jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión"Nuestras universidades no tienen nada que envidiar a la media de las...
Juan Antonio Gimeno Ullastres, rector de la UNED

«Nuestras universidades no tienen nada que envidiar a la media de las Universidades europeas»

ibercampus.info
Juan Antonio Gimeno Ullastres ostenta el honor y la responsabilidad de encabezar una de las universidades con más alumnos del país, nada menos que ciento setenta y cinco mil estudiantes, repartidos en sesenta Centros Asociados en toda España. Se trata de la UNED, un centro que hace posible que miles de personas que, por sus condicionamientos laborales o familiares, no pueden acudir a clases presenciales logren, sin embargo, acceder a los estudios universitarios.

 

P.- ¿Qué cambios acarreará la universidad que dirige la convergencia europea?

R.- El proceso de convergencia supone para todas las Universidades una revisión de titulaciones, contenidos, enfoques y metodologías. Aunque el cambio pone el acento en algunas líneas que la UNED viene trabajando hace tiempo (acento en el esfuerzo del estudiante o importancia de la tutorización, por poner dos ejemplos evidentes), tendremos que hacer el mismo trabajo que todas las demás. En nuestro caso, con la complejidad adicional de ser una universidad con más de ciento setenta y cinco mil estudiantes, de tener sesenta Centros Asociados por toda España y seis mil tutores, con los que es preciso coordinarse, de ofrecer a nuestros estudiantes el doble apoyo presencial y en red…

P.- ¿En qué situación se encuentra la UNED respecto a dicha adaptación?

R.- Hemos optado por criterios de prudencia, de forma que cada nueva titulación garantizará la calidad. Por ello, el primer año sólo pusimos en marcha tres títulos de posgrado y este curso once. Con la satisfacción de que todos ellos están teniendo una aceptación muy superior a la media de la mayoría de los posgrados oficiales del sistema universitario español. El año que viene serán ya más de treinta los títulos de ese carácter ofertados por la UNED. En cuanto a los estudios de grado, comenzaremos nuestra oferta en el curso 2009/10.

Mientras, estamos trabajando con los equipos docentes, experimentando, avanzando en la reorganización administrativa e informática, coordinando en red nuestros Centros Asociados… Gracias al esfuerzo de toda la comunidad universitaria, estamos consolidando unas bases muy firmes para que la oferta de la UNED siga a la vanguardia en calidad, rigor, prestigio y desarrollo tecnológico.

P.- ¿Qué papel desempeña la UNED en el territorio español? ¿Cómo se estructura?

R.- La UNED tiene treinta centros en otras tantas poblaciones españolas y el doble de Aulas Universitarias. Ello supone que, con un coste muy reducido, al contar con los servicios de la UNED en todos ellos, puede calificarse como la universidad más próxima a cualquier estudiante. Gracias a la UNED, miles de personas pueden acceder a los estudios universitarios porque sus trabajos, sus medios económicos, sus obligaciones familiares u otros tipos de condicionamientos les habrían hecho casi imposible la asistencia a la Universidad presencial.

Desde las Facultades y Escuelas y los departamentos universitarios sitos en Madrid, iguales a los de cualquier otra universidad, mil quinientos profesores y mil cuatrocientas personas de administración y servicios, se preparan los materiales didácticos, todo el apoyo en la red (tenemos la mayor oferta virtual de la universidad española en nuestra web), las pruebas de evaluación, su corrección, etc.

Los estudiantes saben que tienen ese apoyo en la red además de los tutores que les atienden en los centros universitarios repartidos por todas esas poblaciones españolas.  

P.- ¿Cuáles son las carreras más demandadas en la UNED?

R.- La demanda se distribuye entre muchas. Las más tradicionales son Derecho y Psicología. Tenemos también muchos matriculados en Historia. Han venido a sumarse un buen número de diplomaturas como las de Empresariales, Trabajo Social, Informática, Educación Social, etc. Y el Curso de Acceso para mayores de 25 años, que sigue teniendo una gran demanda.

P.- ¿Cuál es el perfil del estudiante de la UNED?

R.- Muy variado. El mayoritario sigue siendo un trabajador de entre 25 y 45 años, con bastante equilibrio entre hombres y mujeres. Pero tenemos de todas las edades, algunos jóvenes de 20 años y otros jóvenes de espíritu de ochenta o más. Tradicionalmente la mayoría eran personas sin estudios superiores. Ahora tenemos muchos estudiantes que tienen una titulación universitaria pero quieren obtener otra titulación, bien de segundo ciclo, bien complementaria. La UNED es, sin duda, el camino ideal para esa exigencia de formación a lo largo de toda la vida que exige la sociedad actual para todos nosotros.

P.- El nuevo presidente de la CRUE, Ángel Gabilondo, pedía recientemente que se reabra el debate de la financiación universitaria, vinculado a la calidad, ¿está de acuerdo con esta pretensión?

R.- El futuro desarrollo de una sociedad está muy vinculado a la calidad de sus universidades, y esta calidad, a su vez, a la valoración social que los ciudadanos otorgan a su Universidad. El nivel de recursos dedicados a la Universidad es, sin duda, un buen índice de cuál es esa valoración. Si queremos que nuestras universidades compitan con las mejores del mundo, es evidente que hay que dedicar recursos. Por parte de las universidades existe consenso en que la financiación adicional se ligue a resultados, que se nos evalúe y que se incentive a quien trabaje bien.

P.- ¿Sistema de méritos o de habilitación para acceder a los cuerpos docentes? ¿Cuál cree qué es mejor para nuestra universidad, el nuevo o su antecesor?

R.- Ambos métodos son aceptables si se hacen con rigor. El problema es que la habilitación se dibujó de una forma y procedimiento que hacía enormemente costoso el proceso, en tiempo, en recursos, en personas involucradas, en escasez de plazas convocadas. La acreditación será mucho más flexible y eficiente. Los primeros indicios parecen mostrar que las reglas estarán bastante claras y que se garantizarán el nivel y el rigor exigibles.

P.- Las nuevas tecnologías son también un aspecto clave en la universidad, y más en una como la UNED, que imparte sus títulos a distancia. ¿Qué proyectos existen o tienen previstos de cara al futuro en este sentido?

R.- La UNED siempre ha estado en la vanguardia en la utilización de recursos de apoyo a la docencia y el estudio. Fuimos pioneros en radio y televisión, y lo somos en las tecnologías informáticas y de la comunicación. Ninguna universidad tiene una oferta comparable de materiales de todo tipo que se ofrecen en nuestra web. Estamos trabajando en la integración de todos los medios y soportes, de forma que en la red el estudiante pueda encontrar textos y ejercicios, clases y videos, esquemas y emisiones de radio… Y, además, puedan utilizarse a través de cualquier soporte.

P. -Desde su punto de vista, ¿en que aspectos se producen las mayores diferencias entre la Universidad española y los demás países de Unión Europea?

R.- Como media, nuestras universidades no tienen nada que envidiar a la media de las Universidades europeas, sino más bien al contrario. Si lo que queremos es que algunas (nunca será posible que todas) de nuestras universidades se codeen con las mejores europeas, es necesario un sistema de financiación más generoso y más selectivo, en línea con lo apuntado antes, pero también una mayor relación de la empresa con la universidad, un mayor peso y reconocimiento de la investigación…Pero también son necesarias reformas dentro de las propias universidades, terminando con las reglas uniformes y fomentando el reconocimiento de quienes trabajan mejor.  

P.- ¿Cómo debería ser la Universidad del futuro?

R.- Sobre todo, más flexible, menos rígida, capaz de adaptarse a un mundo que cambia muy rápidamente y con demandas muy diferentes.

BIO

Juan A. Gimeno es Licenciado en Ciencias Econó­mi­cas y Empresariales (1973­) y en Derecho (1972) por la Universidad Complutense de Madrid. Doctorado por la misma Universidad (1979). Es Catedrático de Economía Aplicada (Economía Política y Hacienda Pública) de la UNED, desde el 14 de mayo de 1986.

Previamente, desde 1972, fue profesor de Economía Política y Hacienda Pública (con categoría de profesor adjunto desde agosto de 1983) en el Departamento de Economía Aplicada IV de la Universidad Compluten­se de Madrid.

Fue elegido Rector de la UNED el 12 de diciembre del año 2005 .Desde el año 2006 es miembro del Patronato del Instituto Cervantes por elección y miembro del Real Patronato de la Biblioteca Nacional nombrado por el Ministerio de Cultura.

Ha publicado veinte libros y numerosos artículos en el área de su especialización sobre fiscalidad, redistribución y Estado del bienestar.

Es fundador de la Revista de Economía Aplicada y miembro de los Consejos de Dirección o redacción de revistas como: Hacienda Pública en España, y Estudios sobre Consumo y Economía Política, entre otras.

De interés

Artículos Relacionados