viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLas becas bajan hasta un 7% respecto al 2011
Mientras Educación anuncia más, reclama y demora pagos

Las becas bajan hasta un 7% respecto al 2011

Redacción
Los alumnos reciben casi un 7% menos en becas que en 2011 y caen 47,6 millones, de manera que lo percibido por cada estudiante se reduce en todas las universidades, públicas y privadas, según datos que publica EL PAÍS. La noticia aparece días después de saberse las cifras de devoluciones pedidas por Educación, y junto a otras relativas a que los pagos apenas llegan por las demoras a universidades como Salamanca.

 

Los becarios universitarios recibieron 47,6 millones de euros menos en ayudas (-6,8%) en el curso 2015-2016 que cuatro años antes pese a que el Gobierno defienda que el presupuesto actual es “el más alto de la historia”. Las ayudas han caído en todas las universidades, públicas y privadas, y también en los niveles previos. En 2011, el PSOE presupuestó 1.168 millones pero gastó más de 1.500 solo en la convocatoria general de ayudas.

Los datos del último curso confirman una tendencia del año anterior: hay más becarios pero con menos beca. Tienen 331 euros menos de media para afrontar el curso que en 2011, 2.166 euros anuales. El dinero que reciben para vivir durante el curso ha caído en todas las universidades españolas, públicas y privadas, según datos de una respuesta parlamentaria reciente que detalla las cantidades campus a campus.

El 3,7% de las ayudas universitarias estatales son para alumnos de los campus privados: 12.000 de las casi 324.000 repartidas, según datos oficiales. Los becarios reciben la asignación en función de criterios académicos y de renta, igual que el resto. Y el dinero para tasas universitarias solo cubre lo que costaría una matrícula en la Universidad pública, que puede ser hasta ocho veces más barata. El resto debe pagarlo la familia o la Universidad privada con becas propias.

La Comunidad Valenciana retiró a los campus privados de sus ayudas, un asunto que el Ministerio de Educación no se plantea. Carles López, de la asociación de estudiantes Canae, defiende que existan ayudas también en las privadas siempre que se cumplan los criterios de renta. Gorka Martín, de la asociación estudiantil CREUP, considera que “dar dinero a las universidades privadas no debe ser una prioridad”. “Lo que hace falta es que aumente la dotación en las públicas”, concluye.

Las respuestas a las preguntas sobre becas del diputado socialista Miguel Ángel Heredia, publicadas en diciembre, recogen la cuantía media de becas por cada curso desde 2011, lo que el Gobierno abona por las tasas de los becarios a las Universidades y el número de beneficiarios. El resultado de cruzar esos datos es que el curso 2011-2012 fue el año que más dinero se gastó en ayudas, con más de 1502 millones para la convocatoria general (sin contar otras ayudas, como las de familias numerosas), pese a que en 2011 el presupuesto oficial era de 1.168 millones. Los dos cursos siguientes hubo una reducción de más de 100 millones y, a partir del curso 2014-2015, la partida comenzó a subir aunque no hasta los niveles previos (ver gráfico de El País).

Las asociaciones de estudiantes denuncian que muchos alumnos que reciben ayuda la han visto tan mermada que deben trabajar además de estudiar. Y que son miles (no hay cifras oficiales, pero el exministro José Ignacio Wert, calculó que serían unos 10.000) los que se han quedado sin poder estudiar desde que se cambió el sistema de reparto en 2013, cuando el Gobierno del PP endureció los criterios académicos y estableció que parte del dinero se repartiera como una cuantía variable, de modo que el presupuesto calculado al inicio de año no se rebase haya los candidatos que haya. “Ahora la renta de las familias tiene menos peso que el comportamiento académico y eso ha perjudicado sobre todo a los estudiantes de las regiones más pobres”, señala Juan Hernández Armenteros, profesor de la Universidad de Jaén y experto en financiación universitaria.

El Ministerio de Educación explica así por qué ahora se reparte menos dinero aunque los presupuestos reflejen más: “En el curso 2012-2013 se procede a un cambio en el sistema de becas, ya que el que regía hasta ese momento se había demostrado que era deficitario y generaba una deuda que nunca se asumía”, señala un portavoz oficial. Hasta entonces, las cuentas del Estado recogían una cantidad al inicio del año “pero finalmente se gastaba mucho más”. Educación asegura que quedó una deuda “de 1.000 millones de euros en el 2012 que estuvo a punto de colapsar el sistema de becas”. Ahora “se gasta lo que se tiene”.

El diputado socialista Ignacio Urquizu niega que el sistema de becas haya estado en riesgo y defiende otra política para su reparto. “Para el PSOE es un derecho subjetivo que no puede quedar restringido por el presupuesto", dice.

Demoras adicionales en los pagos

Aunque el Servicio de Becas de la Universidad de Salamanca se ha apresurado para tramitar todas las solicitudes de becas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD), lo cierto es que la mayoría de los alumnos no conocerá ni recibirá el importe total de las ayudas concedidas hasta casi el final del curso 2016-2017. El MECD mantiene la doble cuantía en el sistema de ayudas: fija y variable, lo que dificulta el pago completo de las becas. 

A fecha de 20 de diciembre de 2016, tres meses después del inicio del curso, el Ministerio de Educación ha abonado tres cuartas partes de las becas concedidas a los estudiantes de la Universidad de Salamanca pero solo el 14,4% ha cobrado las ayudas totalmente, de forma que el resto tendrá que esperar hasta las últimas semanas del curso 2016-2017 para recibir el importe íntegro de sus becas, puesto que la cantidad final dependerá de la cuantía variable que el MECD no paga hasta que ha completado la concesión de todas las becas y puede hacer el cálculo del dinero que le sobra del presupuesto de becas para repartir en cuantías variables. Como consecuencia, en estos momentos, casi el 60% de los alumnos a los que se les han concedido las becas ha recibido el abono de la cuantía fija, mientras que el 26% aún no ha cobrado nada de las ayudas. El pasado curso, a mediados de enero, el Ministerio de Educación había abonado totalmente un 18,7% de las ayudas, mientras que el 72,3% había recibido las cuantías fijas.

Este curso 2016-2017, han sido 12.175 estudiantes de la Universidad de Salamanca los que han solicitado las becas del MECD, un 1,8% menos que el año anterior. Además, también se produce un leve descenso en el número de ayudas concedidas, 7.141 frente a las 7.171 de 2015-2016. Estas caídas se suman a las de años anteriores y, según explican desde la institución académica, responden a una disminución del número de estudiantes matriculados en planes a extinguir y en cursos de adaptación que, por lo general, eran beneficiarios de estas ayudas.

Y aunque aún no se conocen los datos de la cuantía media de las becas de 2016-2017, los técnicos de la Universidad prevén que, finalmente, el importe medio de la ayuda más las tasas por una disminución del importe variable.

 

 

De interés

Artículos Relacionados