miércoles,25 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa universidad española, uno de los sectores con más casos de mobbing
Acoso en el campus

La universidad española, uno de los sectores con más casos de mobbing

ibercampus.info
El director del Barómetro Cisneros sobre mobbing, Iñaki Piñuel, ha afirmado durante la presentación del protocolo de actuación en materia de acoso laboral de la Universidad CEU Cardenal Herrera que la universidad española "es uno de los sectores con más casos de mobbing". "En las organizaciones donde hay burocracia, regímenes endogámicos, competitividad y rivalidad o prácticas feudalizantes, como es el caso de la universidad, es más frecuente que se produzcan situaciones de acoso". "Es bueno –ha añadido- que las universidades establezcan un marco de tolerancia cero frente al mobbing".

 

Para el profesor Piñuel, el mobbing “no es institucional, lo practican las personas y es a ellas a las que hay que dirigir el reproche jurídico”. Por este motivo señala que es la empresa la que debe dar el paso de actuar contra los acosadores. Piñuel afirma que estos protocolos producen “reducción a cero” en las instituciones que los implantan, puesto que “los que acosan detectan que se ha roto la impunidad, que es el caldo de cultivo de las conductas acosadoras”. Junto al secreto, la confusión en la evaluación del acoso con un conflicto laboral, con un problema de liderazgo o con un problema mental o personal de la víctima es otro de los ingredientes que favorecen la aparición del acoso. “Los protocolos anti-acoso rompen esta situación, porque evitan un diagnóstico distorsionado por falta de conocimiento de lo que es verdaderamente el mobbing”.

Miedo en las víctimas

La culpabilización y la paralización de las víctimas por miedo a los acosadores es otro de los factores que este tipo de protocolos anti-acoso contribuyen a eliminar: “Un protocolo como éste define que la institución se posiciona contra el acoso y que la persona afectada tiene derecho a pedir ayuda, como alternativa al silencio o a la judicialización de su caso como única alternativa”. Un elemento especialmente importante para Piñuel, dado que “el 90% de las víctimas terminan fuera de la organización para poner fin a su problema, por eso hay que animar a la aplicación de protocolos como éste en todas las organizaciones”.

Según Iñaki Piñuel, que ha tratado como psicólogo especialista a más de dos mil víctimas de acoso laboral en los últimos años, las secuelas de estas situaciones duran años y pueden provocar en el trabajador la pérdida de la capacidad laboral previa, cuadros de estrés postraumático cronificados, insomnio, miedo, incapacidad de disfrutar o de experimentar alegría e irritabilidad en las relaciones personales. Incluso en ocasiones, los problemas de salud derivados pueden acabar con la vida del trabajador. Para Piñuel, “el trabajo es el único lugar donde se puede acabar con la vida de otro sin ni siquiera tocarlo y sin consecuencia jurídica alguna”, tal y como recogió en la portada del primero de sus nueve libros sobre esta materia, en la que es considerado uno de los principales expertos a nivel europeo.

De interés

Artículos Relacionados