domingo,17 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLos periodistas ambientales votan sus premios Vía Apia y Vía Crucis 2020

Los periodistas ambientales votan sus premios Vía Apia y Vía Crucis 2020

Redacción
La Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA) abrió este miércoles el plazo para votar las candidaturas a los premios Vía Apia y Vía Crucis 2020, presentadas entre los varios cientos de profesionales de la entidad.Estos tienen de plazo hasta el 25 de octubre para votar. Pero así como al premio positivo se presentan una decena de candidaturas, el negativo solo tiene una, según han anticipado fuentes de la entidad, que pedie a Ibercampus.es retirar la información con los nombres.

"Hemos visto que se ha publicado una notasobre los premios APIA que ahora mismo se están votando hasta el 25 de octubre. ¿Sería posible retirarla? Las votaciones de premiados son decisión interna de los socios y hasta que no se formalizan y también en lo que se refiere a las entidades o personas propuestas, hasta que la APIA no los hace públicos y se lo comunica a los interesados, no es apropiado darlos a conocer". Así lo indicaba un mensaje de APIA recibido en la redacción de Ibercampus.es, que lo sometió a decisión del consejo editorial y este ha decidido atender la solicitud después de publicar la información sobre las candidaturas y resultados previsibles.

APIA lleva 25 años concediendo anualmente estas distinciones laudatorias y críticas, como hacen otras asociaciones profesionales del sector, caso de la APIE constituida hara pronto medio siglo entre los periodistas económicos, que el año pasado entregó su premio tintero a Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco e España y el secante a Esther Alcocer Koplowitz, presidenta de la constructora FCC, mientras nombraba socios de honor al Banco Central Europeo, Consejo General de Economistas y el Colegio de Economistas de Madrid.

Entre los periodistas ambientales de APIA, el VIA CRUCIS 2019 fue para el entonces nuevo alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeidasobre todo por la manipulación de datos y tergiversación de la realidad para desmontar ‘Madrid Central’, si bien entonces ya Vox aparecía entre los candidatos. Los Premios VIA APIA reconocen la transparencia informativa de aquellas entidades que facilitan el trabajo de los periodistas como fuentes de información fiables, rigurosas y veraces en el ámbito de la comunicación ambiental.En cambiio, los Premios VIA CRUCIS reconocen la falta de transparencia, de rigor y de calidad y/o mala praxis informativa en el ámbito de la comunicación ambiental.

 

 
Ganadores de los premios anuales Vía Apia y Vía Crucis desde 1995
Vía Apia:
1995.- José Joaquín Pérez de Gregorio (Fiscal de la Audiencia de Barcelona).
1996.- José Bono, presidente de la Junta de Castilla-La Mancha.
1997.- Promotores del Turismo Rural
1998.- Asociación Ecologista Greenpeace.
1999.- Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA)
2000.- Asociación conservacionista SEO/BirdLife.
2001.- Revista Quercus
2002.- Asociación conservacionista WWF/Adena.
2003.- Joaquín Nieto, responsable de Medio Ambiente de CC.OO y por extensión al gabinete de comunicación.
2004.- Eduardo Martínez de Pisón, en reconocimiento a su trayectoria personal y profesional.
2005.- La comunidad científica, personalizado en la figura de Miguel Delibes de Castro, por entender el papel de los periodistas especializados en información ambiental y aportar la vertiente científica de la noticia ambiental, uno de los elementos clave de este tipo de información.
2006.- La Casa Encendida de Obra Social Caja Madrid.
2007.- A Theo Oberhuber, coordinador general de Ecologistas en Acción, en reconocimiento a su trayectoria personal y a su colaboración en la difusión de los temas ambientales y muestras de comprensión y apoyo al trabajo de los profesionales que desarrollamos esta especialidad informativa. Este premio también lo hacemos extensivo a la organización Ecologistas en Acción.
2008.- Al Programa Vías Verdes de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles y por extensión a su directora, Carmen Aycart.
2009.- A la Fundación EFE, Tetra Pak, Fundación Biodiversidad, REE, FIDA, Unión FENOSA y Ecovidrio porque han entendido -en un ejercicio de responsabilidad social empresarial y con diversos programas de becas-, que apostar de forma altruista, por la especialización de periodistas favorece la transparencia informativa con profesionales críticos y honestos y por ende una información ambiental de calidad.
2010.- Francisco Javier Álvarez Mateo, responsable de FIO-Feria Internacional de Turismo Ornitológico, en reconocimiento a la labor de difusión y de comunicación sobre las actividades de FIO, así como la invitación, a los periodistas de APIA, para participar en dicha feria y en los itinerarios alternativos para conocer in situ la riqueza natural, y en concreto, ornitológica de Extremadura.
2011.- La Agencia Estatal de Meteorología en reconocimiento a su buena política de comunicación y por los pasos dados hacia una mayor apertura del organismo a la labor de los medios, con especial mención a las jornadas de formación para periodistas y a las nuevas secciones y datos introducidos en su web, de gran utilidad para los profesionales de la comunicación.
2012.- Fundación CONAMA
2013.- Ecoembes
2014.- Oficina de Acción Global contra las prospecciones petrolíferas canarias
2015.- Las cinco ONG’s ambientales (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO Bird/Life y WWF) por «haber logrado, en estos tiempos tan marcados por las disensiones y las pugnas por protagonismos, el consenso preciso entre ellas para acordar y poner en marcha campañas, proyectos e iniciativas en conjunto. Y conseguir llegar así con una sola voz, convincente y más potente, a los medios de comunicación y la sociedad, para la defensa de nuevas relaciones con nuestro entorno. Una voz, además, que se sustenta en la profesionalidad de sus expertos en comunicación, que empodera y facilita el trabajo de los periodistas que nos dedicamos a cubrir la información de medio ambiente, razón esencial de este premio».
2016.- FUHEM por divulgar en nuestro país información clave en materia ambiental, por ejemplo el informe “La situación en el mundo” del Worldwatch Institute, además de fomentar el análisis, el debate y la crítica en torno a las cuestiones ambientales.
2017.- La Plataforma Stop Uranio es una coordinadora ciudadana nacida para oponerse a la mina de uranio prevista en la comarca salmantina del Campo Charro. Sus miembros han tenido que emplearse a fondo para difundir sus reivindicaciones fuera del ámbito local. Gracias a la colaboración de particulares, alcaldes de la zona opuestos al proyecto y ONG ecologistas, que le han servido de altavoz, ha logrado en los últimos meses montar un operativo informativo que ha permitido elevar su campaña a escala estatal e internacional. Redes sociales, ruedas de prensa, viajes de periodistas y actos ciudadanos son una muestra de este despliegue, con el que intentan contrarrestar el «marketing de comunicación» diseñado por grandes agencias del sector contratadas por la empresa minera para presentar su proyecto.
2018.- Ecodes. Por su trabajo incansable como organización sin ánimo de lucro para mantenernos al tanto y aportar datos y debates a los temas de actualidad ambiental.
2019.- Fridays For Future, en España, por lanzarse, sin experiencia previa, a comunicar un gran movimiento global, creando portavoces decididos que han atendido a los medios durante este año.
Vía Crucis:
1995.- Fabricantes de cloruro de polivinilo (PVC).
1996.- Empresa de comunicación Burson Marsteller.
1997.- Directores de los Medios de Comunicación.
1998.- Isabel Tocino, ministra de Medio Ambiente.
1999- Responsables de la Mina Boliden-Apirsa en Azanalcóllar.
2000.- Marina Real Británica por el caso Tireless.
2001.- A las distintas Administraciones Públicas por las deficiencias en el proceso de transmisión de una información precisa sobre el mal de las vacas locas.
2002.- Mª Teresa Estevan Bolea, presidenta del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).
2003.- Francisco Álvarez Cascos, ministro de Fomento.
2004.- A la empresa Ercros debido a la falta de transparencia informativa en la difusión de la información relativa a los continuos vertidos tóxicos y radiactivos al río Ebro.
2005.- A la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA), por la opacidad informativa en la convocatoria de las becas de periodismo ambiental 2005-2006, así como en el proceso de selección.
2006.- Servicios Informativos de Telemadrid.
2007.- A la política de comunicación de la Junta de Castilla y León.
2008.- A la Consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo.
2009.- Abengoa por su política de comunicación «poco, y en ocasiones, nada transparente, debido a la imposibilidad de acceder a mayor y mejor información de la que ofrecen en sus notas de prensa».
2010.- Al Ministro de Industria, Turismo y Comercio, D. Miguel Sebastián Gascón, por las dificultades que encuentran los informadores con demasiada frecuencia, cuando solicitan contactar con sus responsables y por la lentitud con la que atienden las demandas de los profesionales de la información en el ejercicio de su profesión
2011.- Al Ayuntamiento de Madrid, por cómo se han modificado los centros de control de calidad del aire, con el conocimiento del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, pero también por cómo se ha retirado el acceso a los datos con el objetivo de que no hubiera información real de lo que estaba pasando, ya que las cifras exactas no estaban accesibles.
2012.- UNESA
2013.- Gobierno ruso
2014.- Plataforma SHALE GAS
2015.- Ministerio de Industria y al ministro José Manuel Soria por “la falta de información y transparencia con los medios de comunicación social. La falta de atención a los periodistas, la no contestación a las preguntas formuladas o la contestación con evasivas, hacen de este departamento ministerial uno de los más opacos y menos facilitadores para los medios de comunicación”.
2016.- A la situación que viven los periodistas ambientales que son perseguidos en el mundo por dar voz o denunciar públicamente atentados contra el medio ambiente o contra pequeñas comunidades locales; por denunciar proyectos que no cumplen con las debidas garantías o que carecen por completo de estudios de impacto ambiental y social. Periodistas que son víctimas de amenazas, agresiones, extorsión o incluso la muerte, como registra Reporteros Sin Fronteras en su balance Anual de Periodistas Asesinados en el Mundo en 2015. Esta situación se hace más evidente en países como India, México, Honduras, Guatemala y otros del centro y el sur de América, donde su labor informativa pone en cuestión proyectos de grandes empresas petroleras, mineras, agroquímicas, etc.
En una escala diferente, estas situaciones también se viven en España, donde los periodistas molestos son, en ocasiones, presionados y apartados por los pequeños y grandes grupos de presión.
2017.- Javier Cárdenas, director y presentador del programa ‘Hora punta’ emitido en TVE 1, por la falta de rigor en el tratamiento de temas científicos y ambientales. En concreto, por hacerse eco de una teoría no demostrada científicamente, cuando el pasado 13 de septiembre, Patrick Roddie, químico y activista de geoingeniería, aseguró que los huracanes Harvey e Irma, que azotaron las islas caribeñas y también a Estados Unidos, fueron fabricados y creados por el hombre.
2018.- A los hermanos Alvaro y Alberto Nadal, ex ministros y altos cargos del anterior gobierno, justo por las razones contrarias a las anteriores. A lo largo de su trayectoria profesional, y en especial durante su paso por el ministerio de Energía (Álvaro Nadal como ministro) y Alberto Nadal (como Secretario de Estado de Energía) han sido un “ejemplo” de desinformación –cuando no de noticias falsas directamente– en relación a temas como el autoconsumo, la dependencia energética de España o las necesidades de utilizar tecnologías contaminantes.
2019.- : Al nuevo alcalde de Madrid, del PP, José Luis Martínez-Almeida: sobre todo por la manipulación de datos y tergiversación de la realidad para desmontar ‘Madrid Central’, obviando la preocupación por la salud de los ciudadanos y el medio ambiente, y solo pensando en la confrontación política más frívola y electoralista. Hasta llegar a plantear el absurdo de que más coches circulando por el centro de Madrid hacía bajar los índices de contaminación atmosférica. Hasta los tribunales le quitaron la razón apoyándose en la asepsia de los datos.
Por confundir con Madrid Central, lanzando mensajes inexactos y contradictorios, e información manipulada e interesada sin tener en cuenta el rigor que debe tener como fuente de cara a los medios.

 

De interés

Artículos Relacionados