jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadObama sigue los pasos de Bush en política educativa
Decepción en algunos sectores

Obama sigue los pasos de Bush en política educativa

ibercampus.info
El presidente Barack Obama y su equipo han alternado las alabanzas a los objetivos de la ley educativa de su antecesor George W. Bush (No Child Left Behind) con las críticas por su debilidad, mientras sus planes seguían siendo un misterio. Pero ya están dando pistas y sugieren que la Administración Obama pedirá al Congreso una reformulación de la ley federal a finales de este mismo año para endurecer los requisitos en áreas como la calidad de los profesores y los estándares académicos y para centrarse en ayudar a los colegios con más problemas. El rol federal en política educativa, hasta ahora algo local y estatal, es muy probable que crezca.

 

Aunque prepara soluciones para los principales defectos de la ley, los planes de Obama están decepcionando a algunos críticos de esa ley, que esperaban que las promesas de cambio de la campaña se tradujeran en una mayor ruptura con la era Bush. “La estrategia fundamental de Obama es la misma que la de Bush: exámenes estandarizados, más cálculo… la misma ley pero con más dinero”, afirma la analista Diane Ravitch. “Obama ha dado a Bush un tercer mandato en política educativa”.

Cuatro promesas

Los indicios aparecen en el plan de estímulo fiscal que Obama firmó en febrero, que destina miles de millones de dólares a la educación pública y que incluye cuatro promesas que los gobernadores deben firmar para recibir el dinero.

La primera es que deben comprometerse a mejorar los exámenes estandarizados -los tipo test iguales para todos los estudiantes-, y a elevar los niveles. Además, deben cumplir la máxima de que los profesores más eficientes serán asignados por igual a todos los estudiantes, sean ricos o pobres. La secretaria de Educación, Arne Duncan, tendrá 5.000 millones de dólares para premiar a los estados que cumplan.

Uno de las prioridades del plan Obama son los colegios con problemas. Actualmente 6.000 de los 95.000 centros se considera que necesitan acciones correctivas o una reestructuración porque no cumplen los estándares mínimos.

La ley permite a cada estado fijar sus propios estándares académicos, lo que ha llevado a una gran pobreza en currículos y tests. Ahora, el plan de estímulo exige que los gobernadores eleven los niveles hasta una nueva cota: el punto en el que los estudiantes de instituto pueden tener éxito -sin clases especiales- en la universidad, el mundo laboral o el Ejército. Duncan ha ido más allá, afirmando que quiere impulsar el desarrollo de estándares nacionales.

Hasta el momento, la nueva Administración no ha descrito sus planes para lograr el objetivo que marca la ley de que en 2014 todos los estudiantes americanos de todos los colegios superen la prueba de aptitud de matemáticas y lectura, algo tan complicado que los expertos lo comparan con el día en el que la policía acabe con todos los crímenes.

Fuente: La Gaceta de los Negocios. (Sam Dillon. NYT)

De interés

Artículos Relacionados