sábado,21 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónManipulación electoral

Manipulación electoral

Goliardos s.XXI
Siguiendo la observación de los contenidos de las campañas electorales, y habiendo empezado por el partido más votado, o sea el P.P., debemos partir del hecho de que "España siempre vota a los Reyes Magos", como decía Francisco Umbral en el diario El Mundo en 1995, para que nos traigan juguetes y regalos diversos.
Personalmente opino que las elecciones en España son efectivamente como una festividad de Reyes Magos, en la que cada cual pide según sus necesidades, y las posibilidades económicas de sus padres. Pues bien, los políticos tienen que mantener el mito de sus  Majestades, para que no nos preguntemos por qué los regalos legislativos siempre son para los que más dinero, o sea poder, tienen.

Éramos muchos los que suponíamos que se iba a producir una nueva crisis financiera, emanada de los poderes fácticos financieros, y ¡ya está anunciada! Ahora toca esperar, y que esta vez los españoles voten a los que dicen que quieren representar a la clase obrera y media. Deseo que nuestra esperanza electoral se cumpla, y que los españoles no nos dejemos engañar por la palabrería y las promesas imposibles. Desde siempre se sabe que las revoluciones reales y duraderas sólo se producen con la formación y educación social, que  nadie quiere dar, pues ya se sabe, poco se puede hacer sin saber cómo funciona la sociedad y qué hay que hacer para influir en la direccionalidad del sistema social. Con esta hipótesis están funcionando las campañas electorales.

La gran derechona, o sea el P.P., está desgañitándose al proclamar que su política es la única que puede salvar a España. Que el ideario político de la izquierda a lo que nos llevará será al desastre económico. Para estos señores sólo hay una política posible, un pensamiento único económico, y para ello no les importa mentir, difamar y levantar falsos testimonios y mantener a los ciudadanos en la ignorancia, pues como afirmaba Simón Bolívar: “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”. Y en la Democracia lo primero que hay que enseñar es una cultura del voto, para que sea más difícil engañar en los procesos electorales. Pero sobre todo, para ser conscientes de los intereses reales que representan los partidos.

No es por una casualidad que la campaña de la derechona esté orientada a generar miedo social y económico, y por ello acusan a la izquierda con aquello de “que viene el coco”, o sea un frente de izquierda. Técnica antigua, pues ya se viene aplicando desde antes de la Guerra Civil Española, que por cierto bastantes buenos resultados obtuvo. La izquierda ha desaprovechado la posibilidad de una formación política-social.

La técnica electoral y de movilización social es la de siempre, disfrazar la economía, los valores morales, imponiendo una formación orientada en ese sentido, que con la colaboración de la industria financiera aprieta o libera el consumo según sus intereses. ¡A eso le llaman la ley de mercado!

La gran técnica electoral de la derechona es decir que la Izquierda es una opción política casi estalinista, antidemocrática y antilibertaria. Para ello recurren al pensamiento único y la difamación, incluso personal, al declarar, apoyados por elementos pertenecientes al PSOE, contra el antiguo presidente del gobierno socialista Rodríguez Zapatero.

Parece que los únicos buenos son ellos. Son los que exclusivamente se preocupan por el paro, el desahucio y por la bajada de la calidad de la vida. ¿Vamos mejorando?

De interés

Artículos Relacionados