lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLos presupuestos autonómicos, vulnerables a nuevos ajustes en educación y sanidad
Las autonomías inflan sus ingresos en 6. 000 millones

Los presupuestos autonómicos, vulnerables a nuevos ajustes en educación y sanidad

Redacción
Las Comunidades Autónomas, cuyos gastos han de destinarse en más de tres cuartas partes a educación y sanidad, inflaron sus ingresos de 2015 en más de 6.000 millones para cuadrar los presupuestos de 2016, según un análisis realizado por Fedea. Durante los últimos años viene siendo habitual que las regiones cuadren sus presupuestos con los objetivos de déficit a base de inflar las previsiones de ingresos, de manera que luego no se cumplen. Los ayuntamientos españole reducen o congelan deudas. púb

 "El grueso del problema se concentra en las partidas de ingresos gestionadas directamente por las comunidades", indica el estudio.

En 2015, la desviación sobre el objetivo de déficit autonómico rondó los 10.400 millones de euros, de los cuales casi el 60% (6.144 millones) provino de ingresos inferiores a los presupuestados. Por el lado del gasto, la desviación fue de 3.425 millones de euros.

Este año Fedea calcula que los ingresos sobreestimados han sido menores, pero aun así suman 3.800 millones. La fundación prevé que las comunidades cierren este año con un déficit del 0,9%, dos décimas por encima del 0,7% pactado con Hacienda.

Según destaca EL ECONOMISTA, Cataluña y Comunidad Valenciana serán las principales responsables de esa desviación del déficit, al presupuestar el cobro de más de 2.700 millones de euros de anticipos del Fondo de Competitividad, transferencia que no está prevista en los Presupuestos de 2016. El diario destaca que en su conjunto las comunidades prevén 14.000 millones adicionales de ingresos sobre el cierre de 2015, pese a que la financiación adicional de Hacienda dejará la cantidad en algo más de 6.500 millones.

Las comunidades ofrecen ajustar un tercio de lo exigido

Por su parte, ABC destaca que las comunidades han ofrecido a Hacienda ajustes por 700 millones, apenas un tercio de los 2.037 millones que se debe ajustar el gasto autonómico.

Cuatro de ellas (Extremadura, Aragón, Castilla-La Mancha y Murcia) han aprobado acuerdos de no disponibilidad de crédito este año. Además, Madrid y Comunidad Valenciana han ofrecido no ejecutar partidas de gasto en sus presupuestos por valor de 195 y 78 millones, respectivamente.

Por su parte, Cataluña prevé un ahorro de intereses de deuda de 225 millones de euros.

Los ayuntamientos españoles sí frenan su deuda 

El 76% de los ayuntamientos españoles redujo o congeló la deuda pública municipal en la pasada legislatura, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Hacienda. Gracias a la Ley de Estabilidad Presupuestaria, las entidades locales registran desde 2012 superávit de sus cuentas públicas y el 46% de los ayuntamientos no debe nada.

En 2015 el conjunto de Corporaciones municipales, entidades locales y Diputaciones rebajó la deuda hasta los 35.147 millones de euros, un 0,8% menos que en 2011. Madrid es el municipio que más ha reducido su deuda, en 1.580 millones de euros; seguida de Barcelona (253 millones), Valencia (175 millones) y Málaga (160). De los municipios de más de 250.000 habitantes sólo elevaron su deuda Zaragoza, Palma de Mallorca y Bilbao.

En total, en los últimos cuatro años 3.345 municipios redujeron su deuda y otros 2.821 la congelaron. El resto, 1.958 ayuntamientos, se endeudaron más.

Valoraciones editoriales de los diarios impresos

La disciplina fiscal es para todos (CINCO DÍAS): "Una de las tareas del próximo Gobierno será reconducir la disciplina fiscal de las arcas autonómicas y abordar de una vez por todas una reforma de su modelo de financiación".

Cálculos sesgados de las CCAA (EL ECONOMISTA)"Las estimaciones de ingresos de 2016 de los Gobiernos regionales se encuentran 'inflados' en 6.500 millones".

Previsión ficticia de las CCAA (LA RAZÓN): "Han vuelto a inflar su previsión de gastos para este año según un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea)". "Es una manera de cuadrar de forma ficticia sus presupuestos con los objetivos de déficit".

 

De interés

Artículos Relacionados