jueves,26 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa UNESCO coopera en la reconstrucción psicosocial de Chile
A través del programa "Atacama volvió a clases" de Educación

La UNESCO coopera en la reconstrucción psicosocial de Chile

Redacción
El programa "Atacama volvió a clases", que engloba los talleres y actividades complementarias realizadas en escuelas y liceos de la región para reconstruirla tras los aluviones de marzo de 2015, combina el enfoque de reconstrucción psicosocial desde las escuelas e incorpora la visión del programa "aprendizaje para toda la vida" de la UNESCO. Sus acciones buscan generar la participación activa de los jóvenes en los espacios de diálogo comunitario.

El 25 de marzo de 2015 es una fecha difícil de olvidar para los habitantes de la región de Atacama en el norte de Chile. Una serie de aluviones, resultado de intensas lluvias, inusuales para la época y para esta desértica zona, arrasó de este a oeste valles y ciudades, arrastrando todo a su paso. El lodo y el agua se llevaron casas, herramientas, infraestructura comunitaria y escuelas, pero no la capacidad de reconstruirse y avanzar, mostrada por el programa “Atacama volvió a clases”.

Las acciones fueron coordinadas por la División de Educación General del Ministerio de Educación de dicho país y la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe y forman parte de los esfuerzos que realiza Chile para que los habitantes afectados retomen sus vidas.

La primera fase del programa fue implementada entre octubre y diciembre de 2015, y nació para dar contención, apoyar y acoger a los distintos actores afectados, impulsando su crecimiento y reconstrucción a partir de su propia seguridad y autocuidado. Después de la catástrofe, volver a la escuela no era fácil, y como apoyo en esta transición se diseñaron actividades y talleres complementarios a las clases formales, los que han sido de vital importancia como apoyo emocional. Las iniciativas se han desarrollado desde una interesante articulación entre la educación formal y los aprendizajes que niños, niñas y jóvenes desarrollan fuera del sistema escolar, poniendo en el centro de toda acción a las comunidades de aprendizaje.

Entre lo realizado destacan actividades de reconstrucción de la memoria, talleres de contención a docentes y apoderados, apoyo psicosocial, tertulias comunitarias, implementación de radioescuelas, taller de lipdub (doblaje), muralismo, escuela de ciudadanía y liderazgo juvenil, olimpíadas deportivas, talleres deportivos y un concurso literario, entre otras. Las actividades se han realizado en nueve comunas, involucrando a cincuenta establecimientos educacionales, y con la participación de ochocientas personas en actividades realizadas desde las escuelas y liceos hacia la comunidad.

Participantes en el programa "Atacama" de Educación

El programa “Atacama volvió a clases” combina el enfoque de reconstrucción psicosocial desde las escuelas que realiza el Ministerio de Educación de Chile desde hace algunos años, incorporando la mirada de “aprendizaje para toda la vida” de la UNESCO.

Henry Renna, quien gestiona este proyecto por parte de la UNESCO en la región de Atacama, explica su importancia: “La perspectiva detrás del plan reconoce a los establecimientos educativos como un eje fundamental en la contención emocional y pedagógica, colaborando con la reconstrucción física y social de las comunidades. Pero no se queda ahí, sino la idea de aprendizajes a lo largo de la vida sitúa las acciones en un espectro mucho más amplio, que potencia nuestra acción en todos los niveles, a toda edad, haciendo uso de diversos recursos y, sobre todo, en las distintas formas y modalidades que existen, tanto en la educación formal como en la no formal y la informal”.

Bajo esta mirada, distintos actores sociales y comunitarios de Atacama están trabajando en la generación de aprendizajes significativos y relevantes para las y los ciudadanos. El círculo virtuoso de acercamiento, colaboración y crecimiento colectivo fortalece no solamente la reconstrucción, sino también otras actividades, como la recuperación de la historia de las comunidades para la futura preparación ante desastres, por ejemplo.

El programa ha sido coordinado por la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe de la UNESCO con el Ministerio de Educación de Chile y ejecutado por instituciones colaboradoras como la Fundación Semilla, ECO Educación y Comunicaciones y la agencia de comunicación social Sin Permiso.

 

 

De interés

Artículos Relacionados