sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLa responsabilidad social de la banca española, en mínimos
Cae el crédito y suben los costes de la crisis

La responsabilidad social de la banca española, en mínimos

Redacción
Por primera vez en 18 años el crédito que afecta a estas instituciones ha experimentado una fuerte caída. En concreto, ha descendido un 9,8 % con respecto a 2012. Esto conlleva una reducción de los planes sociales, los cuales son famosos entre los distintos bancos, para mejorar la situación del país

El dinero prestado desde las entidades españolas a las sociedades para financiar su actividad y mantenerse en marcha cayó hasta los 677.431 millones de euros, un mínimo desde agosto de 2006. Con respecto a los máximos de 2009, cuando el crédito superaba ampliamente los 950.000 millones, el recorte aumenta hasta el 29 %, según explica El País.

La financiación a las empresas se sitúa en 1,08 billones de euros, teniendo en cuenta a las entidades extranjeras, lo que supone un descenso del 6,3 % con respecto a julio de 2012. Consecuencia de la baja de crédito concedido desde la banca española. Por el lado contrario, la inversión del exterior en España para este fin ha aumentado en 39.000 millones en lo que va de año.

Pese a todo, el sistema bancario español ha recibido desde mayo de 2009 un total de 61.366 millones de euros en forma de capital, según el Banco de España. Esta cifra no incluye avales del Estado a emisiones en momentos de dificultad para acceder al mercado, así como tampoco la participación pública en la Sareb ni los apoyos mediante esquemas de protección de activos (EPA) para facilitar la venta de entidades intervenidas.

De esa cifra, la ayuda europea suma 37.943 millones vía capital más otros 1.135 millones vía bonos convertibles contingentes (más conocidos como ´cocos´); la del FROB 977 millones a través de la suscripción de preferentes, más 13.427 millones en capital y otros 7.884 millones a través del Fondo de Garantía.

Por entidades, el reparto de las ayudas fue el siguiente: BFA-Bankia recibió 22.424 millones; Catalunya Banc, 12.052 millones y Novacaixagalicia Banco, 8.981 millones. Estas tres entidades nacionalizadas suman el 70,8% del total de ayudas. Después se sitúan Caixabank, que percibió 6.575 millones por la compra de Banco de Valencia y la integración de Banca Cívica; Banco Sabadell, que recibió 5.494 millones para asumir CAM y Banco Gallego; Liberbank, con 1.806 millones; BMN con 1.645 millones; Unicaja con 1.129 millones; BBVA, con 953 millones por la compra de Unnim, e IberCaja, con 407 millones por la compra de Caja3.

El caso Pescanova

Por otro lado, el juez Pablo Ruz ha reciminado al banco Sabadell en el contexto del caso Pescanova. En este caso,  por aconsejar la compra de los títulos y proceder a "la venta masiva de acciones de Pescanova en un momento en el que las mismas experimentaban una subida", por lo que podría haber incurrido en la utilización de información reservada.

El caso Pescanova se centra en un posible delito de fraude fiscal y estafa. Por ello, el magistrado Ruz ha impuesto una fianza de responsabilidad civil por valor de 1.200 millones de euros a diez directivos de seis sociedades del grupo Pescanova. La fianza de mayor cuantía, 179 millones de euros, es para el presidente del grupo, Manuel Fernández de Souza.

Entre los delitos que se imputa a los directivos figuran falseamiento de cuentas, falseamiento de información económico-financiera, uso de información relevante, falsificación de facturas y estafa. Si las fianzas no se depositan en diez días, se procederá al embargo de los patrimonios.

El magistrado aprecia "un riesgo de que los querellados se coloquen en una situación de insolvencia" que les impida cumplir las posibles condenas. Los diarios subrayan que se trata de una de las mayores fianzas civiles de la historia.

Según el juez, los administradores de Pescanova proyectaron "una imagen irreal de su situación económica y patrimonial valiéndose de información reflejada en las cuentas anuales así como en otros documentos e informes económico-financieros".

Además "a fin de evitar pérdidas en sus patrimonios personales y plenamente conocedores de la verdadera situación económica de la entidad vendieron acciones de Pescanova antes de que la verdadera situación económica se diera a conocer públicamente" y mantuvieron esta práctica "hasta el mismo día o pocos días antes de la comunicación a la CNMV de 28 de febrero de 2013, en la que se desvelaba la incertidumbre sobre la continuidad de la actividad".

De interés

Artículos Relacionados