lunes,25 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa Universidad no sabe inglés
Sin idiomas, no hay adaptación

La Universidad no sabe inglés

ibercampus.info
La Universidad española no podrá tomar el tren de Europa si no se lleva una cosa importante en la maleta: el inglés. La casi nula formación en idiomas de nuestros titulados, algo de lo que siempre se han quejado las empresas, se revuelve contra España y se convierte en una traba más para la adaptación educativa. El vacío lingüístico pide ya a gritos, una solución a la comunidad universitaria.

España se sitúa a la cola de la UE en conocimiento de idiomas. Y todas las carreras van a tener que ser redibujadas con la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), lo que proporciona una oportunidad. La filosofía de ese espacio común subraya la importancia de que los alumnos aprendan no sólo conocimientos duros sino también destrezas, habilidades y competencias. Pero el camino seguido por los campus en los últimos años no parece dirigirse al aumento de la formación en idiomas. Más bien, según algunos de los profesores que imparten la materia, al contrario.

En las escuelas de Arquitectura y de Agrónomos de la Politécnica de Valencia, por ejemplo, se han reducido grupos de inglés. "Aunque en alguna carrera se haya podido realizar algún reajuste que haya afectado al inglés específico, la filosofía global de la universidad es la de fomentar los idiomas", afirma categórico el vicerrector de Alumnado e Intercambio de la Politécnica, Juan Miguel Martínez. "En la universidad hay 144 asignaturas que se imparten en inglés y en las que se han matriculado este curso 3.121 estudiantes (alrededor del 10% del alumnado total). Hace dos años ofrecíamos 114 asignaturas", añade.

María José Coperías, decana de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universitat de València, coincide al afirmar: "Con las últimas reformas de planes de estudio es posible que cambiara el rango de las asignaturas y que en algunas carreras hayan reducido horas, pero eso no quiere decir que los estudiantes sepan hoy menos inglés, sólo que se aprende de otra manera".

Partiendo de la realidad ("queda mucho por hacer"), Coperías apuesta por que el inglés se introduzca en diferentes "asignaturas de las carreras, que desde distintas materias se introduzca bibliografía en esta lengua para ejercitarla…". En definitiva, un enfoque transversal para adquirir una competencia que, como el dominio de la informática, las dotes de liderazgo o la reflexión crítica, son muy valoradas en el mercado laboral. Implantarlas exigiría, por descontado, un importante esfuerzo económico y de personal.

Si hay algo en lo que están de acuerdo los responsables universitarios es en la importancia que los intercambios internacionales están teniendo en la mejora del conocimiento de idiomas. "El curso pasado, el 60% de nuestros alumnos que se marchaban de beca Erasmus, suspendió el examen que deben hacer previo a su estancia, así que financiamos un curso de 50 horas para más de 500 personas, 300 de los cuales eran de inglés", explica Inés Fernández, directora de la Oficina de Relaciones Internacionales de la Universitat. Cada alumno pagaba 65 euros, cuando el curso está valorado en 400.

Hay también ejemplos muy avanzados de inmersión lingüística en un territorio, conviene recordarlo, que parte de dos lenguas oficiales. En la Politécnica hay un grupo en inglés en Administración y Dirección de Empresas. En el campus de Tarongers de la Universitat de València existen en Derecho y en Economía. En esta última, el 10% de los alumnos de primero asisten a grupos en ese idioma. "Al principio, la gente tenía miedo y quedaban plazas libres, en cambio, ahora tenemos todas las plazas cubiertas", dice la decana de la facultad, Trinidad Casasús.

Fuente: El País

De interés

Artículos Relacionados