miércoles,19 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaMulta europea de 570 millones a Mastercard por imponer costes ficticios a...
Según Bruselas, obstruía que la clientela tuviera mejoras

Multa europea de 570 millones a Mastercard por imponer costes ficticios a consumidores y comercio

Redacción
Bruselas ha impuesto una multa de 570 millones de euros a Matercard por evitar que los comerciantes se beneficiaran de condiciones más ventajosas en bancos situados en un país del Mercado Único distinto al cual en el que realizan su actividad. "Las normas de Matercard subieron artificiosamente los costes de los pagos con tarjeta de crédito, dañando a los consumidores y los minoristas", dice la Comisión Europea al anunciar la sanción de la compañía que con Visa encabeza el oligopolio de tarjetas.

“Los consumidores europeos usan el pago con tarjetas de crédito todos los días, cuando compran comida o ropas, o cuando hacen compras online. Evitando que los comerciantes busquen condiciones mejores ofrecidas por bancos en otros Estados miembros, las normas de Matercard subieron artificiosamente los costes de los pagos con tarjeta de crédito, dañando a los consumidores y los minoristas”, ha asegurado Margrethe Vestager, comisaria de Competencia.

El proceso por el que Mastercard “obstruía” a los minoristas de obtener mejores condiciones es sencilla. Cuando una persona compra algo con tarjeta de crédito, el banco del vendedor paga una tarifa al banco del titular de la tarjeta llamada “comisión de intercambio” que la entidad carga al minorista, que a su vez refleja ese coste extra en los precios de sus productos.

"Las normas de Matercard subieron artificiosamente los costes de los pagos con tarjeta de crédito, dañando a los consumidores y los minoristas”, ha asegurado Margrethe Vestager, comisaria de Competencia.

En 2015 se introdujo una regulación que evitaba que existieran grandes diferencias entre las comisiones pagadas en un país y otro, pero antes de abril de ese año sí que existían Estados miembros más ventajosos, donde se pagaban menos comisiones. Las normas de Mastercard obligaban a que los bancos emisores de la comisión, aunque estuvieran en un Estado miembro distinto al del vendedor, tuvieran que pagar la tarifa establecida en el país donde tuviera su sede el minorista.

“Como resultado, los minoristas en los países con tarifas de intercambio altas no podían beneficiarse de las tarifas más bajas ofrecidas por un banco ubicado en otro Estado miembro”, señala la Comisión Europea.

Así, Bruselas cierra una investigación que comenzó en 2013, cuando comenzó a mirar con lupa si las normas de Mastercard rompían las normas europeas de competencia. En 2015 el Ejecutivo comunitario dio el siguiente paso al enviar un pliego de cargos a la compañía.

De interés

Artículos Relacionados