martes,5 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLas empresas españolas consiguen 105 millones en contratos para Galileo
Tecnología

Las empresas españolas consiguen 105 millones en contratos para Galileo

El Pais
La industria aeroespacial española ha logrado ya 105 millones de euros en contratos procedentes del sistema de navegación y localización por satélite europeo Galileo, llamado a competir con el estadounidense GPS. Esa cifra, concentrada en una docena de empresas, supera ya la inversión de España en Galileo, que asciende a unos cien millones.

El sistema estará operativo en los plazos previstos -en 2011- tras un primer retraso, aunque Bruselas ha demorado hasta 2007 la elección de la sede de la empresa que gestionará Galileo, a la que opta Barcelona.

La alternativa europea al GPS estadounidense -y en menor medida al Glonass ruso- tendrá el sello de la industria aeroespacial española. Una docena de empresas concentran el grueso de los contratos del sistema de navegación Galileo en España, por un importe que asciende actualmente a 105 millones de euros. A falta de adjudicar todavía parte de los contratos, "el retorno industrial es superior al 100%", explica Jorge Lomba, jefe de programas de la Administración Europea del Espacio del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), adscrito al Ministerio de Industria. España ha invertido en torno a 100 millones hasta ahora, pese a que finalmente superará los 130 millones.

La aplicación más evidente de Galileo es el sistema de navegación que tienen ya instalados algunos coches. Este sistema recibe las señales que emiten constantemente varios satélites. Con esas señales, el ordenador de a bordo -con un aparato que se puede adquirir a partir de unos 200 euros- muestra al conductor el lugar donde se encuentra. El sistema europeo tiene un margen de error muy inferior al norteamericano, y cuenta ya con el compromiso de algunos países fuera de la Unión, como China, India y Marruecos.

Bruselas, además, ha puesto el énfasis en que a diferencia del GPS se trata de un sistema de navegación no militar y de uso civil en áreas tan dispares como el transporte, la energía, las telecomunicaciones, la agricultura y la pesca. La Comisión Europea estima que el mercado potencial para Galileo ascenderá a 10.000 millones de euros en 2015 y supondrá la creación de 140.000 empleos. Bruselas prevé invertir 3.600 millones en el sistema, con el lanzamiento de 30 satélites.

En la fase de desarrollo, España -quinto contribuyente de la UE con el 10%- ha conseguido varios contratos a través de Galileo Sistemas y Servicios (GSS), un grupo creado para agrupar la mayoría de las empresas españolas que participan en Galileo, entre las que destacan Indra Espacio, GMV, Deimos, EADS-Casa, Alcatel España, MIER Comunicaciones y Rymsa. Además, dos de los seis centros de control de la constelación de satélites estarán situados en España y controlados por AENA e Hispasat. La sede central estará en Toulouse (Francia), pero queda por dilucidar la sede de la empresa que gestionará el sistema.

Barcelona está entre las 10 ciudades que han presentado su candidatura. Figura entre las favoritas, puesto que junto a Atenas es la única dispuesta a ofrecer gratuitamente el edificio que albergará la sede, según una tabla comparativa publicada por la UE, aunque fuentes del Ministerio de Industria admiten que es Praga la que tiene más opciones, "porque la mayor parte de las nuevas sedes de la Unión Europea se están situando en el Este".

Los ministros de Transporte se reunieron en diciembre pero no llegaron a un acuerdo, pese a que el calendario fijaba claramente que debía conocerse en 2007. Uno más de los retrasos que acumula el sistema: el calendario inicial fijaba en 2008 los primeros pasos para su explotación, una fecha abandonada definitivamente. Sin embargo, "el hecho de que no se haya decidido la sede administrativa no afecta al calendario del desarrollo del programa, que está en fase de pleno desarrollo y cuenta con los fondos suficientes para empezar a operar en 2010 o 2011", explica Lomba.

 

De interés

Artículos Relacionados