miércoles,25 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLa Universidad de la cocina vasca abrirá en 2011
Primera piedra

La Universidad de la cocina vasca abrirá en 2011

EP
La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, colocó ayer, junto a la consejera de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, Isabel Celaá, la primera piedra del Basque Culinary Center BCC de San Sebastián, la futura facultad de ciencias gastronómicas y centro de investigación e innovación en gastronomía que estará en funcionamiento, junto al parque tecnológico Miramón de la capital guipuzcoana, a partir de 2011.

En el acto, Garmendia y Celaá estuvieron acompañadas del alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, el rector de Mongragon Unibertsitatea y presidente del BBC, Josu Zabala, así como de los cocineros miembros del Patronato de la Fundación BCC, como Juan Mari Arzak, Andoni Aduriz, Karlos Arquiñano o Pedro Subijana, entre otros, impulsores de esta iniciativa.

Garmendia recordó que el Ministerio de Ciencia e Innovación ha destinado al BCC siete millones de euros precedentes del fondo especial de I+D incluido en el Plan de Estímulo de la Economía y el Empleo (Plan E), como muestra de su «compromiso por el impulso al cambio de modelo productivo desde un sector tradicional y de gran prestigio internacional, como es la gastronomía española».

A su juicio, estas actuaciones constituyen una demostración de que el cambio de modelo «no se está produciendo por sustitución de unos sectores agotados por otros emergentes, sino por la progresiva incorporación de innovación en todos los sectores». «Los cocineros españoles han demostrado que una actividad tradicional puede ser a la vez innovadora, creativa y, desde luego, internacionalmente competitiva», aseveró.

Además, recordó que el objetivo de esta Facultad de Ciencias Gastronómicas, que contará con un centro de investigación e innovación en el área de la gastronomía y de la ciencia de los alimentos, será promover la investigación y transferencia de conocimiento en los profesionales de la alta cocina y los sectores empresariales y permitir a su vez formar sinergias entre ellos.

«La gastronomía, más allá de ser un arte, una manifestación cultural, y una industria, es también una tecnología y una ciencia y, como tal, necesita de recursos para la formación y la investigación», destacó.

En este sentido, se mostró convencida de que la inversión en el BCC servirá «para generar empleo en el corto plazo», a través de la construcción del edificio, pero también para «fortalecer el empleo sostenible a medio plazo», mediante el «impulso a la creación de empresas tecnológicas en el ámbito de las industrias alimentarias, el desarrollo de innovaciones que mejorarán la competitividad de las empresas gastronómicas», y «la formación y el perfeccionamiento de profesionales de la alta cocina».

Por su parte, Celaá subrayó que la cocina vasca, que lleva tiempo siendo pionera en el campo de la innovación y de la internacionalización, se nos presenta como un «paradigma de lo que debemos hacer en Euskadi para afrontar los actuales tiempos de incertidumbre». Asimismo, se felicitó de que el BCC será «un faro desde el que el buen hacer de los vascos irradiará a los cuatro puntos cardinales y a los cuatro vientos que esparcirán los aromas surgidos del amor que ponemos en las cosas que hacemos».

Naufragar

Elorza recordó que «hace un año este proyecto estaba a punto de naufragar en una reunión» en casa de su «amigo» el diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, y agradeció a quienes han posibilitado que «salga adelante», así como el «fuerte» apoyo económico brindado desde el Ministerio y «sin el cual» el BCC «no hubiera avanzado». El primer edil donostiarra aseguró que el nuevo centro, «espacio de generación de talento», servirá para «alimentar las almas y aportar energía a este país».

Olano consideró que el BCC será el «instrumento» que permita generar la continuidad en la generación «de oro» de cocineros vascos, y manifestó el «compromiso» de la Diputación guipuzcoana para «desarrollar este fenómeno» y «extender» la «cultura» gastronómica vasca.

Finalmente, Zabala señaló que, en los últimos nueve meses, desde que el 23 de marzo se firmara el acta fundacional de BCC, se ha trabajado «mucho y duro» pero «se ha avanzado mucho más» en este proyecto que «desde Euskadi mira al ancho mundo» desde la colaboración de otras comunidades autónomas.

De interés

Artículos Relacionados