martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLa Renta Básica
Juan Torres López /Deusto

La Renta Básica

Redacción /actualizada 30-5-2020
El concepto de renta básica en cuyo horizonte se situan medidas como el nuevo ingreso mínimo de inserción español se ha incorporado plenamente al debate político y social e incluso al saber coloquial de las personas corrientes, como señala en su último libro Juan Torres López.Hoy es difícil encontrar un partido político que no lleve en sus programas electorales alguna propuesta orientada a garantizar algún tipo de ingreso mínimo o renta básica para toda la población o parte de ella.

En una situación de emergencia como la que vivimos, cree Juan Torres que la forma de realizar esa compensación es lo de menos, con tal de que sea la más rápida, la que garantice que llega realmente a quien lo necesita y que lo haga con la menor exigencia de liquidez posible puesto que, como diré enseguida, hay otros problemas que atender. Entrar en una discusión sobre el nombre que tenga la medida me parece sencillamente irresponsable.

Puesto que determinar quién necesita y quién no esa ayuda lleva un tiempo y obliga a poner en marcha un aparato administrativo engorroso y muy difícil de movilizar en situación de confinamiento, quizá lo mejor sería que el Estado entregase una cantidad determinada a todas las personas y que en unos meses se saldara esa entrega, reclamando la devolución a quien tuviera una renta o riqueza superior al estándar establecido. Varios economistas de diferentes corrientes están planteando diversas fórmulas en esta línea.Pero lo importante es no caer en el error de creer que de esta manera se resuelve todo el problema económico que plantea esta crisis.

El economista Juan Torres López asegura que la vía más adecuada para financiar la renta básica universal, en caso de querer implantarla en España, sería a través de la creación de una moneda de circulación complementaria al euro, que fuera aceptada como medio de pago y que tuviera pleno respaldo.

Torres afirma que la vía más satisfactoria y menos problemática para implantarla sería que el Estado español emitiera una moneda de circulación complementaria al euro para transacciones realizadas en España, en las que solo intervinieran españoles, lo que defiende que es "técnica y legalmente" posible.

El concepto de "renta básica universal" se refiere a que los ciudadanos recibieran una cantidad fija por el mero hecho de ser ciudadanos, como subsidio que contribuyese a mejorar la situación económica de las personas.

Respecto a la puesta en circulación a la nueva moneda, Torres explica que hay precedentes en Europa, puesto que Alemania "emitió una moneda de 5 euros de circulación paralela al euro, y aunque dieron la excusa de que era de coleccionista, es una moneda con la que se puede pagar".

¿Qué mejoras traería? Torres apunta que "lógicamente" la situación emocional, psicológica, de bienestar, de las personas, mejoraría, pero que ese dinero en ningún caso garantizaría la creación de empleo, pues este depende de la demanda de las empresas.

Considera que esta posibilidad no es real a corto plazo, y que de pasar, necesitaría de un acuerdo consensuado de una mayoría política.

"Tiene que ser consensuado ampliamente ya que obliga a medidas de gran calado, y tendría que pasar por hacer mucha pedagogía, a la gente habría que explicarle el sentido de esa renta; financiarla a través de impuestos supondría un importante proceso de redistribución de la renta, y eso requiere explicación", comenta.

También habría que tener en cuenta lo que supondría de cara a las ayudas actuales, pues Torres apunta que si se aplicara como proponen sus defensores "una buena parte de los subsidios y ayudas que existen hoy desaparecerían. Todos los subsidios que fueran inferiores a esa Renta Básica tendrían que desaparecer".

Sobre el por qué no es una cuestión viva en el debate político, considera que se debe al momento que atraviesa España: "todavía es una medida muy innovadora, de un coste importante, y en una etapa en la que los ingresos del Estado están en reflujo, es lógico que no se plantee", asegura.

Cree, además, que Podemos no reflexionó bien cuando introdujo la renta básica en su debate político: "en aquel mismo programa también se planteaba nacionalizar la industria alimentaria. Era un programa de improvisaciones, con poca reflexión, probablemente ni siquiera se sabía muy bien lo que se estaba proponiendo

De interés

Artículos Relacionados