domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaOliva Blázquez,rector de la Universidad Pablo Olavide, gracias a la mayor participación...
Aun así,la abstención de alumnos ascendió al 91% del censo

Oliva Blázquez,rector de la Universidad Pablo Olavide, gracias a la mayor participación estudiantil

Redacción / Actualizada el 14 de Noviembre 2020
El catedrático Francisco Oliva Blázquez ha sido elegido rector de la Universidad Pablo de Olavide tras las elecciones de este jueves, por mayoría de casi 10 puntos en el voto ponderado. Sumó el 54,8%, frente a poco más del 45% de su competidor. Gran parte de su ventaja procedió como en UCM de los estudiantes, por su mayor participación (8, 57%) sobre la habitual. La abstención estudiantil superó el 91%, frente al 96,5% que tuvo en la UNED el actual secretario de Estado de Educació

Oliva Blázquez es catedrático de Derecho Civil y competía con el también catedrático de Antropología Esteban Ruiz Ballesteros, que ha tenido mucho mayor apoyo entre el profesorado, pues alcanzó el 31% del voto ponderado entre doctores y 42% entre no doctores, ante los respectivos 25%y 38% de su competidor. Contra este 64% del total de los votos ponderados, el 24% atribuido por las nomas a los alumnos fue en su gran mayoría a favor del actual rector (17,8% frente a 6,9%). No ha habido mayor diferencia porque esas normas desalentadoras del interés  del alumnado por la gobernanza de las universidades españolas atribuyen a los estudiantes (86,9% del censo en el caso de la UPO) sólo el 24% de los votos ponderados; es decir, reducen la influencia del alumnado a casi una cuarta parte, mientras que multiplican casi por 15 la de los profesores doctores (3,8% del censo y 56% del voto ponderado), diez veces mas que las de los profesores no doctores (5,4% del censo y 8% del voto ponderado). El personal de administración y servicios suma  en la UPO el 3,8% del censo y tiene el 12% de los votos. 

A partir de estas ponderaciones, con el 100% de los votos escrutados, Francisco Oliva ha obtenido un 54.685% de los votos, según la ponderación establecida en el artículo 33.2 de los Estatutos de la UPO, frente a un 45.315% alcanzado por Esteban Ruiz, como puede observarse en el cuadro de resultados que sigue. De ahí que este viernes resultara proclamado nuevo rector, tras los ocho años de los dos mandatos de Vicente Guzmán.

Frente a casi el 9% de participación estudiantil alcanzado en estas elecciones de la UPO, el rector de la vecina universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, apenas llegó a contar previamente con el 2% de alumnado en la única universidad de España que no tiene proceso electoral directo y transparente, además de ser el único candidato en la universidad hispalense. Esa abstención estudiantil cada vez más habitual en las universidades españolas los últimos favorece las reelecciones, como se vió por ejemplo en las recientes  elecciones de la Universidad Autónoma de Barcelona donde la participación total ha crecido pero apenas pasa del 11% Universidad Carlos II de Madrid, la de Unversidad de Almeria, la de la Universidad de La Rioja , la UNiversidad de Granada, la Universidad de Cantabria y otras. En efecto, en antes rector de la UNED Alejandro había sido reelegido sin el 96,5% del alumnado antes de ser nombrado por el primer Gobierno del PSOE de Pedro Sánchez y luego confirmado por el segundo como secretario de Estado de Educación para dirigir la política educativa no universitaria.

Tales fallos de participación empezaron a aliviarse cuando el actual rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Joaquín Goyache ganó las elecciones al rector Carlos Andradas como Rector de la UCM por la mayoría de estudiantes y PAS. Pero están enraizados con el sistema de representación electoral y parecen tener estrecha vinculación con las conocidas deficiencias en la gobernanza de las universidades españolas y al mismo tiempo con la dificultad de pasar de una economía del cemento a otra del conocimiento. En España hay recursos humanos de sobra para que algunas de nuestras universidades alcancen niveles como las que las de otros países que logran premios Nobel, lo que fallan son los gobernantes y la gobernanza de las universidades, según opina Catedrático emérito de la Universidad Politécnica de Madrid Alonso Rodríguez Navarro, quien con las palabras que siguebn atribuye a ese problema más que al presupuestario la dificultad de cambiar el modelo productivo a uno más basado en el conocimiento:

Actualmente hay un movimiento pidiendo que se aumente la inversión en investigación al 2% del PIB. Evidentemente, sin inversión no hay investigación. Esa es una condición necesaria pero absolutamente insuficiente y pedir solo eso es un grave error. Si duplicamos la inversión se duplicara el número de Mojicas, pero nada de Premios Nobel o de economía del conocimiento. Para llegar a eso hay que cambiar las estructuras y, lo curioso es que eso no cuesta ni un euro, aunque algún disgusto sí puede costar. La investigación en las universidades está como está porque las leyes que han regulado el autogobierno de las universidades hasta ahora han sido un fracaso. En 1994 un secretario de estado intentó cambiar algo y aunque era muy poco, no pudo ser. Inicialmente, los poderes fácticos no se dieron cuenta y el proyecto de ley llegó al Parlamento, pero entonces se dieron cuenta y el secretario de estado fue fulminantemente enviado a casa, sin honores, para que sirva de escarmiento..

La abstención de un alumnado que apenas cuenta en las ponderaciones de voto es vinculada por otros analistas con la creciente picaresca de cuello blanco surgida en las universidades españolas. Esta parece sustituir a la descrita en el literatura del Siglo de Oro, novela picaresca que surgió como crítica a las instituciones degradadas de la España imperial y a las narraciones idealizadoras del Renacimiento, fruto según el consenso científico actual mostrado en Wikipedia del fuerte contraste de valores entre las pretensiones de los hidalgos empobrecidos, los miserables desheredados, los falsos religiosos y los conversos marginados. Así parecen indicarlo numerosas obras publicadas en los últimos años desde la universidad, así como los recientes escándalos que afectan tanto al doctorado del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, ahora a los másteres de su mujer sin ser siquiera licenciada, a la forma en que logró sus titulaciones universitarias el líder del PP Pablo Casado o a los expedientes abiertos por diversas universidades a fundadores de Podemos durante la emergencia de este partido (suspensiones de empleo y sueldo e inhabilitación de Iñigo Errejón por la Universidad de Málaga, las incompatibilidades declaradas por la Universidad Complutense de Madrid a Juan Carlos Monedero),  los escándalos que costaron la dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid a Cristina Cifuentes y como ministra de Sanidad del primer Gobierno de Sánchez.a Carmen Montón.

En las elecciones de la UPO, y por sectores de electorado, Francisco Oliva ha conseguido el 24.93% de los votos ponderados del sector A de profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad; el 3.82% del sector B del resto de componentes del personal docente e investigador; el 17.81% del sector C de estudiantes; y del 8.10% del sector D del personal de administración y servicios de la institución.

Por su parte, Esteban Ruiz Ballesteros ha obtenido el 31.06% de votos ponderados del sector A; el 4.17% del sector B; el 6.18% del sector C, y el 3.89% del sector D.

La jornada electoral según la UPO ha transcurrido con normalidad y los miembros de la comunidad universitaria han podido ejercer su derecho al voto entre las 9:00 y las 18:00 horas. Asimismo, desde el 30 de octubre y hasta el día de ayer, 11 de noviembre, tanto el profesorado, como el alumnado y el personal de administración y servicios, han tenido la oportunidad de votar de forma anticipada en los espacios habilitados por la Universidad.

Participación de todos los sectores que conforman la comunidad universitaria

Las elecciones rectorales de la Universidad Pablo de Olavide se han celebrado por sufragio universal, con la participación de todos los sectores que integran la comunidad universitaria, con una ponderación de voto del 56% para el sector A; del 8% para el sector B; del 24% para el sector C, y del 12% para el sector D.

A estos comicios estaban convocadas unas 12 185 personas, entre profesores, estudiantes y personal de administración y servicios. De ellos, un total de 474 son profesores doctores con vinculación permanente a la Universidad; 658 conforman el resto del personal docente e investigador; 10 589 personas integran el sector estudiantes; y 464 forman parte del personal de administración y servicios.

La participación ha sido del 84.39% en el sector A; del 43.77% del sector B; del 8.57% del sector C, y del 60.13% del sector D.

 

RESULTADOS OFICIALES DE LAS ELECCIONES A RECTOR UPO (12-11-2020)
  Profesores doctores Profesores no doctores Estudiantes PAS Totales
% de voto ponderado 56% 8% 24% 12% 100%
Censo 474 658 10589 464 12185
Abstenciones 74 370 9681 185 10310
Votos emitidos 400 288 908 279 1875
Participación 84.39% 43.77% 8.57% 60.13%  
Votos nulos 3 2 14 4 23
Votos blanco 13 4 6 13 36
Votos válido candidatos 384 282 888 262 1816
Coeficiente ponderación 0.1458 0.0284 0.027 0.0458  
Escrutinio 100% 100% 100% 100%  
Votos Francisco Oliva Blázquez 171 135 659 177 1142
Votos Esteban Ruiz Ballesteros 213 147 229 85 674
% votos ponderados  por Francisco Oliva Blázquez 25% 38% 18% 81% 54,8%,
% votos ponderados por Esteban Ruiz Ballesteros 31% 42% 7% 39% 45%

Fuente: UPO y elaboración de Ibercampus.es

La Comisión Electoral se reunió este viernes para proclamar a Francisco Oliva como candidato electo provisional. El plazo de reclamaciones a los resultados se abrirá durante los días 16 y 17 de noviembre, siendo la proclamación definitiva del candidato el próximo miércoles 18.

Desde la candidatura perdedora de Ruiz Ballesteros opinan que el Consejo de Estudiantes (CEUPO) ha estado con la otra candidatura debido a la empresa contratada por el equipo de Francisco Oliva con los 3.000 euros que ofrece la Universidad a cada candidatura. Es una consultora de comunicación política dirigida por un ex alumno de la UPO,  la misma que sacó a la rectora de la Universidad de Huelva, también gracias a estudiantes y PAS. Y lo atribuyen a que  ​​​​​​dicho Consejo difundio horas antes de las elecciones por Twitter la siguiente comparativa de programas con los colores de los semaforos:

Francisco Oliva Blázquez

Francisco Oliva Blázquez (Málaga, 1972) es catedrático de Derecho Civil de la Universidad Pablo de Olavide. Como gestor ha sido vicesecretario general y secretario general de la UPO, y actualmente es responsable del área de Derecho Civil y codirector del Doble Máster Universitario en Abogacía y Derecho de la Contratación y Responsabilidad Civil.

Ha dirigido su actividad investigadora prácticamente a todos los sectores del Derecho civil, y muy especialmente al Derecho de las obligaciones y contratos y de la responsabilidad civil. Además, es experto en Bioética así como en Derecho privado comparado. Autor de alrededor de cien publicaciones en forma de monografías, manuales y artículos jurídicos en revistas y obras colectivas. Ha sido investigador principal de tres proyectos de investigación competitivos de carácter nacional.

Como jurista experto en Bioética, ha participado en la redacción de diferentes leyes del sector sanitario, como la Ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de muerte y el decreto por el que se regula el Registro de Voluntades Vitales Anticipadas de Andalucía. Además, es vocal del Comité de Bioética de Andalucía y de la Comisión Autonómica de Cribados Poblacionales y Actividades Preventivas de Detección precoz de la Junta de Andalucía.  Igualmente, es miembro del European Law Institute (ELI).

 

De interés

Artículos Relacionados