lunes,4 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODS´La Universidad no es un lugar para el adiestramiento profesional´
Entrevista a Ángel Gabilondo

´La Universidad no es un lugar para el adiestramiento profesional´

Universia
La Universidad es un espacio de diálogo, un paisaje donde se puede respirar, una plataforma del saber, un mundo donde no todo es negocio. Estas ideas pertenecen a Ángel Gabilondo, rector y catedrático de Metafísica de la Universidad Autónoma de Madrid, que definió en qué consiste ser universitario en un mundo que circula a demasiada velocidad.

A su juicio, los universitarios no pueden observar lo que se cuece a su alrededor en asientos de palco. De lo que se trata es de mantener el pulso con la realidad y de contribuir a la construcción de un mundo más justo. Porque la miseria y la ignorancia, dijo, se combaten con la educación, la cultura, el arte, el conocimiento. Y la Universidad debe ser el templo de todos esos saberes. "La Universidad no es un lugar para el adiestramiento profesional, porque a nosotros también nos interesa la formación de ciudadanos que tengan una mente abierta".

"Universidades que cultiven la curiosidad"

Frente a la concepción del alumno como cliente, de la que abomina, Gabilondo apuesta por universidades que eduquen, que cultiven la curiosidad, que pregonen el deseo de aprender como una forma de diversión. "Ser universitario es ser capaz de aprender, de leer despacio en una sociedad que tiene mucha prisa porque tiene mucho miedo". "Ser universitario empieza por leer el periódico y continúa por ir al cine o por hacer algún viaje, porque la vida no se agota en el banco de nuestra calle".

Comunidad afectiva

Gabilondo recordó que no todos los jóvenes que pisan una Facultad pueden ser considerados universitarios. La Universidad tiene que ser una comunidad afectiva, no un centro de expedición de títulos. "Ser universitario es una forma de ser, pero también una forma de vivir".

Otro de los desafíos de la educación superior es hacer compatible la igualdad de oportunidades con la calidad de la enseñanza y formar gente con capacidad de crear valores. En el diccionario universitario también deben tener cabida términos que han caído en desuso, como fraternidad, justicia o libertad.

Cuidado de la palabra

El cuidado de la palabra es otra de las exigencias de los universitarios: "Quien habla bien es una excelente persona y un universitario debe ser capaz de conmover, de comunicar, de razonar". El universitario debe saber hablar y leer. "Y leer es elegir, seleccionar". Con estos mimbres, es posible crear espacios de conversación y de diálogo. "Ni somos seres aislados ni somos idiotas; un idiota es aquel que no tiene ningún ámbito común".

Gabilondo, que ocupa también el cargo de vicepresidente en la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) en el equipo que dirige el rector asturiano Juan Vázquez, concluyó su discurso confiando en que las titulaciones que surjan del nuevo espacio de educación superior incorporen estos valores.

Transformar, no reformar

Juan Vázquez elogió la lección de su colega, muy aplaudida por los universitarios que llenaron el Paraninfo, y abogó por transformar, "más que por reformar", la Universidad española y su proyección social "empezando por la formación y las enseñanzas, los rendimientos y los métodos docentes".

De interés

Artículos Relacionados