martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa mayoría de las ´app´ para niños roban datos personales, según un...
Generalmente lo hacen además sin el permiso paterno

La mayoría de las ´app´ para niños roban datos personales, según un estudio que analizó casi 6000

Dung Tran
Tras analizar 5.855 aplicaciones (´apps´) para niños, se ha descubierto que un 57% puede estar violando la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA, por sus siglas en inglés) en vigor en EE.UU. Miles de las aplicaciones probadas recogieron y compartieron con terceros los datos personales de niños menores de 13 años sin el permiso de los padres.

Así lo indica un estudio internacional a gran escala, del que es coautor Narseo Vallina-Rodriguez, investigador del Instituto IMDEA Networks en Madrid (España) y de ICSI, el Instituto Internacional de Ciencias de la Computación de la Universidad de California, Berkeley (EE.UU.). Habián 

Los servicios de publicidad en línea y monitorización de usuarios están en su mayor parte destinados a compartir datos con terceros, según el estudio, que se publica en la revista Proceedings on Privacy Enhancing Technologies y se presentará en el Privacy Enhancing Technologies Symposium (PETS 2018) que se celebrará el próximo mes de julio en Barcelona.Los investigadores encontraron que el 28% de estas aplicaciones accedieron a datos confidenciales protegidos por permisos de Android y que el 73% de las aplicaciones probadas transmitieron datos confidenciales a través de internet.

Entre las aplicaciones analizadas, el 4.8% presentaron "violaciones claras cuando compartían información de ubicación o contacto sin consentimiento, el 40% compartieron información personal sin aplicar medidas de seguridad razonables, otro 18% compartieron con servicios o socios empresariales identificadores persistentes (como el IMEI del móvil) para fines prohibidos, por ejemplo la publicidad dirigida, y un 39 % no parecen tomar medidas suficientes para proteger la privacidad de los niños", de acuerdo con el coautor Narseo Vallina-Rodriguez.

"Si bien acceder a un recurso confidencial o compartirlo a través de Internet no significa necesariamente que una aplicación viole COPPA, ninguna de estas aplicaciones logró el consentimiento paterno verificable: si la prueba automatizada que realizamos fue capaz de activar la funcionalidad, entonces un niño también lo haría", afirman los investigadores.

Además, muchas de estas aplicaciones utilizan servicios proporcionados por terceros cuyos términos de servicio prohíben su utilización en apps dirigidas a menores. Por tanto las apps que integran el software de tracking proporcionado por estos servicios no solo pueden estar infringiendo COPPA, sino los términos legales por los que se rigen dichos servicios. Un ejemplo de estos terceros, de entre los muchos que menciona el estudio, es el servicio Crashlytics cuyo propietario es Alphabet (multinacional matriz de Google).

Cada una de las apps estudiadas fue instalada, de media, más de 750.000 veces, lo que significa que pueden estar siendo potencialmente utilizadas en millones de dispositivos a escala global. De hecho, multitud de las aplicaciones y juegos infantiles más populares disponibles, en su mayoría gratuitamente, en la tienda Google Play, hacen un seguimiento o ‘tracking’ potencialmente ilegal del uso que realizan los niños.

Entre las aplicaciones analizadas se incluyen algunas muy populares como los juegos ¿Dónde está mi agua? de Disney y Minion Rush de Gameloft, así como Duolingo, un app para el aprendizaje de idiomas. Disney, Gameloft y Google han declarado a medios internacionales en respuesta a este estudio que la protección de los derechos de los niños es de gran importancia para ellos y se han comprometido a investigar lo sucedido.

La ley existe en EE UU y a finales de mayo la Unión Europea pondrá en funcionamiento la nueva legislación GDPR (en España será conocida como RGPD) para la regulación de la privacidad en internet. Esta ley paneuropea está orientada a atajar y controlar el uso fraudulento y transnacional de la ingente cantidad de datos personales que fluyen en la red, un negocio en boga de compra-venta de datos, que es desconocido para el consumidor, a pesar de ser su producto estrella.

No obstante, según Vallina-Rodriguez, “hasta la fecha, estos intentos reguladores parecen haber tenido poco efecto en frenar estas prácticas. Todavía hay innumerables ejemplos de juegos y aplicaciones para niños que utilizan servicios de terceros que recopilan datos de seguimiento sin el consentimiento de los padres".

Los resultados de este estudio agravan la candente preocupación sobre la escasez de transparencia de las empresas a las que día a día adultos y menores, padres e hijos, confiamos información altamente sensible. "De acuerdo con nuestros datos, no está claro que la autorregulación de la industria haya resultado en estándares de privacidad más elevados; algunos de nuestros datos sugieren lo contrario. Por lo tanto, la autorregulación de la industria parece ser ineficaz", escribieron los investigadores. Según ellos, se requieren esfuerzos centralizados de regulación y control por parte del gobierno ya que la violación de los derechos de los consumidores es prevalente y masiva. 

La tecnología no es un “accidente”, viene a este mundo por el descubrimiento de la inteligencia de los seres humanos, nos acomoda la vida y va a quedarse, forma parte del entorno como otras cosas. Una buena preparación a nuestros hijos para ese entorno es forma adecuada para seguir explotando la sabiduría de la humanidad y mejorar nuestra vida.

Referencia bibliográfica: 

Irwin Reyes, Primal Wijesekera, Joel Reardon, Amit Elazari Bar On, Abbas Razaghpanah, Narseo Vallina-Rodriguez, Serge Egelman. “Won’t Somebody Think of the Children?” Examining COPPA Compliance at Scale. Proceedings on Privacy Enhancing Technologies 3:63–83n, 2018. También se presentará en The 18th Privacy Enhancing Technologies Symposium (PETS 2018), que se celebra entre el 24 y 27 de julio de 2018 en Barcelona.

De interés

Artículos Relacionados