martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLos recuerdos

Los recuerdos

El Envés
Sobre los malos recuerdos que a veces nos atormentan, despiertos o en sueños. Hace unos días uno de vosotros me preguntó sobre lo que le pesaban, a veces, en sus recuerdos. Este "a veces" es un buen síntoma, si logras aceptarlos, sonreírles, no los habías "elaborado" como procede. Recuerda que un clavo saca a otro clavo.

Trata de transformar lo re-cuerdos negativos en argamasa que sirvió para sostenerte, pero no los “cabrees”, ni te enfrentes. Son polvo de la era, decía Teresa “cuando aparezcan hágales con los dedos una higa”. Ya no son tuyos, son fantasmas. Recuerda el título de mi último libro “Bailaré claqué sobre tus miedos”, recuerdos, chominadas.Pero esta mañana encontré algunas frases sabrosas para que las disfrutes cuando te de la gana, eso tan español que da o no da.

No los temas, mea sobre ellos, o salta y piensa en los millones de seres para lo que para ti hoy con recuerdos, mutatis mutandis, son realidad dolorosa o peor, que causa sufrimiento. El dolor puede ser algo bueno porque nos avisa de la causa y hay que eliminarlos con el analgésico apropiado. Pero los sufrimientos son cosas de la mente, no son reales, son como los sueños, un carajal que se cura con la atención plena a lo que haces aquí y ahora (Lo que algunos denominan mindfulness, conciencia plena en lo que estás haciendo o mirando o saboreando o compartiendo aquí y ahora. 

El pasado no existe y el mañana es sólo una hipótesis. Recuerda que, cuando pasemos al otro lado del río, iremos libres de equipaje “como los hijos de la mar” … y no seremos tan memos como para caminar con la balsa a cuestas. ¿Recuerdas de donde viniste, quién te pidió permiso para nacer en esas circunstancias de espacio, tiempo, sensibilidad, herencia, era, circunstancias, lo que ha llevado a muchos a consolarse con una supuesta “rencarnación” ¡hay que joderse!, o una “resurrección”, toma ya, o en ¡un juicio diz que divino! Y en el que pueden condenarte a penas de fuego y de azufre hirviendo… “por beber alcohol, o comer carne de cerdo, o de vaca, o pescado sin escamas, o por darte “una alegría”. Todo este es demencial, sí, aunque te duela si eres musulmán fanático a disfrutar de no se cuántas vírgenes en el Edén… digo que si es “eterno” esas 10.000 0 150.000 vírgenes dejarán de serlo…  y beberás en ríos de leche y miel… ¿Habrase visto disparate semejante? Pues ha habido miles de miles de seres humanos que se fustigaban espaldas y nalgas con vergajos (toma ya) y hasta diz que san Bernardo se arrojó desnudo a unas zarzas llenas de espinas…

“La virtud más eminente es hacer sencillamente lo que tenemos que hacer” Y recordad la máxima del humanismo más excelso: No hacer daño a otro Alterum non laedere; lo que le pertenece o necesita para su quehacer; Suum quique tribuere (¿De dónde sale confundir justicia distributiva con la conmutativa?,Aristóteles se remueve en donde quiera que esté, es decir, ¿en nuestras mentes y recuerdos?

Y finalmente, aunque podríamos seguir… Digne u honeste vivere … vivir con arreglo a la propia conciencia y al orden natural de las cosas y a los acuerdos adoptados libremente por la comunidad etc. ¿Qué es eso de la mayoría, aunque sea por uno o por ciento, como criterio apodíctico, indiscutible…” sagrado”? 

Recuerdo muy bien haberle escuchado a Don Gregorio Marañón, miembro de casi todas las Academias, insuperable escritor, maestro de médicos y de la vida, liberal a fuer de honesto, humanista e ilimitado en su acción social. “A la cabecera de un enfermo de gravedad y dolor, hay cien personas cultas, de todas las ciencias y artes, pero sólo hay un médico, ¿se sometería a votación y el diagnóstico sería el resultado de la mayoría numérica?” No se rían, rdm, amigos, hubo diversas propuestas para someter a votación en el Parlamento español… la existencia de Dios. Pueden consultarlo.

Ah, y en lo que puedan, repasen la vida de este español universal, Don Gregorio Marañón, y atrévanse con algunos de sus libros: Tres ensayos sobre la vida sexual, sobre el mito de la virilidad del Don Juan, sobre Amiel, sobre el Conde Duque de Olivares, la vida de Tiberio,  sobre Enrique IV el impotente, Antonio Pérez,El Greco y Toledo, Historia de los tres Vélez (su último libro que…devoré como otros suyos)  y un enjundioso etcétera.

Sólo por curiosidad, porque en nuestra Facultad no estoy seguro de que alguien se haya ocupado de comentarles la vida de este genio que, de alguna forma, estaba detrás de aquel Manifiesto DELENDA EST MONARCHIA que precedió a la caída de Alfonso XII en un ambiente algo similar al del presente, ¡Vaya, hemos llegado casi a las 700 palabras … y yo que sólo quería, transmitirles de pensamientos formidables sobre…”los recuerdos…” En otra ocasión.

José Carlos Garcia Fajardo

Profesor Emérito Universidad Complutense de Madrid

 

De interés

Artículos Relacionados