martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLos años de lucha del presidente Xi contra la pobreza

Los años de lucha del presidente Xi contra la pobreza

Desde China
La lucha contra la pobreza ha sido una de las prioridades de Xi Jinping, presidente de la nación más poblada del mundo. Siempre preocupado por mejorar la vida de los menos favorecidos, Xi se ha comprometido y consagrado en la reducción y eliminación de la pobreza que sufren sus compatriotas.

Beijing, 07/03/2017 (El Pueblo en Línea) – La lucha contra la pobreza ha sido una de las prioridades de Xi Jinping, presidente de la nación más poblada del mundo. Siempre preocupado por mejorar la vida de los menos favorecidos, Xi se ha comprometido y consagrado en la reducción y eliminación de la pobreza que sufren sus compatriotas.

"Este es el requisito mínimo para construir una sociedad moderadamente próspera. Nuestra solemne promesa: sacar a los habitantes del campo de la pobreza, como ya está planeado, y lograr que todos los municipios pobres sean retirados de la lista y que en las áreas desfavorecidas la pobreza sea derrotada”, expresó el presidente Xi en una reciente sesión de estudio realizada por el Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh).

Este 2017, durante su Discurso de Año Nuevo, Xi destacó que "al comenzar este año, lo que más me preocupa son la vida de aquellos que todavía están bajo presión. La preocupación más profunda que tengo en mi corazón es cómo les va y si tendrán un buen Año Nuevo y un buen Festival de la Primavera".

El primer encuentro de Xi con la pobreza puede remontarse a principios de 1969, fecha en que fue enviado a la aldea de Liangjiahe en Yan'an, en la provincia de Shaanxi, dentro de la campaña para animar a los jóvenes urbanos a trabajar en áreas rurales. En aquel entonces, el actual presidente de China tenía menos de 16 años. Allí vivió siete años.

"Me sorprendió llegar desde Beijing a un lugar tan pobre", destacó Xi y recordó lo que encontró al llegar: tierras estériles, escasas cosechas y como fertilizante solamente usaban estiércol.

Con 20 años, Xi comenzó su servicio de dos años como secretario de la sección del PCCh de Liangjiahe. En aquella época, todo lo que anhelaba era ayudar a los aldeanos a cosechar más granos y obtener más dinero.

Estimulados, bajo el liderazgo del joven Xi, los aldeanos pasaron días y noches cavando pozos y construyendo terrazas de cultivo.

De 1982 a 1985, Xi sirvió como segundo secretario y luego como secretario general del PCCh del Comité Municipal de Zhengding, en la provincia de Hebei.

Las condiciones de vida en Zhengding no eran buenas. Xi no disponía de dormitorio, así que tuvo que dormir en el sofá de su oficina. Tampoco los labradores tenía suficiente grano para compartir.

Transformando el pasado, Xi logró ampliar el radio de acción e impactó en la realidad de 200 aldeas del municipio, a través de la promoción del sistema de responsabilidad de contrato de las casas y la reforma rural para asignar tierra por contrato a los agricultores. En el contenido de la reforma, los agricultores tenían derecho a vender el excedente en el mercado o destinarlo para uso propio.

Xihaigu, área de la Región Autónoma de Ningxia Hui, conocida como "tierra árida y amarga", también fue testigo de la batalla de Xi contra la pobreza.

Xi visitó Xihaigu en 1997 y su realidad lo conmocionó.

Los lugareños incluso vivían en cuevas, recordó Xi. Además, los miembros de toda una familia tenían que compartir dos o tres pantalones.

Durante su mandato como segundo secretario del Comité Provincial del PCCh en Fujian, en respuesta a la llamada del gobierno central, Xi dirigió un equipo de apoyo al desarrollo de Ningxia. También fue el jefe de un grupo de trabajo creado especialmente para combatir la pobreza.

Gracias a la infraestructura creada, la población pudo disponer de agua potable y para regadíos. El rendimiento de la cosecha de papas aumentó considerablemente.

Cuando Xi se desempeñó como segundo jefe del PCCh y gobernador de la provincia de Fujian, dispuso "acometer esfuerzos reales para ayudar a los más pobres".

“El alivio de la pobreza está directamente vinculado a solucionar problemas reales”, señaló Xi, destacando también la importancia de la precisión y pertinencia de los esfuerzos a realizar.

“La próxima generación debe tener asegurada la educación de sus hijos”, enfatizó Xi, vinculando ese logro a la creación de infraestructura públicas básicas como caminos, agua, electricidad y servicios públicos.

También sugirió enseñar a las personas a “pescar” oportunidades utilizando habilidades basadas en las condiciones locales. Los ancianos, por ejemplo, pueden ofrecer sus experiencias en cuanto a métodos de alimentación y se pueden crear fondos para la cria de aves, patos y ovejas. Por esfuerzo propio y con ingresos anuales de unos pocos miles de yuanes se puede ir saliendo de la pobreza, exhortó Xi.

Los jóvenes deben capacitarse y buscar oportunidades de empleo, mientras que los que se dedican a la agricultura y a la cría de animales necesitan evaluar las formas de sumarle valor añadido, ilustró Xi. 

De interés

Artículos Relacionados