viernes,21 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLas familias de jóvenes, arruinadas por la crisis
El 10% de millonarios suma53% de la riqueza y un 1% el 20%

Las familias de jóvenes, arruinadas por la crisis

Redacción
La renta mediana de los hogares en España se redujo un 18% durante la crisis, pasando de 27.700 euros en 2008 a 22.700 euros en 2014, al tiempo que la riqueza mediana disminuyó un 37,3%, desde 190.400 euros al inicio de la crisis a 119.400 euros en 2014. Los peores años han sido de 2011 a 2014 ambos inclusive, cuando las diferencias entre tramos de renta y riqueza crecieron, especialmente para las familias jóvenes, las más castigadas por la crisis a pesar de sus mayores estudios.

Según la encuesta financiera de las familias realizada por el Banco de España con  datos del 2014, los hogares integrados por personas más jóvenes han sido las más perjudicadas por la crisis entre 2011 y 2014, con un descenso de un 93% de su riqueza, mientras que los mayores de 65 años la han visto incrementada un 11,3%. 

La Encuentas Financiera de las Familias, publicada este martes y que se realiza cada tres años, analiza el periodo en que España se hallaba sumergida en plena crisis económica y el inicio de la recuperación financiera global, que se inició en 2013. En esta edición destaca la bajada del 9,7% de la renta mediana real de los hogares en comparación con 2011, que se eleva a cotas del 18% si se compara con 2008.

El  descenso de las rentas se produjo en todos los hogares de manera generaliza, pero quienes más lo han acusado han sido aquellos en los que el cabeza de familia es menor de 35 años. Además, a diferencia de anteriores encuestas, en las familias en las que el cabeza de familia trabaja por cuenta propia presentan rentas menores a las que lo hacen por cuenta ajena.

Los descensos también han afectado a todos los niveles de estudios y los hogares con tres o más miembros trabajando. De este modo, la renta mediana descendió hasta los 22.700 euros. No obstante, la más alta se encontró entre los hogares con edades entre los 55 y 64 años, con un nivel alto de educación y con un cabeza de familia que trabaje por cuenta ajena.

La riqueza neta mediana -el valor total de los activos menos las deudas- en 2014 fue de 119.400 euros. No obstante, los únicos que la vieron aumentar fueron los hogares en los que el cabeza de familia está entre los 65 y 74 años con un impulso del 4,3%, aunque si se compara el dato con 2008 se da una caída del 2%. El resto de hogares han visto decrecer su riqueza tanto si se compara el dato de 2014 con el de 2011 o con el del inicio de la crisis.

El 1% de los hogares más ricos también han visto mermado el peso de su renta en este periodo, que pasa del 9,04% al 7,73% del total. Sin embargo, su riqueza neta ha crecido del 16,87% al 20,23%, gracias al aumento de la cotización activos bursátiles.

La Encuesta Financiera de las Familias detalla cómo el principal activo de las familias es su vivienda, que representa el 57,4% del valor del conjunto. A continuación siguen otras propiedades inmobiliarias (31,5%) y los negocios relacionados con actividades por cuenta propia de algún miembro de la familia (10,1%).

Asimismo, en lo que se refiere a la vivienda principal, en 2014, el porcentaje de hogares que la tienen en propiedad es del 80,4%, cifra que disminuye con respecto a 2011, cuando se situaba en el 82,6%. Además, la adquisición de esta vivienda constituye el 68,6% del total de la deuda pendiente de los hogares

Las familias en que ningún miembro trabaja pasando desde casi el 30%al 40% del total, mientras que tampoco más del 55% los cabezas de familia que tienen estudios inferiores a bachillerato y se elevan del  16 al 20% en los estudios universitarios .Por situación laboral, los hogares en los que el cabeza de familia trabaja por cuenta ajena son los que tienen rentas medias más altas, a diferen- cia de lo que muestran las ediciones anteriores de la encuesta, en las que las rentas medias más altas correspondían claramente a los hogares cuyo cabeza de familia era empleado por cuenta propia. 

De media, el 10% más rico poseía en 2014 un patrimonio neto de 1,29 millones de euros frente a los 1,23 millones que tenía en 2011. Sin embargo, en comparación con 2008, la riqueza de este colectivo todavía cae, ya que al principio de la crisis su riqueza neta ascendía a una media de 1,35 millones.No obstante, según el Banco de España, esta franja de ricos presenta unos niveles de renta o ingresos no tan elevados en comparación con su riqueza: la renta anual de este 10% más rico se situó en 2014 en los 67.00 euros de media frente a los 80.300 euros que ganaron en 2011.  

Si concentramos el foco en los todavía más ricos, el 1% más acaudalado de España ha conseguido un comportamiento incluso mejor de su patrimonio. Hasta el punto de que entre 2011 y 2014 aumentó bastante la proporción que tiene de la riqueza de España. Según los datos que ha facilitado el director del servicio de estudios del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en esos cuatro años su porción de la riqueza nacional ha engordado desde el 16,87% del total hasta el 20,23%.

El 1% más rico ha pasado a tener durante la crisis el 20% de la riqueza. La razón de este incremento estriba en el comportamiento de los activos financieros. Cuanto más adinerado, más se invierte en productos financieros como acciones o fondos. Y estos se han beneficiado del impulso que recibieron una vez despejadas las dudas sobre el futuro del euro. Por ejemplo, en ese periodo el Ibex 35 sumó un incremento del 20%.

El resto de los hogares españoles destina, por el contrario, el grueso de su riqueza a la vivienda, cuyo valor en ese periodo cayó un 20% según el INE. A partir de 2014 probablemente se revierta algo esta dinámica, pues el inmobiliario ha mejorado y los mercados financieros se han estancado.    

En cambio, el 25% más pobre presentó de media en 2014 un  patrimonio negativo de 1.300 euros. Es decir, tiene de promedio más deudas que activos. La situación patrimonial de esta cohorte empeora sensiblemente si se compara con 2011, cuando la media rondaba 12.600 euros. O con 2008, cuando la media subía a los 14.800 euros. Estos datos implican que este grupo fue el que acusó con más diferencia la pérdida de riqueza que provocó la crisis. 

El 10% de hogares más ricos tenía en 2014 el 52,8% de la riqueza de España una vez descontada la deuda 

De interés

Artículos Relacionados