jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa nueva "ley de Cuotas" lima las desigualdades raciales en las universidades...
Campaña contra la discriminación educativa

La nueva «ley de Cuotas» lima las desigualdades raciales en las universidades Brasileñas

ibercampus.info
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, comunicó ayer lunes 15 de octubre la entrada en vigor de la ley que establece que el 50% de los cupos de las universidades públicas deben estar reservadas para estudiantes negros, indígenas y procedentes de escuelas medias estatales.

Rousseff destacó que la nueva legislación, denominada "ley de Cuotas", que obliga a los centros federales de estudios superiores a reservar la mitad de los cupos en todos los cursos para los alumnos de las escuelas públicas, teniendo en cuenta el ingreso familiar y el color o la raza. Según la normativa, las universidades e institutos federales tendrán cuatro años para aplicar el porcentaje de las cuotas establecidas por la ley y si lo desean pueden fijar vacantes adicionales para las personas con discapacidad, o una cuota libre para los indígenas, más allá las establecida. Un Comité integrado por representantes del ministerio de Educación, de las secretarías de Políticas de Promoción de la Igualdad Racial de la Presidencia y de Igualdad Racial de la Presidencia se encargará de velar por el cumplimiento de la Ley cuotas.



Mencionó también el plan de becas en el extranjero "Ciencia sin Fronteras", dirigido en particular a las áreas científica y tecnológica, con énfasis en matemáticas, ingeniería, ciencias de la información, biología y nanotecnología, entre otras.



La llamada ley de cuotas raciales y sociales en universidades públicas había sido sancionada por la jefe de Estado en agosto pasado pero tan sólo comenzó a regir este lunes con la publicación de la respectiva reglamentación.



Cerca de la mitad de la población de Brasil se considera negra o mulata, según el censo de 2010, y esos grupos sociales suelen corresponder a los estratos más pobres, según constatan las estadísticas oficiales. Algunas de las universidades públicas brasileñas superan a las privadas en las clasificaciones internacionales sobre los mejores centros académicos del mundo.

 

De interés

Artículos Relacionados