lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLas universidades, núcleo de violencia contra los políticos
Tensión pre-electoral

Las universidades, núcleo de violencia contra los políticos

ibercampus.info
Como si de una moda se tratara, las universidades se han convertido en los últimos días en un territorio comanche para los políticos. Grupos reducidos pero muy activos acuden a reventar las conferencias que estos intentan pronunciar en distintos centros académicos, pasando de la habitual crítica universitaria, a los insultos en incluso agresiones. La última en sufrir estos ataques ha sido Rosa Díez, candidata de Unión, Progreso y Democracia. Un grupo de unas sesenta personas la rodearon el martes cuando acudió a la Universidad Complutense de Madrid, para insultarla e impedir que diera su conferencia. Antes que ella fueron atacadas las candidatas del PP María San Gil, en la Universidad de Santiago de Compostela, y Dolors Nadal, en la Pompeu Fabra de Barcelona.

 

´Aldecoa. Rosa. Invitaros a unos tiros´, rezaba una pancarta a la entrada de la conferencia de Díez, relata elconfidencial.com. Ni siquiera la presencia del decano de Ciencias Políticas y Sociología, Francisco Aldecoa, sirvió para contener a estos exaltados. Reconoce que existen en “un pequeño grupo antisistema en el interior de la Facultad, que en ocasiones realizar actos reivindicativos” en el recinto universitario, pero esta vez es distinto.

Hay algo diferente a las protestas clásicas. “Querían ir más allá, se habían organizado para impedir que Díez pronunciara su conferencia”, relata Aldecoa, testigo y víctima. Los radicales llevaban semanas organizando el boicot y se habían llevado acólitos ajenos a la facultad. El grupo original antisistema lo componen 17 personas; los líderes eran tres y cubrían toda la estética radical: uno con gorra y cabeza rapada; otro tipo kale borroka (violencia callejera) y un tercero medio hippy, según testigos presenciales.

Por su parte, Carlos Berzosa, rector de la Complutense, envió ayer un comunicado a los medios condenando el boicot y asegurando que había avisado a la Delegación del Gobierno con antelación. “Este tipo de sucesos siempre han ocurrido en la Universidad”, de ahí que hubieran previsto las medidas de seguridad necesarias para que la charla se llevara a cabo sin más problemas.

Grupos consentidos

Sin embargo, Carlos Martínez Gorriarán, catedrático y correligionario de Díez, va más allá. Estos grupos se han crecido gracias a un “perverso” sistema de representación de la Universidad. Los rectores cuidan a los jóvenes antisistema, porque se han convertido en todo un poder, económico y de representación que influyen en su elección en el cargo. Estos grupos radicales se presentan a las elecciones como representantes de los alumnos, cuando el resto de los estudiantes no quieren estar ni en pintura: “la abstención llega en ocasiones al 80% del alumnado”, relata Gorriarán en el diario digital. El caso es que los rectores son elegidos por el claustro, compuesto por representantes de profesores, estudiantes y administrativos. “Ahí está la perversión”, sentencia.

Los tres rectores afectados han decidido reunirse con las asociaciones de alumnos para intentar poner freno a estas agresiones. Ahora bien, ni en la Complutense ni en la Pompeu Fabra identificaron a los alborotadores: nadie les pidió su documentación. En cambio, en la agresión a los escoltas de San Gil los vídeos de los medios de comunicación han servido para identificar a los agresores por traspasar la frontera entre el delito y la libertad de expresión.

De interés

Artículos Relacionados