sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLas mentiras de la crisis

Las mentiras de la crisis

Goliardos s.XXI
Siguen insistiendo en echarle la culpa al Presidente Zapatero, y nos quieren convencer de que con su política se ha salido de la crisis. Afirman de manera sistemática que lo han arreglado, al aplicar recetas coyunturales que nada solucionaban, olvidando que la" industria" inyectó inmensas cantidades de dinero, más dinero del que tenía, produciendo un colapso, sobre todo por las hipotecas "subprimes", hecho que saltó de EEUU a Europa.

Se puede afirmar que la crisis produjo lo que podríamos denominar un fraude, puesto que no se ha actuado sobre las causas del problema financiero y la próxima crisis se acerca a pasos acelerados.

En esta crisis del 2015 se aplicaron recetas incorrectas al aprobar todo tipo de recortes, se destruyeron servicios sociales del estado, se realizaron privatizaciones, subidas de impuestos, abaratamiento del despido, se permitieron desahucios, no se corrigieron las cláusulas abusivas de las hipotecas, se  legisló para que el rescate lo pagaran los ciudadanos, y se aprobaron leyes para silenciar la protesta del ciudadano, chantajeándolo de diversas maneras, e intentaron tapar nuestras propuestas con la siguiente y falsa idea: “habéis vivido por encima de vuestras posibilidades”.  Cuando deberían afirmar que la banca prestó por encima de sus posibilidades, sabiendo que el gobierno de turno los sacaría del enredo.

El actual gobierno español reconoce que no va a poder recuperar todo el dinero prestado a los bancos. Una ayuda que ronda los 107 000 millones de euros según el Tribunal de Cuentas. Y mientras, se han puesto en la calle a miles de familias humildes que al dejarlos sin empleo, por causa de crisis, al no poder hacer frentes a pequeñas cantidades. ¿Quién debe más?

Es curioso, primero estimulan los créditos para comprar viviendas, realizadas por empresas constructoras intervenidas o de propiedad bancaria, y después las recuperan y crean un banco pobre  para comprarlas y mantener el control de la industria inmobiliaria.

El sistema financiero “murió” en 2008, aunque fue una muerte aparente, ya que de esa manera consiguió grandes beneficios, ausencia de pérdidas, reviviendo gracias a las desorbitadas cantidades de dinero que lo estados invirtieron en “apoyo” de la banca.

Por desgracia ese dinero no ha servido para relanzar las inversiones y crecer, un impulso de capital que por ahora no ha llegado a las pequeñas y medianas empresas. Es un ciclo que se repite en las distintas crisis, pero sobre todo desde la del 2008 hasta nuestros días. Y parece que no tiene visos de terminar, ya que la política monetaria de inyecciones de liquidez sigue activa, y como decía Miguel Ángel Ruiz en un artículo recogido por Año Cero titulado El fin del capitalismo ha comenzado: “En cierto modo, resolver una burbuja especulativa con grandes cantidades de capital, es como apagar un fuego con gasolina”.

Mientras los bancos crezcan de forma constante, mientras la industria financiera siga en manos privadas, cuyo único objetivo es el beneficio, una industria que además se han interconectado gracias a la globalización económica, el problema continuará y tendremos más crisis. Sólo la vuelta a las Cajas de Ahorros y Monte Piedad podrá irnos salvando lentamente, claro está, ¡si el poder financiero lo permite y los ciudadanos son conscientes de esta realidad!

De interés

Artículos Relacionados