica. Por lo tanto, el interés comunitario en este campo se limitó inicialmente a este subsector de la energía. Dos décadas después, la Comisión se interesó por extenderla a otras áreas y puso en marcha el programa ESPRIT (European Strategic Programme for Research in Information Technologies), que se inició en 1984 cuando todavía esta materia permanecía al margen de las competencias de la entonces Comunidad Económica Europea (CEE).
 
Fue el Acta Única Europea (AUE) de 1987, el primero de los tratados que incorporó la investigación al ámbito de las competencias de la CEE ya con operatividad en todas sus vertientes. En buena parte ello se debió a la crisis de los setenta que había originado en este campo un considerable retraso de las Comunidades Europeas en relación con sus dos competidores más directos: Estados Unidos y Japón. Dicho retraso no era sólo resultado de una menor atención financiera de los Estados a sus programas de investigación, sino y muy especialmente, de su fragmentación en un contexto internacional de creciente globalización.
 
La reflexión más profunda que hasta esos momentos se había hecho, tuvo lugar en 1993 con la publicación, por la Comisión, del Libro blanco sobre crecimiento, competitividad y empleo. En este trabajo se señalaba que: “En la actualidad el mundo está asistiendo a una mutación de los sistemas de producción, la organización del trabajo y las pautas de consumo cuyos efectos van a ser comparables a los de la primera revolución industrial. Esta mutación se debe al desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación. En concreto, las tecnologías digitales están haciendo posible, con un rendimiento muy alto, la integración de la transmisión de datos e información (sonido, texto e imagen) en único sistema de comunicación”. La Comisión detectaba que en la investigación comunitaria existían tres grandes problemas: el primero, una insuficiencia de recursos (públicos y privados) destinados a la misma; el segundo, una falta de coordinación de los programas estatales entre sí y de éstos con los comunitarios; y el tercero, la pobre explotación que se hacía de los resultados obtenidos (medido por el número de patentes).
 
El vigente Tratado de Lisboa (TL), que dedica a la de Investigación y desarrollo tecnológico y espacio el título XIX del TFUE (Arts. 179 a 190), incluye este ámbito en el de las competencias compartidas entre la UE y sus Estados; y más concretamente, entre las competencias no concurrentes, al que también pertenecen la Cooperación al desarrollo y la Ayuda humanitaria. Es decir, una política que puede ser desarrollada tanto por la Unión como por los Estados (a diferencia de las competencias compartidas concurrentes que si las desarrolla la Unión, no pueden hacerlo los Estados).
 
Hay que señalar otra diferencia importante, en este caso entre los programas de investigación que financia la Unión y las grandes políticas de gasto de ésta, como son la agraria y la de cohesión. Tal diferencia consiste en que mientras en estas últimas los gastos se distribuyen por Estados con arreglo a unas cuotas de reparto que se negocian en la aprobación de los correspondientes marcos financieros plurianuales, los de investigación tienen carácter competitivo; esto es, la Comisión los adjudica a los proyectos que considera más idóneos, con independencia del país que los lidere. En principio, esta fórmula parece sensata y seria razonable que se extendiese al conjunto de las políticas de la Unión; sin embargo, ello requeriría que el grado de desarrollo entre los Estados fuese bastante similar; pero al no ser así, dicha competitividad a quien más beneficia es a los Estados más ricos, que son los que tienen más tradición y cuentan con recursos suficientes para financiar la parte que les corresponde (la financiación de la Unión oscila entre el 50y 100%, dependiendo de los casos). Por dicha razón, seria necesario, entre otros requisitos, que los Estados cuya renta per cápita no alcanzase un determinado umbral no tuviesen que aportar ninguna financiación propia para concurrir a los programas comunes de investigación.
 
Otra de las novedades que introduce el TL es la de incorporar a su contenido el Espacio Económico de Investigación (EEI), más conocido por European Research Area (ERA), que fue creado en 2001 en el contexto de la Estrategia de Lisboa del año 2000. El EEI es una plataforma -que se espera completar en 2014- que tiene por objeto crear las condiciones apropiadas para mejorar la investigación a escala comunitaria para darle más potencia y difusión. Su finalidad es clara: tratar de realizar un uso más racional de la infraestructura y de los recursos científicos tanto físicos como humanos y financieros. Para ello es necesario crear redes que permitan incrementar los intercambios y coordinar la información en dicho espacio con el objeto de mejorar su eficiencia. En fin, el EEI tiene por objeto constituir en la UE una zona de investigación sin fronteras, una especie de mercado interior de la investigación, mediante la agrupación y coordinación de los recursos disponibles a escala de la Unión.
 
Los esfuerzos que viene realizando la Unión en el campo de la investigación –como en tantas otras políticas-, son tan significativos como limitados. Baste señalar que el total de recursos que destina el presupuesto común a la I+D+i no alcanza el 5% del total de los gastos de los Estados de la Unión en dicho campo. Por consiguiente, son los Estados los que financian y gestionan la práctica totalidad de los recursos destinados a la investigación y en muchos de ellos con una fuerte participación privada. Por esta razón, sin excluir otras, es difícil que se consigan los objetivos previstos, como ya ocurrió con la Agenda de Lisboa que, con un optimismo desmedido, la Comisión recomendó que se destinase a investigación un 3% del PIB de la Unión con el fin de convertir su economía en la más competitiva del mundo en 2010. Lejos de ello, el total de gastos en I+D + i de la Unión solo pasó del 1,85% del PIB en el año 2000 al 1,9% en 2008 y al 2% de 2011; y en lugar de convertirse en el área más competitiva, ha pasado a ser la que mayor crisis actualmente tiene en el mundo.

Globalmente consideradas, las inversiones de la Unión en investigación aparentemente no difieren considerablemente de las que realiza Estados Unidos: 256.631 y 296.000 millones de euros, respectivamente, en 2011. Sin embargo, en términos per cápita sí existe una gran diferencia: 510,5 euros frente a 950; esto es, la UE invierte en investigación por habitante el 53,7% de Estados Unidos. Pero el problema real no es solo de cantidad sino de las diferencias abismales que existen entre los Estados de la Unión, que superan con mucho a las que se dan en renta per cápita. Como puede apreciarse en la Tabla adjunta, en la que se han seleccionado una serie de países de la Unión, en 2011, el gasto per cápita en I+D+i de Suecia era 47 veces mayor al de Bulgaria. Mientras que los países nórdicos tales gastos superan con creces el 3,5% del PIB, en Bulgaria, Chipre, Grecia y Rumania, ni tan siquiera alcanzan el 0,5%. España, por ejemplo, que ocupa el último lugar en investigación entre los Estados desarrollados de la Unión, emplea aproximadamente un 60% de la media per cápita de ésta (en 2011, 307,3 euros frente a 510,5); de los 5.700 millones de euros totales (financiación pública y privada) que España destinó en 2000, se pasó a 14.701 en 2008, el máximo histórico alcanzado; a partir de ahí comenzó a descender, sobre todo la financiación pública -eso sin contar que una buena parte de lo presupuestado no se ejecuta-, de forma que si el descenso no ha sido aun mayor se ha debido al incremento de la inversión privada. Así, pues, ni en sus mejores años, el gasto público en investigación en España ha rebasado 1,4% del PIB.
 
Es obvio que con tales diferencias entre Estados y con una política competitiva como es la que nos ocupa, la convergencia que pretende el EEI no se conseguirá nunca. No deja de resultar curioso que mientras a los países periféricos se les han impuesto –por los propios socios de la Unión- unos recortes sin límites en sus gastos públicos que han afectado considerablemente a la inversión en investigación, los Estados más ricos han  incrementado esta rúbrica. De manera que la brecha en el gasto en investigación entre Estados de la Unión, lejos de reducirse, no ha cesado de incrementarse. Se da la paradoja que en tanto los Estados del Sur y del Este, que son los más afectados por la crisis, están llegando a la indigencia social por los severos recortes de todo orden en su estado de bienestar, los ricos del Centro y del Norte la han superado en buena parte gracias al incremento de su inversión en investigación. Esta es la realidad actual y no parece que las cosas vayan a cambiar en un futuro inmediato por la sencilla razón de que, aparte que la escasa incidencia que tiene el presupuesto de la Unión en gastos en investigación, la mayoría de los proyectos que financia revierten sobre los países más ricos, que son los que tienen capacidad para pagar la parte que les corresponde. En suma, la política de investigación de la Unión es una de las más injustas e insolidarias de todas las que ésta gestiona. Difícilmente puede existir competencia allí donde no hay recursos.
 
Actualmente se está debatiendo el programa marco de investigación para 2014-2020, que será dotado con unos 80 mil millones de euros para el conjunto del  periodo. Lo hace en el contexto de la Estrategia Horizonte 2020, en la que la investigación constituye, como es razonable, uno de sus elementos centrales. La Comisión nuevamente propone como objetivo una inversión en I+d+i del 3% del PIB a escala de la Unión, esta vez bajo el eslogan: Unión por la innovación. Se pretende que un tercio de la misma sea financiado por el sector público y los dos tercios restantes por el privado; de lograrse, se estima que el PIB de la UE se podría incrementar en dicho periodo en unos 800 mil millones de euros y que se podrían crear 3,7 millones de nuevos empleos. Pero tampoco se cumplirá en la mayoría de los Estados porque con unos recursos tan escasos por parte del presupuesto de la Unión y tan pésimamente distribuidos por Estados, la previsión suena a discurso hueco.

Gasto en investigación en la UE y en algunos de sus Estados(euros por habitante)
 
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
Media Unión Europea
384,9
387,4
396,9
411,2
438,5
462,9
481,2
474,2
491,8
510,5
Suecia
:
1.186,3
1.161,6
1.178,4
1.295,5
1.259,8
1.341,0
1.136,6
1.270,8
1.389,0
Dinamarca
863,2
901,8
907,2
941,3
998,5
1.077,7
1.223,8
1.282,0
1.311,3
1.337,4
Finlandia
929,8
961,3
1.006,5
1.045,3
1.096,2
1.183,0
1.296,3
1.274,1
1.302,7
1.332,7
Luxemburgo
:
949,8
984,0
1.023,4
1.201,3
1.242,4
1.279,0
1.256,9
1.178,3
1.187,5
Austria
580,9
622,4
644,7
735,2
765,5
829,1
907,4
895,2
953,3
983,2
Alemania
647,3
660,8
666,0
675,6
713,0
746,9
809,2
817,2
855,1
901,4
Holanda
543,1
565,0
582,4
599,3
622,9
632,2
640,2
631,3
657,1
738,0
Francia
562,1
558,8
573,0
577,1
599,5
617,5
641,6
664,6
670,6
690,6
Bélgica
504,4
500,0
519,8
531,5
563,8
600,6
638,7
642,1
658,7
690,0
Reino Unido
516,4
483,8
499,8
528,1
563,4
601,0
526,2
471,3
495,5
495,9
Italia
256,2
257,7
263,5
266,8
286,5
308,3
318,6
319,9
325,2
325,9
España
175,6
197,1
211,3
236,9
270,0
300,0
324,7
318,2
317,2
307,3
Portugal
99,6
98,0
106,0
114,1
150,1
186,1
243,5
260,1
258,4
240,4
Rumania
8,4
9,3
10,8
15,1
20,6
30,3
37,6
25,9
26,7
30,7
Bulgaria
10,3
11,3
12,7
13,7
15,7
18,2
21,8
24,3
28,5
29,3
Fuente: Eurostat


Otros asuntos de Blogs
El neoliberalismo, ¿un nuevo paradigma o una estafa científica?
Fermín Alcoba: un almeriense en los organismos internacionales
El contubernio catalán (III): El desenlace del Procés y el futuro de Cataluña
El contubernio catalán (II): La comunión nacionalista.
El contubernio catalán (I): Las tribus y el nacional populismo
Los grandes desafíos de la Unión (y V): Hacia la integración política. ¿Una Europa federal?
Los grandes desafíos de la Unión (IV): Las fronteras de la Unión y el problema turco
Los grandes desafíos de la Unión (III): Sin unión fiscal, no hay unión económica y monetaria real
Los grandes desafíos de la Unión (II): Adiós al Reino Unido (Brexit means Brexit)
Los grandes desafíos de la Unión (I). Planteamiento general
El Brexit, una gran oportunidad para consolidar la Unión
Sin controles eficientes, la democracia se debilita
La administración territorial: el descontrol institucionalizado
La casta política: la burbuja invisible
¿Por qué la corrupción es una constante estructural en la política española?
Corrupción y crisis económica en España
Consecuencias previsibles de una independencia unilateral de Cataluña
Elecciones europeas: más Unión y menos nación
Ante las falacias nacionalistas, los catalanes callan
La SAREB, ¿un banco malo o un hospital inmobiliario? (1)

COMENTARIOS
domingo, 02 de junio de 2013

Coplas y lamentos

Laureano Lázaro Araujo

# Publicado por: ¿Qué hemos hecho para merecer esto? ¿Qué se fue de la Estr tegia de Lisboa y de la Estrategia 2020? ¿Qué fue de tanta promesa, qué de tanta ilusión como trajeron? ¡Ay, Jorge Manrique, ay, ay...
domingo, 19 de mayo de 2013

¿Para qué Europa?

Manuel Ruiz

# Publicado por: Ustedes que tanto defienden la Unión Europea empiezan a darse cuenta de que los países ricos nos tenian engañados y ahora se olvidan de nosotros. Bueno, se han olvidado antes. Mucho esperar el aumento de la productividad gracias a la tecnologia y ahora no es de extrañar que Merkel solo se acuerde de la devaluación social. ¿Cómo van a querer compartir una Europa con mas conocimiento?
viernes, 17 de mayo de 2013

Alto y claro... ¿alguien dispuesto a recoger el testigo?

Beatriz Muñoz

# Publicado por: Llevamos tiempo siendo conscientes del (desastroso) lugar que ocupa España en las estadísticas de IDi con respecto a otros países desarrollados (aun así, me sigue produciendo bochorno comparar las cifras de gasto per cápita en investigación en la UE). De lo que probablemente no éramos tan conscientes es del proceso de divergencia que se está realimentando y que no hace sino acrecentar las distancias, dejando a países como España ´´fuera de juego´´ (con sus consiguientes efectos para el crecimiento y el empleo, a medio y largo plazo).

La competencia es buena para fomentar la excelencia, por lo que debe estar presente en los procesos de financiación de proyectos de investigación. Sin embargo estoy de acuerdo en que este factor no puede resultar en la práctica un criterio sistemáticamente excluyente. Por lo que me parece razonable la adición de otro criterio para corregirlo.

Pero lo que más me preocupa es que, en países pobres en investigación, resulta fundamental el apoyo institucional del sector público para salir de su atraso relativo. El sector privado, desde luego también lo es, pero se ocupará de áreas afines a sus intereses estratégicos, pudiendo dejar al margen otras investigaciones importantes para el bienestar social, así como algunas altamente costosas en términos de tiempo y/o financiación.

Las evidencias están ahí ¿encontraremos algún político con sentido de Estado dispuesto a tomar las acciones necesarias para iniciar una senda de inversión c
martes, 14 de mayo de 2013

interesante perspectiva

JOSÉ ANTONIO

# Publicado por: Gracias por mirar el tema desde una perspectiva crítica, porque normalmente los ´´científicos´´ esperan de la UE el ´´maná´´ para su actividad, mientras que los Estados se contentan con cifras que ni siquiera reflejan lo que realmente se destina a investigación. Es cierto que la política de investigación de la UE es injusta e insolidaria y es cierto que podría corregirse con mecanismos de participación asimétricos, pero al final estamos hablando de algo que efectos marginales de escasísima entidad (salvo en algún tema energético donde los intereses empresariales coinciden con los de los gobiernos y la UE). Pero es necesario reflexionar sobre ello.
lunes, 13 de mayo de 2013

Así no habra tampoco avances en la competitividad

Julian

# Publicado por: Sin esa convergencia en la investigación y el desarrollo tampoco Habra convergencia en la competitividad, por mucho quenla señora Merkel y sus aliados jaleen a la periferia con la necesidad de aumentrla. Enhorabuena al autor por tan excelente análisis, que no suele ser tratado con tan clarividente enfoque por los políticos ni siquiera por ñas publicaciones académicas. Esperemosmque Ibercampus alimente esa antorcha y anime al señor fernandez Navarrete a seguir en esa linea
  AÑADIR UN COMENTARIO  
  Nombre:  
  E-mail (*):  
  Titulo:  
  Comentario:  
 
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen de su izquierda
 
  * El e-mail nunca será visible  
      
  CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Los comentarios del website ibercampus.es tienen caracter divulgativo e informativo y pretenden poner a disposición de cualquier persona la posibilidad de dar su opinión sobre las noticias y los reportajes publicados. No obstante, es preciso puntualizar lo siguiente:
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de ibercampus.es y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Ibercampus.es declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
 
Suscríbete gratis a nuestro boletín
El Envés
Desconectar
José Carlos García Fajardo
Neuronas del alma. El intangible del cambio
Desarrollo de una estrategia nacional para impulsar la inteligencia artificial
Mar Souto Romero
Vanity Fea
Vox, la única oposición al golpe de Estado
José Ángel García Landa
Futurolandia
Reinventando empresas
Antonio Pulido
Inclusión financiera
El riesgo de nueva crisis financiera europea, aún evitable
Carlos Trias
¿Hay derecho?
¿Por qué es bueno para el consumidor que los bancos compartan datos positivos de solvencia?
Matilde Cuena Casas
Transitar por Eurolandia
El neoliberalismo, ¿un nuevo paradigma o una estafa científica?
Donato Fernández Navarrete
Sociedad Inteligente
Presentación del libro "2025: Bienvenidos a la Sociedad Inteligente"
Rafael Martinez-Cortiña y Mar Souto Romero
Your international partner on-line
Blockchain: la tecnología de moda
Ángel Luis Vazquez Torres
Infolítico
El peligro de Trump para la supremacía de EEUU
Gustavo Matías
Universidad y futuro
Fanny Rubio, perfil de una profesora universitaria
Eva Aladro Vico
Desde mi trastorno bipolar
El consentimiento informado de los pacientes de Salud Mental
Beatriz Tarancón Sánchez
Desde China
La ciudad china de Hangzhou gestiona su tráfico con inteligencia artificial
Di Wang
Miss Controversias
Las matemáticas en el desarrollo económico actual
Ana González
Cuestión de estilo
El lenguaje oscuro también puede ser una "jerga de rufianes"
Javier Badía
Economía sin dirigir
La Comunidad de Madrid, líder en creación de empleo de calidad
Iván Campuzano
Vueltas al conocimiento
El caso Asunta, la violencia simbólica contra las mujeres en los medios
Fátima Arranz
Gobierno y bien común
España será el epicentro de la nueva economía
Diego Isabel
Goliardos s.XXI
Suicidio de la democracia
J. A. Ventín Pereira
Economía Zen
Digamos no al miedo
Miguel Aguado Arnáez
Luces de Bruselas
Fondos Estructurales y Fondos de Inversión Europeos
Raúl Muriel Carrasco
¿Quiere un blog propio y leído en todas las universidades?
Infórmese aquí
LIBROS
El mundo que nos viene. Retos, desafíos y esperanzas del Siglo XXI
El Gobierno de la empresa
Antisistema. Desigualdad económica y precariado político
Migraciones Internacionales
La ineficacia de la desigualdad
Qué está pasando con tu Sanidad
TESIS Y TESINAS
España, 10º país en investigación en salud
cambio en Venezuela
Las mentiras tienen un 70% más probabilidades de ser retuiteadas que la verdad
Diversión y comodidad, principales principios orientadores de las TICs en la universidad
Cuando los estudiantes usan las herramientas tecnológicas sin fines educativos
Hasta en África SubSahariana la lucha contra la corrupción pasa por el gobierno electrónico
1 Desafío multiétnico
2 10 tecnologías que emergen como más importantes
3 Desconectar
4 Vox, la única oposición al golpe de Estado
5 Desarrollo de una estrategia nacional para impulsar la inteligencia artificial
6 Reinventando empresas
7 España se implicará más en los proyectos del Banco de Desarrollo de América Latina
8 Periodista español gana un Emmy a la mejor labor informativa
9 El neoliberalismo, ¿un nuevo paradigma o una estafa científica?
10 El riesgo de nueva crisis financiera europea, aún evitable
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
El área de Libre Comercio para África
Robotización, neofeudalismo y renta ciudadana
Selectos extremeños
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS