miércoles,6 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
Europa

Las nuevas carreras no convencen

campus
Representantes de algunas de las 13 titulaciones cuyas directrices acaban de ser presentadas en el Consejo de Coordinación denuncian las omisiones y defectos en que ha incurrido Educación y la falta de medios para hacer realidad el trabajo final

Aunque no son más que meros esqueletos sobre los que habrán de construirse las futuras titulaciones de grado, la comunidad universitaria ha revisado con lupa todos los detalles de las 13 primeras directrices que presentó el Ministerio de Educación y Ciencia (MEC) la pasada semana en el Consejo de Coordinación (CCU).

No en vano, establecen unas reglas básicas sobre las que se construirán los planes de estudio en cada universidad y pautan la mitad de los 240 créditos de que constarán las carreras a partir de 2o1o, como parte de la convergencia europea.

De momento, los 13 documentos presentados por el MEC no son más que propuestas que habrán de superar un proceso de discusión y, de ser necesario, enmienda. Por ello, colectivos de profesores universitarios han empezado inmediatamente a denunciar las omisiones y defectos que, a su juicio, puedan existir en las directrices.

Juan Antonio Ramírez

Catedrático de Historia del Arte de la U. Autónoma de Madrid

Aunque reconoce que las directrices de su titulación «dan respuesta a las aspiraciones de los historiadores del arte españoles», lamenta una importante ausencia: «Se intenta crear una carrera centrada en la tutela del patrimonio artístico, pero no se ha previsto la inclinación del arte hacia la cultura visual contemporánea». Asimismo, Ramírez plantea alguna objeción con los créditos destinados al proyecto de fin de carrera. «La elaboración masiva de tesinas que parece propugnar el Ministerio me parece una barbaridad, porque implicaría leer hasta 100 tesinas al año», advierte. «Salvo que se presupuesten más medios para hacerlo viable», matiza.

José Vicente Soler

Catedrático de Química Inorgánica de la Universidad de Murcia

Después de estudiar la propuesta de título de grado en Química, llega a una conclusión que considera alarmante: «si no se cambia, iremos camino de la LOGSE universitaria». Los argumentos que esgrime son los siguientes.

«Los conocimientos que debe tener un profesional de la química no se pueden adquirir con tres años de docencia», advierte Soler. «Y aún menos cuando se imponen 25 creditos ECTS para materias instrumentales como Matemáticas y Física, que deberían incluirse dentro de las afines sin aumentar los 10 créditos asignados a éstas».

Señala, además, que «no existe profesorado para enseñar destrezas específicas de orientación académica o profesional ni aspectos de presentación de los trabajos», tal y como recogen las directrices.

Tampoco considera «que en las universidades haya, ni vaya a haber en los próximos años, medios suficientes para la realización del trabajo de fin de carrera».

Blas Torrecilla

Catedrático de Álgebra de la Universidad de Almería

«Volvemos a bajar el nivel», manifiesta en relación con las directrices de Matemáticas. Según él, la introducción del sistema de créditos ya indujo dos consecuencias perniciosas para esta carrera.

«Se produjo un descenso de su participación en otras asignaturas y, al contrario de lo que se pretendía, se redujeron las horas de prácticas», expone. Además, Torrecilla apunta una ausencia importante en los contenidos comunes: «No se recogen las matemáticas del siglo XX».

Socorro Suárez

Presidenta de la Asociación de Estudios Anglo-Norteamericanos

Este colectivo ha publicado un comunicado en protesta por la exclusión de Filología Inglesa del catálogo de titulaciones.

En él se insiste en que «los estudios de Filología Inglesa en la Universidad española tienen en la actualidad una infraestructura suficiente para impartir un Grado de Estudios Ingleses». Suárez recuerda también que «en las universidades europeas de prestigio el Grado de Estudios Ingleses es uno de los pilares de las Humanidades, así como uno de los fundamentos principales de la formación de profesores de inglés para los niveles preuniversitarios».

Denuncia, asimismo, «una omisión involuntaria» en las directrices: «El título de grado en Lenguas y Literaturas Modernas no capacita a quien lo obtenga para la enseñanza de la lengua A, como ocurre en Historia o Filosofía».

Nicolás Oriol

Presidente de la Asociación de Profesores de Música de Escuela

El próximo viernes se reúne esta plataforma para analizar dos grandes problemas de las directrices de Magisterio de Educación Infantil y Primaria. «Vamos a proponer que en las de Primaria, música figure por un lado y plástica, por otro», expone Oriol.

A su juicio, «difícilmente se pueden formar maestros con el grado de cualificación que exige la Ley Orgánica de Educación (LOE) si los alumnos también tienen que especializarse en plástica o en audiovisuales en sólo 30 créditos». La conclusión de este catedrático de la Complutense es clara y contundente: «Creo que se ha obrado de una manera desconsiderada con la música».

De interés

Artículos Relacionados