sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaMuere Francisco Javier Martín Pliego, profesor autor de numerosos manuales de estadística
Precursor y difusor de las probabilidades,hoy de mucho uso

Muere Francisco Javier Martín Pliego, profesor autor de numerosos manuales de estadística

Redacción
Este fin de semana ha fallecido Francisco Javier Martín Pliego, catedrático de Estadística de la Universidad Rey Juan Carlos, Presidente de Honor y Fundador de la Asociación de Historia de la Estadística y la Probabilidad de España (AHEPE), entre otros méritos. A ellos sumó el ser uno de los precursores y mayores difusores españoles de la probabilidad estadística, mediante una decena de libros-manuales y numerosos artículos. Enseñó también en la Universidad Autónoma de Madrid, UNED y CUNEF.

 

"Muchas generaciones de economistas estudiamos Estadística con los manuales de F. Javier Martin-Pliego López,. Hoy lamentamos su fallecimiento. Fue profesor en @UAM_Madrid y @urjc. .También estuvo muy vinculado a @cemad_es siendo miembro de su Junta de Gobierno", comentó en su perfil de Twitter Ana López, secretaría del Colegio de Economistas de Madrid y ex decana de la Facultad de Ciencias Econóomicas y Empresariales de la UAM y expresidenta de la Confederación de Decanos Españoles de esa especialidad

En efecto, Amelia Pérez Zabaleta y Francisco Javier Martín-Pliego López fueron nombrados vicedecana primera y vicedecano segundo en la Junta de Gobierno del Colegio de Economistas de Madrid presidida desde 2014 hasta mediados de 2019 por Pascual Fernández Martínez, quien ha renovado mandado con una nueva Junta Directiva.

Además, Martín-Pliego fue subdirector del Centro de Estudios “Economía de Madrid”, creado con el objetivo principal de “producir, aplicar, innovar y difundir conocimientos en las áreas de la economía regional y en especial de la Comunidad Autónoma de Madrid”.

Varios miembros del consejo editorial de Ibercampus.es que participaron en los años noventa en el proyecto "Fuentes estadísticas", realizado desde la UAM con apoyo de Eurotat, el INE y diversos institutos de estadística regionales, destacaron que el fallecido era autor de una docena de manuales de probabilidad e inferencia estadística, además de realizar aportaciones destacadas a nivel mundial sobre ambas y sobre los primeros e ignorados precursores españoles en los siglos XVI y XI, como fray Luca Pacioli (1445-1509), sistemizador y difusor gracias a la invención de la imprenta de los primeros manuales de contabilidad por doble partida utilizados antes por los comerciantes venecianos, hoy consideradas entre las mayores contribuciones al desarrollo del capitalismo desde las infraestructuras y las instituciones.

En uno de sus articulos sobre los p, de ‎1997 y citado por una veintena de investigadores, el ahora fallecido destacaba entre otras las aportaciones a la génesis del cálculo de probabilidadesy de la estadística como ciencia del teólogo cisterciense Juan Caramuel (1606- 1682), de José Mariano Vallejo (1779-1846), quien llegó a ser catedrático de Matemáticas, y luego posteriormente de otros expertos a mediados del siglo XIX, antes de que en el siglo XX el desarrollo de los enfoques estructurales y de las teorías de sistemas complejos empezaran a desplazar al paradigma científico reduccionista anterior y dieran la relevancia que hoy tiene el cáculo de probabilidades.

Frente a la idea hasta entonces generalizada de que la revolución probabilística no se produjo en España hasta después de 1930, cuando ya estaba extendido su uso en las ciencias sociales en general, y en particular en ámbitos como la demografía, las compañias de seguros para el cálculo actuarial, la Bolsa y otras actividades industriales y comerciales, Martin-Piego revela aportaciones españolas justo cuando llegaron los primeros escritos sobre juegos de azar (principalmente en los juegos de dados), en el Renacimiento: Pacioli (1445-1509), Cardano (1501-1576) y Galileo (1564-1642), antes de lo que se considera realmente como el nacimiento del cálculo de probabilidades: la correspondencia que mantuvieron Blaise Pascal (1623-1662) y Pierre de Fermat (1601-1665) a raíz de ciertos problemas planteados al primero por Antoine Gombalt (1610-1685), Caballero de Méré, escritos que aún no presentaban una exposición sistemática de lo que Pascal denominó «Geometría del azar», hasta el manual editado por Christian Huygens (1620-1699) titulado De Ratiodmis in ludo aleae (1656).

Sin embargo, Martin-Pliego revela que Juan Caramuel (1606-1682), teólogo cisterciense nacido en Madrid y estudiante de las universidades de Alcalá y de Salamanca antes de doctorarse en Lovaina, hizo algunas aportaciones a la teoría de la probabilidad que fueron reconocidas por Todhunter, Keynes y Hald, como la de establecer que todos los juegos deben de ser justos, y para que se pueda guardar esta equidad es necesario que el dinero sea correspondiente al peligro, de forma que los que se exponen a un peligro mayor puedan conseguir más dinero. Además, apunta que la teoría del probabilismo fue iniciada en el siglo XVI por el teólogo dominico Bartolomé Medina 1528-1.580, mediante una teoría moral que intentaba responder a la cuestión de si se debe o no obrar en contra de una ley en caso de duda razonable, estableciendo que es lícito hacerlo siempre que la decisión se base en una opinión sólidamente probable en el sentido de aprobable o aceptable, corriente ideológica que fue servida por la mayoría de los moralistas jesuitas de la época.

Un siglo más tarde José Clavijo y Fajardo 1707 a 1806 tradujo como vice director del Real gabinete de historia natural la enciclopedia historia natural de Georg Luis de Leclerc. Pero a finales del siglo XVIII, y a diferencia de lo sucedido en Francia o Inglaterra, el cálculo de probabilidades seguía sin ser estudiado y cultivado en España, hasta que en 1795 Tadeo Lope y Aguilar (1753-1800) publica el tomo segundo de su cálculo de matemáticas, donde incluye un verdadero tratado del cálculo de probabilidades en tres capítulos que ocupan 118 páginas. Los primeros clamores para que se tomarán en cuenta los nuevos estudios y la aparición de manuales específicos se produjeron ya a mediados del siglo XIX con Antonio Aguilar y Vela, catedrático de matemáticas y astronomía y secretario perpetuo de la Real Academia de Ciencias Exactas. Y en 1867 con el manual de álgebra de probabilidad probabilística titulado Elementos del cálculo de las probabilidades del profesor Agustín Martínez Alcívar.

Javier Martín escribió en solitario Historia de la probabilidad y la estadística , el Diccionario de estadistica económica y empresarial y  Manual de la estadística económica y empresarial. 

También escribió junto a Luis Ruiz-Maya Pérez Estadística I: probabilidad, y Estadística II: inferencia, ámplio compendio de Cálculo de Probabilidades que recoge con detalle todos los tópicos de la matemática del azar. Se exponen los conceptos de probabilidad, variable aleatoria, funciones de probabilidad, esperanza matemática y varianza, y funciones características.

Ambos autores, también con José María Montero Lorenzo, publicaron otros manuales para la editorial Alfa Centauro y UNED, como Fundamentos de probabilidad, Fundamentos de inferencia estadística, Problemas de problabilidad y Problemas de inferencia estadística.

 

De interés

Artículos Relacionados