domingo,22 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDebatesOtra manifestación de jubilados UAM, la Universidad peor gobernada, donde lo que...

Otra manifestación de jubilados UAM, la Universidad peor gobernada, donde lo que menos importa son las personas

Roberto Bernal, miembro de la Plataforma de jubilados del PAS de la UAM
La Universidad Autónoma de Madrid se niega a abonar al PAS la paga por jubilación que figura en el convenio colectivo, el mismo convenio con el que si cumplen todas las demás universidades públicas de Madrid. Los jubilados del Personal de administración y servicios de la UAM nos concentramos nuevamente en el rectorado de la Universidad para reclamar nuestros derechos, como venimos haciendo desde hace años, hasta conseguir que la Autónoma nos abone la paga de jubilación que

Desde 2013, la UAM no abona a sus trabajadores del Personal de Administración y Servicios, en el momento de su jubilación, la paga por este concepto, lo que sí hacen las cinco restantes universidades públicas de Madrid: Complutense, Rey Juan Carlos, Carlos III, Politécnica y Alcalá. Las seis universidades, que dependen de la Comunidad de Madrid, comparten el mismo convenio colectivo para el personal laboral y el mismo acuerdo de condiciones de trabajo para los funcionarios.

La Ley de Presupuestos de la Comunidad de Madrid, en 2012, a raíz de la crisis económica, estableció una suspensión del abono de los beneficios sociales a todo el personal de organismos públicos para el año 2013. Desde ese momento, la UAM dejó de pagar a sus trabajadores del PAS la remuneración que establecen los acuerdos por jubilación forzosa. Sin embargo, las cinco universidades restantes, aunque en un principio dejaron de pagarlo, procedieron a reanudar el abono por considéralo un derecho de sus trabajadores defendido por los sindicatos, las gerencias y los rectorados.

Los miembros del equipo de gobierno de la Universidad Autónoma, y su propia rectora, dicen que esas cinco universidades están cometiendo una ilegalidad porque la ley prohíbe el pago. El Director general de Universidades de la Comunidad de Madrid no considera el pago ilegal, pues a estas alturas ya habría tenido consecuencias jurídicas. ¿Quiere eso decir que la Ley de Presupuestos de la CM no es igual para todos?

Sí es verdad que las universidades públicas de Madrid durante esos primeros años de crisis vieron mermada su financiación por parte de la Comunidad, pero posteriormente han ido recibiendo las cantidades adeudadas con los beneficios de compensación y, en estos momentos, las están recibiendo. Sin embargo, ante la misma situación precaria, todas las universidades menos la UAM han cumplido con los derechos de sus trabajadores en el momento de la jubilación, y algunas han pedido créditos para su óptimo desarrollo, créditos solidarios para cumplir con sus necesidades y obligaciones.

Solo la Universidad Autónoma de Madrid ha privado a sus jubilados de un dinero esperado al finalizar una vida laboral dedicada a la empresa, dinero que les corresponde por derecho. ¿No podría la Autónoma haber emulado las actuaciones del resto de universidades que han sabido gestionar sus centros sin mermar los derechos de los jubilados?, personas vulnerables que carecen de toda defensión, pues los sindicatos ya solo representan a los trabajadores en activo.

¿Qué ha pasado durante estos últimos años en la Universidad Autónoma de Madrid que ha tenido que recurrir al dinero que debió ser para sus jubilados una universidad reconocida internacionalmente, como reza en su ideario, pero que maltrata a los más débiles?. ¿Qué gobierno es ese que, en vez de buscar fondos para investigación, por proyectos, convenios y cualquier otra forma, como hacen las demás, utiliza el dinero que debería ser para los trabajadores que le han dedicado su vida laboral y han contribuido a hacer de ella un campus de excelencia.

Una universidad bien gobernada es aquella que sabe distribuir sus ingresos, que cuida y respeta a todos y cada uno de los miembros que forman parte de ella, sus estudiantes, profesores, investigadores y trabajadores, durante todo el tiempo que dura su relación y hasta el momento mismo de su jubilación en el caso de los últimos. Con los estudiantes, incluso, se han establecido vínculos permanentes creando asociaciones de antiguos alumnos. ¿No merecen los demás colectivos sentir el mismo aprecio por la institución?

El que fuera gerente de la UAM hasta 2021, y que también ha defendido que pagar a los jubilados era ilegal, ahora es gerente de la Universidad Rey Juan Carlos, donde sí abonan la paga de jubilación, ¿Quiere eso decir que allí sí es legal? ¿Quiere eso decir que la Ley de Presupuestos de la Comunidad de Madrid no es de igual cumplimiento para todos?

Ante esta tremenda injusticia, donde a los jubilados de la Universidad Autónoma de Madrid se les niega un derecho, por el solo hecho de haber trabajado por y para la UAM, el colectivo, que ya asciende a más de 130 personas, seguirá reclamando y manifestándose antes cuantas instituciones sea posible para que, de una vez, se les abone su merecida paga por jubilación, dando fin al agravio comparativo que sufren frente a las demás universidades púbicas de Madrid.

Roberto Bernal, miembro de la Plataforma de jubilados del PAS de la UAM

Textos relacionados:

 

De interés

Artículos Relacionados