viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónNiebla económica en Cataluña, lluvias en el resto de España
Incertidumbres

Niebla económica en Cataluña, lluvias en el resto de España

Futurolandia
Un caso representativo de un entorno VICA es el correspondiente a la tensión independentista en Cataluña. Situación volátil, cambiante de día a día. Incertidumbre sobre lo que puede ocurrir en el entorno político-social. Complejo por la variedad de aspectos económicos implicados. Ambiguo por su desarrollo a corto, medio y largo plazo. Por el momento sólo sabemos que se han visto algunos efectos económicos en localización de empresas, turismo, algunos consumos,... y que ha creado una densa niebla

Los indices de incertidumbre político-económica disponibles coinciden en que partíamos de niveles históricamente bajos, previos al polémico referéndum,la DUI y la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Según cálculos de nuestro indicador de incertidumbre CEPREDE, en Octubre se habría más que duplicado respecto a Septiembre, aunque aún se mantiene en niveles históricamente reducidos. La volatilidad de sentimientos y acontecimientos que se mezclan e interactúan en Cataluña y el resto de España, hacen difícil pronosticar cómo puede evolucionar esa incertidumbre.

Para complicar cualquier intento de valoración de efectos futuros de esta incertidumbre, se entremezclan otros efectos ya considerados en las predicciones previas elaboradas para el próximo año. Sin el añadido de l0s últimos acontecimientos independentistas, el consenso de predictores respecto al crecimiento de la economía española (PIB real) apunta hacia entornos del 2,5%, es decir alrededor del medio punto de porcentaje menos respecto a 2017. No vale, por tanto, asignar la desaceleración del crecimiento a las tensiones independentistas. Sólo hay que calcular la diferencia respecto a las predicciones previas.

En circunstancias menos nebulosas, de riesgos más definidos, lo habitual es realizar simulaciones alternativas incorporando a los modelos de predicción los posibles cambios en las variables de entorno. Pero como en este caso ese nuevo entorno surgido de las tensiones independentistas catalanas está aún por definir, la forma en que las instituciones y expertos han podido responder a las demandas sociales de valoración de impactos ha sido a través de una estimación previa de la nueva incertidumbre generada.

Así la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha realizado una valoración de efectos económicos en d0s escenarios sobre evolución de la incertidumbre. Uno de resolución a corto plazo y otro de normalización progresiva. El impacto reductor del crecimiento en 2018 sería, para el conjunto de España, entre 0,4 y 1,2 puntos de porcentaje, según el escenario que se acepte. Para Cataluña, se une el impacto directo con el inducido a través de la economía española: entre un mínimo de 0,7 y un máximo de 2,7 puntos de porcentaje, lo que acercaría a la economía catalana a la recesión técnica (crecimiento total negativo en 2018).

También el Banco de España ha realizado su propio análisis  de impacto con dos escenarios de predicción ligados a la evolución de su indicador de incertidumbre. En el primero la variación de la incertidumbre es relativamente corta  (un 10% de las variaciones observadas en los últimos 20 años son superiores). En el segundo, se sitúa en un cambio máximo. El impacto sobre reducción de la tasa de crecimiento del PIB español, previamente calculada (del orden del 2,5%), es de sólo 0,1/0,2 puntos de porcentaje en el escenario más favorable y de 1 punto en el más acusado.

Otro esfuerzo en la misma linea es el de BBVA Research que, utilizando un indicador de incertidumbre en la linea de Baker, Bloom y Davis (Global Monthly Economic Policy Uncertainty Index), estima el efecto sobre el crecimiento de la economía española entre -0,1 y -1,1 puntos de porcentaje.

Estos esfuerzos de predicción y otros similares, deben tomarse como meros ejercicios prospectivos de adelantar un futuro incierto y aún pendiente de definir en múltiples aspectos. Pero, con o sin niebla, hay que intentar vislumbrar el porvenir que puede esperarnos. Puede que las predicciones se equivoquen, pero ya se irán corrigiendo y, mientras tanto, pueden ayudar en el debate de reordenación territorial que se avecina .

Recomiendo, en la misma linea, el post de Rafael Domenech (@rdomenechv) Incertidumbre y previsiones económicas en El Mundo 16/11/17.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados