martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLesmes niega presiones de la banca al Tribunal Supremo

Lesmes niega presiones de la banca al Tribunal Supremo

Redacción
El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, Carlos Lemes, ha negado este lunes que recibiera la llamada de ningún banco alertando del «riesgo sistémico» por la aplicación de la sentencia que adjudica a los bancos el pago del impuesto de actos jurídicos documentados -conocido como impuesto de hipotecas- y ha perdido disculpas a los ciudadanos por lo que ha reconocido como una mala gestión de este asunto.

En un encuentro con periodistas al comienzo de la jornada de puertas abiertas de la institución, Lesmes ha reconocido que hubo una gestión «deficiente» del asunto, que no se ha gestionado bien y que ha causado un daño y una desconfianza en el alto tribunal de una institución que lleva «206 años trabajando, ni a favor ni en contra de ningún sector».

A lo largo de la jornada del jueves, cuando se hizo pública la sentencia que atribuye a las entidades financieras, y no al cliente, el pago del impuesto de actos jurídicos documentados, Lesmes mantuvo varias conversaciones con el presidente de la sala tercera, Luis Díez Picazo, que es la que emitió el fallo. Picazo le explicó que había tenido conocimiento de la sentencia por la prensa, que comenzó a difundir «cuestiones inciertas, como si eran las comunidades autónomas las que tenían que hacerse cargo del impuesto, o los bancos directamente».

«El Supremo lleva «206 años trabajando, ni a favor ni en contra de ningún sector» (Carlos Lesmes)

Para paliar esa incertidumbre, Lesmes sugirió a Díez Picazo que se redactase una nota aclaratoria, porque «no genera desconfianza sino que despeja incertidumbres, quizás no todas pero sí algunas», pero el presidente de la sala optó por convocar una reunión del Pleno para el próximo 5 de noviembre.

El Tribunal Supremo celebra este jueves sus Jornadas de Puertas Abiertas anuales durante tres días y este año las dedica al 40 aniversario de la Constitución. El presidente del Tribunal Supremo y el vicepresidente del alto tribunal, Ángel Juanes, han inaugurado las jornadas recibiendo en la puerta del edificio a alumnos de quinto de primaria del colegio público CEIP 'Barcelona', ubicado en Ciudad de los Ángeles, en el distrito madrileño de Villaverde.

El Alto Tribunal ha fijado para el próximo 5 de noviembre el Pleno en el que se convalidará, revocará o matizará la nueva doctrina dictada que exonera al cliente del pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en las hipotecas. El presidente de la Sala Tercera, Luis María Díez-Picaco avocó este asunto a Pleno veinticuatro horas después dejando en un limbo jurídico a quién corresponde ahora este pago: si al cliente o al banco.

Lesmes ha reconocido que habló por teléfono con el presidente de la sala terecra, Luis María Díez-Picazo, tras trascender la sentencia: "Tuve varias" conversaciones con él, ha dicho, "me llama varias veces a lo largo del día". En esa conversación, el presidente del Supremo le trasladó la necesidad de emitir "una nota aclaratoria" para definir el impacto de la sentencia, por ejemplo en términos de retroactividad, pero que a Picazo "no le pareció oportuno, que él no estaba de acuerdo y un tiempo después me comunicó que lo que iba a hacer era convocar un pleno".

Los 31 jueces del pleno de lo contencioso-administrativo del Supremo se reunirán el próximo 5 de noviembre para estudiar de nuevo la jurisprudencia en torno a este impuesto hipotecario, después de que una de sus secciones resolviese que tenía que ser el banco y no el cliente el que se hiciese cargo de este tributo.

"El pleno es soberano"

En desacuerdo con la decisión de convocar el pleno, aunque aceptando su legalidad, Lesmes ha asegurado que "cuando se producen modificaciones de jurisprudencia lo normal es que se examinen en plenos jurisdiccionales, es una forma habitual de nuestro trabajo". En un primer momento ha asegurado que "ha habido una percepción de que lo que se quería era revisar lo que se había dicho, esta percepción no se ajusta a la realidad" aunque acto seguido afirmando que "el pleno es soberano para tomar la decisión que corresponda".

El presidente del Tribunal Supremo ha reconocido que la convocatoria del pleno, como mínimo, no estuvo bien explicada: "Es verdad que se ha producido esa percepción y nos ha producido un gran daño reputacional al Tribunal Supremo", ha zanjado. Descarta que, en cualquier caso, Díaz-Picazo deba dejar la presidencia de la sala tercera: "Yo desde luego no le voy a pedir la dimisión", ha dicho, añadiendo que "lo que hay que aprender es qué cosas no se han hecho bien para que no vuelvan a ocurrir en el futuro"

De interés

Artículos Relacionados