martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLos países latinoamericanos renuncian a reformas fiscales que ponen en riesgo su...
Informe de Fundación Alternativas y palabras del expresidente Leonel Fernández ante la cumbre iberoamericana de 2022

Los países latinoamericanos renuncian a reformas fiscales que ponen en riesgo su gobernanbilidad democrática

Los paises latinoamericanos de renta media no están en condiciones de reformas que ponen en riesgo la gobernanbilidad democrática, como han evidenciado los frustradas proyectos de reforma fiscal en Colombia y República Dominicana. Lo dijo en la presentación del Informe "Iberoamérica 2021: El sistema iberoamericano y el multilateralismo: una perspectiva de progreso" Leonel Fernández, expresidente de este país, que será anfitrión de la próxima Cumbre Iberoamericana de Santo Domingo en 2022, donde las conclusiones de los participantes en ese estudio de la Fundación Alternativas es que se consolidarán políticas de cooperación y concertación en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la Agenda de la ONU.

Fernández resaltó que no se parecen otear otras salidas, pues las políticas de aumento de gasto en el contexto de menores ingresos por el parón de actividad están elevando las deudas públicas en todo el mundo, pero la línea de fiscalidad progresiva que se impone en los acuerdos del G7 y del próximo G20 será difícil de aplicar en Latinoamérica, dada su estructura económica, con un sector turístico o inmobiliario en el Caribe que necesita exenciones fiscales, o en otros sitios con predominio de zonas francas que exportan a EEUU:

Si se pide a las empresas que paguen más, se van. Así, la única estructura fiscal previsible es gravar al consumo, una reforma fiscal regresiva que afectaría a las clases medias y a los más vulnerables. En Colombia hubo respuesta y parón de la reforma fiscal proyectada. En la República Doninicana acaba de suceder lo mismo, mientras suben los precios  de los combustibles; el barril de petróleo estaba a 30 dólares y ya anda en 83, y algunos pronósticos lo sitúan para diciembre a 90 barril, agravados por la escasez de carbón y gas natural. Ese contexto de crisis energética, colapso de las cadenas de suministro, fuertes subidas en los fletes, etc, no acepta reforma fiscal que afecten a las clases medias (…) Es una crisis inflacionaria y si añadimos una reforma fiscal que afecta a la clase media, tendrá repercusiones sociales y políticas desestabilizadoras para la región latinoamericana.

El ex presidente dominicano y actual presidente de Funglode sostuvo que “es importante entender Iberoamérica”  como un “ecosistema de redes” que abarca distintos sectores en aspectos como “educación, cultura o finanzas”. Desde la Cumbre de Guadalajara hasta la de Andorra ha habido “valores y conceptos compartidos” por los 22 Estados miembros que han servido para “reflexionar” sobre los distintos aspectos que afectan a los países integrantes del espacio iberoamericano, como “democracia, libertad justicia, soberanía, independencia y autodeterminación, sin olvidar la sostenibilidad, la productividad y la cooperación”.

Ante la pandemia, Fernández aseguró que “Iberoamérica necesita una respuesta conjunta y coordinada, ya que no se trata sólo de una crisis sanitaria, sino que también es una crisis económica y social”.

Aunque algunos esperan que esas subidas de materias primas ayudarán a recuperarse a los países latinoamericanos más intensivos en ellas, Diego López Garrido, vicepresidente ejecutivo de Fundación Alternativas y exsecretario de Estado para la UE recordó que el pronóstico del FMI es que su crecimiento económico en 2022 será el más bajo del mundo, tras registrar 2,1 millones de muertos por la Covid y el peor desempeño posible en los 20 últimos años. La participación de las cadenas de valor en comercio de Latinoamérica aumentó en estas dos décadas apenas el 0,1%, frente al 19% en el resto del mundo 19%. Y añadio

Eso es un desafio para la cooperacion internacional y de cada pais, a la que se abre una oportunidad, cuando además se registran las peores infraestructuras ferroviarias en 20 países, el total  de carreteras no pavimentadas alcanza el 70% y el acuerdo de Mercosur con la Unión Europea sigue aún bloqueado

No obstante, el coloquio sobre el informe de Fundación Alternativas constató como el documento que en los últimos 30 años, la cooperación iberoamericana ha evolucionado institucionalmente mediante programas que la han dotado de presencia en la vida de los ciudadanos latinoamericanos.

Desde la primera de Guadalajara a la más reciente de Andorra, las Cumbres Iberoamericanas han ido superando las dificultades propias de los procesos políticos y desde 2014 se han comprometido a un proceso de cambio que ha permitido conjugar flexibilidad con acción regional. El potencial de Iberoamérica en la cultura, la educación, el dialogo científico, o la cooperación sur-sur y triangular, continúa siendo muy notable. A raíz de la pandemia del covid-19, Iberoamérica se está sumando crecientemente a diversas iniciativas multilaterales en lo económico, lo social o lo medioambiental.

Sin embargo, la cooperación regional enfrenta nuevos desafíos tras los estragos causados por la pandemia. Uno de ellos es definir un proyecto y una visión común por parte de los 22 países iberoamericanos, así como una mayor participación y compromiso de sus miembros. También, la fragmentación regional en Latinoamérica y los conflictos políticos actúan como barreras a la cooperación. Además, la cooperación iberoamericana enfrenta a su vez los desafíos globales en materia de apoyo y fortalecimiento de los procesos de digitalización y lucha contra el cambio climático, en el marco de la difícil situación social post-pandemia en la región, cuyas economías se ven lastradas por déficits estructurales o la deuda. Todo ello coincide con un  momento de recambio de liderazgo del sistema iberoamericano en la propia Secretaría General Iberoamericana, un cargo vacante en cuya elección se van a dibujar muchas de las tensiones y equilibrios de la región.

Marisa Ramos, profesora titular de Ciencia Política y de la Administración en Universidad Complutense de Madrid, aclaró que existen “experiencias de cooperación previas y de larga trayectoria”. El espacio intergubernamental cuenta ya con una “base de políticas públicas” y de construcción de “instrumentos comunes”, como los jurídicos y los “convenios internacionales” que vinculan a las políticas de los países, así como con la capacidad de “incidir políticamente, de orientar agendas y modelos de implementación”.

Cristina Xalma, investigadora en cooperación sur-sur y triangular en Iberoamérica, comentó que la cooperación sur-sur y triangular es “fundamentalmente técnica”, y entre países en desarrollo lo importante es el “intercambio de conocimiento, no el aspecto financiero”. La cooperación intergubernamental se basa en el “conocimiento y el respeto” a unos principios basados en la reciprocidad, aplicados a las políticas públicas. Esta cooperación tan particular ha “evolucionado” de manera muy favorable y hoy es “mucho más sólida”, y está mejor posicionada para los “retos tras la pandemia”.

Vicente Palacio, director de Política Exterior de la Fundación Alternativas: “La guerra del Covid-19 está siendo muy mala, pero las posguerras a veces son peores, y América Latina no tiene herramientas para la recuperación como la UE, que cuenta con un Banco Central, los fondos de recuperación o la deuda mancomunada. Latinoamérica no es un actor global, pero sí puede aspirar a ser un actor multilateral, y ahí es donde puede hacer grandes cambios. El panorama es difícil -Nicaragua, Brasil, Venezuela-, pero existen retos en cooperación multilateral que pueden ser impulsados desde ambos lados del Atlántico”.

De interés

Artículos Relacionados