lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónMarta Montojo: "El voluntariado te enseña cosas que no se aprenden nunca...

Marta Montojo: «El voluntariado te enseña cosas que no se aprenden nunca en la universidad»

Marga Peñafiel
Una estudiante de Administración de Empresas cuenta a Ibercampus su experiencia como cooperante en Nepal durante un mes y todo lo que ha aprendido para crecer como persona

Marta Montojo tiene 19 años y estudia segundo de Administración de empresas en el Instituto de Empresa de Madrid. Cuenta que cada año les dejan 4 meses para practicas, voluntariado y experiencias como la que ella acaba de vivir en Nepal, gracias a la ONG Astex, donde ha convivido durante un mes con autóctonos del lugar y les ha ayudado a mejorar su vida y ellos le han ayudado a ser mejor persona. 

Pregunta: ¿Por qué se te ocurrió ir a Nepal?

Respuesta: Se me ocurrió ir a Nepal porque tenía ganas de visitar y estar un tiempo en un sitio diferente a casa y diferente a todo lo que estaba acostumbrada. Un sitio en el que poder ayudar y aportar mi grano de arroz, a la vez que aprender yo de él, de su gente, su cultura y demás.

Se puede ayudar en todas partes, empezando por tu casa, tu zona, tu ciudad. No hay ningún problema con eso, por supuesto, pero el irte lejos también te aporta mucho más a ti como persona y además de dar tú, recibes tú mucho también. Es un intercambio.

P: ¿Qué le puede aportar a una estudiantes de ADE una experiencia solidaria como esta?

R: Una experiencia como ésta le aporta a todo el mundo, estudie lo que estudie. No creo que sea tanto mi carrera o mis estudios a lo que aporte, si no a mi persona. Tanto a una estudiante de medicina, como a una de psicología, como a una de ADE le enseña cosas que no aprenderían nunca en sus carreras.

Luego se aplican las cosas aprendidas a las respectivas carreras y sí que se sacan cosas, pero yo creo que en general es algo que está por encima de los estudios. Esto se acerca más al nivel personal.

P: ¿Conoces a más estudiantes que como tu deciden hacer las prácticas en los países menos desarrollados?

R: He conocido a muchos estudiantes que han decidido pasar un mes, dos, o incluso tres dedicados a la ayuda voluntaria en colegios y organizaciones. Todos han experimentado algo distinto a todo lo anterior, y han acabado viendo el mundo y las cosas de distinta manera. A algunos les ha gustado más la experiencia, y repetirían, y en cambio a otros les ha gustado menos, y no pretenden volver a hacerlo en un tiempo. Pero nadie me ha dicho que se haya arrepentido de hacerlo.

P: ¿En qué consiste tu trabajo?

R: Mi trabajo era simple. Todos los días nos levantábamos a la misma hora, desayunábamos y nos íbamos a las zonas de los proyectos en los que habíamos decidido participar. Mi día consistía en pintar clases de un colegio con canciones, dibujos, historias en las paredes una hora y media, dar clase de inglés básico a los niños de ese colegio otra hora y media, y por la tarde después de comer, dar clase de inglés básico también a mujeres que trabajaban en una fábrica de alfombras durante dos horas y media.

P: ¿Qué procedimiento hay que seguir para que puedas ir a India? 

R: El procedimiento que seguí yo fue muy simple y rápido. Pero yo fui solo un mes, a lo mejor para irse a estudiar a esos países o estar un tiempo más prolongado hay que hacer más cosas. Sólo tuve que ir al consulado de Nepal de Madrid y sacarme el visado para el mes. Te lo hacen en el momento y no tardan nada, es muy cómodo.

P: ¿Qué opinas y qué opinan de ti allí?

R: Noté en Katmandú cómo la gente se daba cuenta de que nosotros (los voluntarios) no estábamos ahí de turismo. Íbamos con otros aires que los turistas. Nos sonreían y nos saludaban por nuestra zona cuando nos conocieron mejor. Era muy reconfortante porque se notaba el agradecimiento en sus sonrisas. Es gente feliz con lo que tiene, que se contenta con poco y vive una vida simple y sencilla.

P: ¿Qué te está aportando estar allí?

R: El estar ahí me aportó muchísimo. Aprendí muchísimo sobre la forma de vivir y ver la vida, sobre las personas y su manera de encontrar la felicidad. Me sorprendió mucho la forma de pensar de ahí y la sencillez de la mentalidad de las personas. Es envidiable.

P: ¿Animarías a más estudiantes a vivir esta experiencia? 

R:  Espero que cuanta mas gente posible se anime a tener este tipo de experiencias. No sólo ayudas a la gente de ahí mediante distintos proyectos y distintas maneras, pero también te ayudas a ti mismo. Aprendes y descubres cosas sobre el mundo, las personas y sobre ti mismo.

De interés

Artículos Relacionados