lunes,25 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLos alumnos de FP se libran del PAU
A la universidad sin pruebas

Los alumnos de FP se libran del PAU

ibercampus.info
Al punto más polémico de la nueva Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) que se celebrará en Andalucía a partir del próximo 15 de junio no se le han aplicado finalmente las "medidas correctoras" que la Junta de Andalucía anunció que estaba estudiando y, tal y como se prevé en el Real Decreto que regula el acceso a la Universidad y que fue aprobado a principios de junio por el Consejo de Ministros, los alumnos de 2º de Bachillerato y de Formación Profesional Superior concurrirán en el mismo cupo en el proceso de admisión a la enseñanza universitaria que se realiza después de la nueva selectividad.

Así pues, este año, y pese a que la Comisión de Distrito Único Andaluz ha establecido nuevos parámetros para calcular las notas de admisión tanto de los estudiantes de Bachillerato como de los FP superior «con objeto de adecuar al máximo el perfil de los alumnos a la titulación que éstos pretenden cursar», lo cierto es que los de FP no tendrán que realizar la PAU y su nota de admisión a la Universidad se calculará teniendo en cuenta la nota media del ciclo formativo y las dos mejores calificaciones de los módulos cursados en su centro de Formación Profesional.

El nuevo sistema de ponderación aprobado por el Distrito Único, no obstante, y según informó en un comunicado la Consejería de Innovación, incluye «determinados parámetros de ponderación» para los alumnos procedentes de ambos sistemas con la intención de «garantizar que los procedimientos de admisión a las universidades públicas proporcionan las mismas oportunidades a todos los estudiantes en aquellas enseñanzas universitarias donde se presenten situaciones de concurrencia competitiva», es decir, donde haya más demanda que oferta.

Atendiendo a este nuevo modelo, por primera vez, cada asignatura (en el caso de Bachillerato) y cada módulo (en el caso de la Formación Profesional Superior) se ponderarán con diferentes valores que pueden oscilar entre 0,1 y 0,2, y que varían en función del grado de vinculación que tengan con una y otra titulación.

Para llevar a cabo esta ponderación, se han tenido en cuenta aspectos como la complementariedad de la asignatura/módulo con cada titulación, es decir, la relación más o menos estrecha o directa con los estudios que se pretenden cursar; así como aquellos aspectos trasversales que faciliten el acceso a aquellos alumnos que «aporten habilidades o capacidades complementarias». Se pretende con ello, según Economía, que «los alumnos que accedan a una determinada titulación se adecuen lo máximo posible a ella y aporten algún valor añadido».

Así, por ejemplo, para el acceso al Grado de Arquitectura, se han ponderado al alza módulos de Formación Profesional Superior como los de ´Tecnología de Sistemas Constructivos´ o ´Mediciones, Presupuestos y Planificación de Obras´, a los que se les ha asignado un valor de 0,2 en la fase no obligatoria de la PAU.

Esto significa que los alumnos de Formación Profesional Superior que hayan cursado dichos módulos y quieran acceder a este grado tendrán más posibilidades de subir su nota de admisión al habérseles asignado a ambos módulos parámetros que superan el mínimo de 0,1.

Por otro lado, para el acceso al Grado en Periodismo se han ponderado al alza, en cambio, asignaturas de Bachillerato como ´Técnicas de Expresión Gráfico-Plástica´, ´Literatura Universal´ o ´Historia del Mundo Contemporáneo´, a las que se les han otorgado valores superiores al mínimo de 0,1 para que los alumnos de Bachillerato que se hayan examinado de éstas en la fase específica de la PAU tengan «más oportunidades de obtener una nota mayor y acceder finalmente a esta titulación».

Este nuevo modelo de cálculo de las notas ha sido elaborado durante el mes de mayo de común acuerdo, entre las universidades públicas andaluzas y la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, que ostenta las competencias en materia de acceso, en estrecha colaboración con la Consejería de Educación.

¿Sólo este año?

Sobre la posibilidad de que los alumnos de Bachillerato y FP concurran sólo este año en el mismo cupo general en el proceso de admisión a la Universidad para evitar, como dijo el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, «que la ampliación de oportunidades de unos alumnos vaya en contra las de otros», la Junta no quiso posicionarse al respecto y sólo dijo que «no lo sabe todavía».

No en vano, De la Chica ya mostró su «preocupación» ante este real Decreto de carácter nacional y aseguró que tanto la Consejería de Educación como la de Economía, Innovación y Ciencia trasladaron al conocer esta noticia al Ministerio de Educación el mensaje de que «si se produjera, durante este año, un desajuste importante en el proceso de acceso a la universidad, habría que establecer medidas correctoras para el próximo ejercicio».

Diferencias entre la PAU y la Selectividad

En la nueva PAU, los alumnos procedentes de bachillerato deberán examinarse obligatoriamente de una fase general, en la que se evalúan destrezas básicas y con la que se puede alcanzar un máximo de 10 puntos. Adicionalmente, tendrán la posibilidad de subir nota presentándose a una fase específica, de carácter opcional y en la que se miden conocimientos en disciplinas concretas.

Esta fase puede aportar cuatro puntos adicionales a la anterior, por lo que un alumno puede conseguir 14 puntos en total. Para ello, los estudiantes que deseen subir nota podrán examinarse de hasta cuatro materias de las denominadas de modalidad que se ofertan en segundo de bachillerato. Sin embargo, no todas estas materias contarán por igual a la hora de calcular la nota final o nota de admisión. El peso de las mismas dependerá del grado de vinculación y complementariedad que tengan con los estudios de grado a los que se quiere acceder.

En la antigua Selectividad, sin embargo, los estudiantes se examinaban de seis asignaturas de forma obligatoria y, opcionalmente, de una más. Ahora, los alumnos de Bachillerato se examinan de cuatro asignaturas en la fase general (obligatoria) y eligen entre una y cuatro asignaturas si quieren examinarse de la fase específica para subir su nota.

Por otro lado, en la antigua selectividad, los alumnos de Bachillerato y los de Formación Profesional de grado Superior concurrían en cupos diferentes, reservándose para éstos últimos un cupo de hasta el 30 por ciento de las plazas en cada titulación. Ahora, como ya se ha explicado, todos concurrirán en el mismo cupo, el general.

Otra de las diferencias entre la nueva y la antigua PAU es que en ésta última la nota de admisión tiene una validez indefinida, mientras que en la nueva prueba sólo la calificación de la fase general es válida siempre y las calificaciones de la fase específica sólo podrán usarse para el acceso a la universidad en los dos cursos siguientes al de la realización de los exámenes.

Además, en la antigua selectividad, los alumnos podían acceder de forma preferente a las titulaciones asociadas a su vía de acceso y ahora, por contra, «ninguna modalidad de Bachillerato tiene preferencia para el acceso a determinadas titulaciones», de modo que sólo se tendrá en cuenta para el acceso la calificación definitiva.

Fuente: EP

De interés

Artículos Relacionados