lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLas empresas se tienen que adaptar a la base de su producción:...
LA GESTIÓN EMOCIONAL EN LAS EMPRESAS

Las empresas se tienen que adaptar a la base de su producción: El capital humano

Neuronas del alma. El intangible del cambio
Hace tiempo atrás se pensaba que las emociones y los sentimientos se debían de dejar en casa y acudir al puesto de trabajo en nuestras empresas totalmente impolutos de cualquier contaminación emocional.

 

Afortunadamente en nuestros días, ya inmersos en plena era digital y con la evolución experimentada en el concepto del trabajo, las empresas no sólo se han tenido que adaptar a nuevos mercados, sino también la base de su producción y principal activo: El empleado.

En la actualidad se describen seis clases de emociones: tristeza, felicidad, sorpresa, asco, miedo e ira. Este grupo de emociones se da en todo tipo de persona, independientemente de su condición, sexo, religión o cultura de referencia. No dejan de ser adaptaciones universales que mostramos los seres humanos ante diversas situaciones o realidades que experimentamos o de la que formamos parte en un momento concreto.

La manera en que seamos capaces de entender y canalizar esas emociones hacia la consecución de uno o varios objetivos, es lo que denominamos: Gestión emocional. De esta manera, dicha gestión es muy importante en todo momento dentro de nuestro quehacer diario y, por consiguiente en nuestro trabajo.

Las empresas están para ofrecer servicios y productos a sus clientes mejorando sus balances de beneficios año tras año, produciendo más riqueza a la sociedad. Lo cual parece obvio. La forma de conseguirlo o de intentarlo al menos es lo que marca diferencias entre unas empresas y otras. Tanto es así, que en la búsqueda de empleo se empieza a visualizar más aquella empresas que tienen en cuanta el crecimiento personal y profesional de sus empleados. De igual modo, las empresas también van teniendo más en cuenta en sus equipos de recursos humanos y selección de personal, a aquellos aspirantes que hacen una gestión adecuada de sus emociones.

Ambas partes, la empresa y el empleado de la misma buscan lo mismo, el bienestar profesional. Ser feliz en su puesto de trabajo, ya que todos sabemos que un empleado feliz realiza su trabajo mejor.

Esa gestión de todo aquello que las diversas realidades en las interactuamos nos hacen sentir, se ha convertido en un valor en el balance de resultados que toda empresa debe incluir o, al menos, tener muy en cuenta. Un valor añadido que cada día cobra más relevancia. Contar con empleados que sean capaces de canalizar sus emociones hacia objetivos creativos mejorando la calidad de su trabajo no es excluyente ni ajeno a la empresa, sino debe ser un sello de identidad de la misma. Una empresa que trata bien a sus empleados respetando sus ritmos de trabajo, y su bienestar mientras trabajan es una empresa con una muy buena reputación y contaré siempre, no solo con un buen marketing emocional cara al cliente, sino que también contará con los mejores candidatos para cubrir un perfil profesional.

Tener en cuenta las emociones en una empresa, es tener en cuenta f que las mismas forman parte de su principal activo: Volvemos al empleado. ¿Cuáles son esas ventajas?

  • Fomento de la cohesión grupo, mejorando la cooperación intraempresarial, lo cual hace posible la obtención de mejores herramientas para encontrar buenas soluciones en tiempos de crisis.

 

  • Aumento de de la motivación y del compromiso para permanecer en el empresa, permitiendo con ello la creación de líderes transformadores y, sobre todo, empáticos.

 

  • Mejor resultado ante conflictos o clientes difíciles.

 

  • Mayor capacidad en la toma de decisiones y aumento de la capacidad de negociación.
 
  • Aumento del beneficio empresarial. Se estima que por cada dos por ciento que se mejora el ambiente en el puesto de trabajo la empresa mejora un 10% su balance de beneficios.

Muchas empresas ya son conscientes del papel tan importante que juegan las emociones en los empleados y en la misma empresa. No se dejan en casa porque forma parte de nosotros mismos. Condicionan nuestra percepción de la realidad y la manera en que la construimos. Veamos algunos ejemplos que se dan con más frecuencia de lo que pensamos:

 

IKEA: El fabricante sueco de muebles cuenta con salas de ocio y esparcimiento de sus trabajadores, descuentos en sus productos para los mismos, formación continuad y descuentos en sus restaurantes a los trabajadores. Lo cual contribuye a que se desarrolle un buen clima laboral.

JHONSON AND JHONSON: Con sus más de 160.000 empleados en todo el mundo en más de 60 países, facilita que sus empleados coman gratis en sus restaurantes.

NESTLÉ: Un empleado puede consumir productos de la empresa gratis o bien a mejores precios se celebra una fiesta anual para celebrar sus resultados

LIDL: La célebre cadena alemana de supermercados es una de las compañías que más relevancia le da a la felicidad de sus empleados. De este modo, cuenta con diversos programas para sus trabajadores sobre alimentación saludable, gestión del estrés, ergonomía y promoción de la actividad física.

INDITEX: Cuenta con un programa de intercambio mediante el cual un trabajador puede intercambiarse con otro de un país del mundo distinto para ganar experiencia

REPSOL: Es una de las compañías más solicitadas para trabajar en ella. Es una de las pocas del espectro global que permiten trabajar desde casa dentro de una racionalización del tiempo de trabajo. Por ejemplo, trabajar unos días concretos o e 20% de la jornada.

MERCADONA: No es poco importante el tiempo que empleamos en desplazarnos desde nuestro hogar al puesto de trabajo. La cadena de supermercados más grande de España tiene muy en cuenta el lugar de residencia de sus empelados con el fin de evitar estrés por desplazamiento. Facilitando la conciliación familiar como Repsol.

LIMONINUN CANARIAS: También pionera en España de este tipo de empresas que ponen en sus resultados el grado de satisfacción personal de sus empleados en el proceso productivo y con auditoría realizada  es LIMONINUN CANARIAS haciendo viable otra forma de crear empleo de manera sostenible y, sobre todo, humanizada integrando las emociones de los trabajadores como valor intrínseco de la empresa, mediante la creación para ello de un entorno laboral facilitador de la productividad.

Javier Mauri

Doctor en Psicologia

Productor Querer Vivir Radio en 107.3 Fm

Mar Souto Romero

Profesora Doctora Unviersidad

Consultora de Empresas

Consejo Editorial Ibercampus

De interés

Artículos Relacionados