jueves,7 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsLecciones de moralidad, ¿a quién?

Lecciones de moralidad, ¿a quién?

Economía sin dirigir
El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha admitido tener durante más de un año a un asistente sin contrato ni Seguridad Social, todo por culpa de un sistema "injusto".

Desde la formación política Podemos siempre ha habido un ataque categórico al Gobierno del Partido Popular, por culpa de la reforma laboral y el ataque al Estado de Bienestar con sus continuos recortes. Ataques que han venido sucediendo a lo largo de la pasada campaña, la anterior y  quizás la que viene, que después de las rondas de consultas al Rey no se llega a descartarse categóricamente, como se hacía hace unos días. Pero ayer aparecía en todos los diarios e informativos la siguiente noticia:“El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha admitido tener durante más de un año a un asistente sin contrato ni Seguridad Social.”

Tras oír con detenimiento las elucubraciones de Echenique, sonó una de esas frases que a uno le cuesta digerir: “es culpa del sistema”… ¿Qué sistema?, ¿El sistema que le paga un sueldo todos los meses como Diputado? Un sueldo por cierto nada despreciable. ¿Un  sistema que le ha proporcionado los medios paliativos para su enfermedad?… ¿Qué le ha proporcionado una plaza especial de funcionario, y le ha permitido ganarse un sueldo digno todos los meses?  ¿Qué sistema? ¿Ese sistema?

Tras haber admitido su culpa, cosa que no le exime de ella, Echenique iba revelando más datos. Le pagaba 300 euros y no quería dar de alta el contrato porque el sistema le ahogaría. “Es culpa del sistema.” Que yo sepa, no existe un tope salaria. Por lo menos, por propia conciencia, podría habérselo igualado a aquella “renta mínima vital” que prometían en las elecciones. Claro que, visto lo visto, quizás fue un engaño al obrero de tamaño catálogo de Ikea.

En la parte que le toca, Echenique ha participado en un caso flagrante de economía sumergida. Sí, aquella economía en B, todo muy paradójico, aquella que no paga impuestos. La de los sobres que tanto le llena la boca en las charlas y tertulias.

Pero yo me pregunto entonces, ¿Quién paga la sanidad? ¿Quién  paga la educación? ¿Las prestaciones por desempleo? o ¿Quién paga las prestaciones a la dependencia?.

Lo que más pavor produce es que Echenique no dimita como Secretario de la Formación, como con toda seguridad habría pedido para cualquier dirigente de otro partido.

Por suerte para él y sus compinches, “el mesías”, aquel que asaltaría los cielos y que lo único que ha asaltado ha sido la moqueta del Congreso,  le perdonará sus pecados, repartiendo bendiciones.

Yo le haría reflexionar. El  sistema es el esfuerzo de cada uno de nosotros con nuestros actos día a día y con nuestra contribución.

Para formar parte del sistema y participar activamente en él, primero hay que cumplir con el sistema.

Vamos, un poco de sentido común.

 

De interés

Artículos Relacionados