viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónNada en demasía

Nada en demasía

El Envés
A veces, es mejor comenzar por desaprender lo inútil que estorba a nuestra formación y a nuestro adecuado crecimiento. Una vez más, no es cuanto más mejor, sino cuanto mejor, más.

La experiencia más común a los auténticos maestros y a no pocos profesores es que con la mayoría de los alumnos que llegan, es enseñarles a desaprender lo inútilmente aprendido.

Esta era una de las claves del éxito y de la gran calidad de la Institución Libre de Enseñanza. Lo cuenta muy bien Giner de los Ríos, maestro de la enseñanza en su más radical acepción.

Y qué poco se habla de él y de sus métodos y sabiduría. Sería uno de los temas por los que yo comenzaría toda enseñanaza y que figuraría como referencia en la inaplazable asignatura de Educación para la ciudadanía, de la que tantas veces hemos tratado y que tanto urge desde la enseñanza primaria a la universidad, adaptándola a cada edad, grado y circunstancia.

Después de haber ejercido la docencia universitaria durante más de 35 años y como Emérito durante otros diez  en Seminarios y Talleres de periodismo y de otras materias cada vez me afirmo más en que no es cuanto más, mejor sino cuanto mejor, más.

Y en este, como en tantos otros casos, conviene vaciar, expulsar herrumbes y regurgitar enseñanzas inútiles para abrir espacios a la autética sabiduría. La que tiene tanto que ver con los trascendetales. Verdad, Justicia, Bondad o Compasión y Belleza.

Por eso, esta mañana me vino a la mente este "cuento" oriental con lo que le sucedió a un noble médico lleno de conocimientos y de no pocos saberes. 

Un día llegó al monasterio un médico desde Pekín para que el Maestro lo aceptara como discípulo. El Abad lo acompañó hasta la cancela que conduje a las chozas y Sergei lo recibió, le sirvió un té especiado, y fue a informar al anciano.

– Honorable señor – dijo al doctor -, el Maestro me ha dado una lista de preguntas para que tengáis la amabilidad de responderlas por escrito, de acuerdo con vuestros conocimientos.

El joven médico las contestó con gran esmero y facilidad, y las entregó al asistente que regresó al cabo de una hora con la respuesta:

– Ilustre señor, dice el Maestro que has demostrado gran conocimiento y erudición. Por ese motivo, te aceptará dentro de un año.

Un poco decepcionado, aunque halagado, respondió a Sergei:

– Pues si he respondido correctamente a todas las preguntas y me dice que regrese dentro de un año, ¿qué habría sucedido si no las hubiera sabido?

– Te habría aceptado al momento – le respondió con dulzura Sergei -, el mensaje parece decir que necesitas, al menos, un año para desaprender los conocimientos inútiles.

– ¿Desaprender?

– Como cuando emprendemos un viaje con la maleta llena de cosas imprescindiblemente inútiles.

– Sí – respondió con humildad el médico -, lo imprescindible pesa mucho.

– Pero, honorable príncipe, refréscate un poco mientras te preparo algo de comer para el camino.

– Gracias, noble joven, pero he traído pertrechos en mi coche. Regresaré el año próximo – le respondió con una amplia sonrisa y un brillo especial en los ojos.

– El Cielo te guíe, señor – le dijo Sergei mientras se inclinaba con pena en su corazón.

José Carlos Gª Fajardo

Profesor Emérito de U.C.M.

De interés

Artículos Relacionados