lunes,17 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLos rectores, contra el proyecto de becas del curso 2017-18 por no...
El Consejo de Universidades aprueba grados de sólo tres años

Los rectores, contra el proyecto de becas del curso 2017-18 por no rebajar notas de acceso

Redacción
Los rectores han rechazado el borrador del decreto de becas del Ministerio de Educación para el próximo curso 2017-18 al no bajarse del 5,5 actual a un 5 la nota que se exige para conseguir una ayuda de matrícula universitaria, según informó el presidente de la Conferencia de Rectores, Segundo Píriz, tras asistir al Consejo de Universidades presidido el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. El consejo ha aprobado un acuerdo que permite implantar en España títulos de tres años de duración.

Píriz dijo que los rectores han dado un año más su "informe desfavorable" al nuevo borrador sobre becas al no ser atendida la reivindicación de volver a la nota de 5 –incorporada a partir de 2012– para que un estudiante pueda pedir una beca de matrícula. No obstante, ha agradecido a Educación su "disponibilidad" para "seguir dialogando e intentar conseguir ese objetivo para el siguiente curso", ha comentado.

Las peticiones de los rectores en materia de becas se resumen en cuatro puntos concretos, que no han sido contemplados en la propuesta de Educación:reducir de 5,5 a 5 puntos la nota mínima necesaria para acceder a una beca de matrícula, eliminar la exigencia de devolver una beca si no se superan los porcentajes de acceso, excluir del cálculo de las becas determinadas subvenciones y plusvalías que estén ligadas a un empeoramiento de la situación familiar, y la consideración de que los estudiantes matriculados en estudios semipresenciales puedan tener derecho a todas las ayudas cuando se vean forzados a residir fuera del domicilio familiar.

Con respecto a la reducción de la nota mínima de 5,5 a 5 puntos, la CRUE lleva formulando esta petición en vano desde 2012, razón por la cual el Consejo de Universidades ha rechazado todos los proyectos gubernamentales de becas desde esa fecha. Marcial Marín, secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, señaló que el mantenimiento de las notas de acceso responde a una "cultura del esfuerzo" que el Gobierno "promueve".

 Segundo Piriz, presidente de la conferencia de rectores 

Según Marín,en el tema de las becas "se está avanzando". El Ministerio, dentro de este momento de búsqueda de pacto educativo, "sigue en su papel de leal colaboración institucional con la CRUE y y las universidades avanzando en aspectos de las becas que se le han pedido", ha destacado Marín. Pero ha recordado que Educación defiende "la cultura del esfuerzo" y que "además de ayudar a las familias sin recursos económicos también se pide un mínimo de rendimiento académico". Cuando se negocie el pacto educativo y haya una mayoría que en tema de becas acuerde una "regulación distinta" se "trabajará en ello", ha asegurado Marín.

Por otra parte, en la reunión se ha tratado un informe sobre la duración de los grados. Ha sido aprobado por unanimidad por los rectores ya que han acordado con el Ministerio que los grados anteriores al Plan Bolonia sigan siendo de cuatro años, excepto las carreras de ingenierías o medicina, mientras que los títulos nuevos podrán ser de tres o cuatro años, dependiendo de cada universidad.

"Es muy positivo para todo el sistema universitario español que todos estemos de acuerdo en esa idea general de que todos los grados preBolonia duren cuatro años" y que los títulos nuevos –"realmente nuevos, no que se maquillen para que parezcan nuevos"– tengan un formato de tres o cuatro años, ha manifestado Píriz. Con este acuerdo se da "tranquilidad" a la Universidad, que ha estado "preocupada en los últimos tiempos con esta indefinición", ha recalcado.

Siendo ministro José Ignacio Wert el Ministerio anunció que se daba libertad a las universidades para que los grados tuvieran una duración entre tres y cuatro años y los máster entre uno y dos años (el que se denominó "decreto 3+2"). Ello llevó a protestas de parte de la comunidad educativa, que consideraba que las carreras iban a subir de precio ya que casi todo el mundo tendría que hacer dos años de máster, que son más caros que los grados.

Marín ha explicado que "el acuerdo de mínimos" sobre la duración de los grados "se va a plasmar en un documento". "Tocaba reordenar todos estos títulos", ha argumentado Marín, que ha confiado en que todas las universidades colaboren para cumplir este acuerdo.

Por otro lado, el ministro ha confirmado a los rectores una enmienda a los Presupuestos Generales para que las plazas de profesores contratados doctores que queden vacantes por la promoción al Cuerpo de Profesores Titulares de Universidad se puedan ofertar y, además, no consuman la tasa de reposición, ha dicho el Ministerio en una nota.

De interés

Artículos Relacionados